Los pla­nes de la UE so­bre pri­va­ci­dad im­po­si­bi­li­ta­rían in­ves­ti­gar el ca­so Dia­na Quer

La Guar­dia Ci­vil ana­li­zó lo­ca­li­za­cio­nes y lla­ma­das te­le­fó­ni­cas pa­ra re­sol­ver­lo Bruselas quie­re li­mi­tar el uso, con­trol y con­ser­va­ción de da­tos de los mó­vi­les

La Voz de Galicia (Carballo) - - PORTADA - Á. SE­VI­LLA / J. RO­ME­RO RI­BEI­RA / LA VOZ

«Si las com­pa­ñías [de te­le­fo­nía] no hu­bie­ran con­ser­va­do los da­tos no ha­bría­mos re­suel­to el ca­so». Esas fue­ron las pa­la­bras del co­ro­nel de la Uni­dad Cen­tral Ope­ra­ti­va (UCO) de la Guar­dia Ci­vil, Manuel Sán­chez Cor­bí, en la rue­da de pren­sa que ofreció el pa­sa­do 2 de enero. El men­sa­je, que en­vió des­de la se­de de la De­le­ga­ción de Go­bierno, en A Co­ru­ña, te­nía su ob­je­ti­vo le­jos de la pro­vin­cia ga­lle­ga, con­cre­ta­men­te en Bruselas, en la Co­mi­sión Eu­ro­pea, don­de ac­tual­men­te se de­ba­te si el con­trol de los da­tos mó­vi­les es des­pro­por­cio­na­do y aten­ta con­tra la pri­va­ci­dad de los pro­pios ciu­da­da­nos.

La po­lé­mi­ca nació a raíz de va­rias sen­ten­cias del Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la Unión Eu­ro­pea (TJUE), que se­ña­la­ron que la di­rec­ti­va co­mu­ni­ta­ria vul­ne­ra­ba va­rios pun­tos de la Car­ta de De­re­chos Fun­da­men­ta­les, co­mo era el de­re­cho al res­pe­to de la vi­da pri­va­da y fa­mi­liar, así co­mo el de do­mi­ci­lio y co­mu­ni­ca­cio­nes. A pe­sar de es­tos fa­llos, el pro­pio TJUE de­cla­ró que los crí­me­nes gra­ves sí eran un mo­ti­vo de pe­so pa­ra al­ma­ce­nar es­ta in­for­ma­ción, pe­ro que no se po­día ha­cer con to­da la po­bla­ción.

En la ac­tua­li­dad, to­do el mar­co eu­ro­peo es­tá sien­do re­vi­sa­do, ya que, ade­más de las sen­ten­cias ci­ta­das, la di­rec­ti­va era am­bi­gua en cier­tos as­pec­tos. En es­ta no se de­fi­nía con­cre­ta­men­te qué au­to­ri­da­des po­dían ac­ce­der a la in­for­ma­ción de las fir­mas de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y tam­po­co se pre­ci­sa­ba cuán­to tiem­po po­día ser al­ma­ce­na­da.

Pa­ra ade­lan­tar­se a los po­si­bles cam­bios, el Go­bierno es­pa­ñol re­for­mó la le­gis­la­ción na­cio­nal pa­ra so­bre­po­ner­se a esa am­bi­güe­dad de la nor­ma co­mu­ni­ta­ria. En el año 2015, el Par­la­men­to mo­di­fi­có va­rios pun­tos de las le­yes de En­jui­cia­mien­to Cri­mi­nal y de la de Con­ser­va­ción de Da­tos pa­ra que es­ta in­for­ma­ción so­lo pu­die­se ser ce­di­da a los res­pon­sa­bles de una in­ves­ti­ga­ción si ha­bía au­to­ri­za­ción ju­di­cial. Los crí­me­nes a re­sol­ver, ade­más, de­be­rían ser aque­llos con pe­nas de más de cin­co años de pri­sión. A ma­yo­res, se dic­ta­mi­nó que la con­ser­va­ción de es­ta in­for­ma­ción ten­dría un pla­zo má­xi­mo de 12 me­ses, am­plia­ble a dos años.

Los cam­bios

A pe­sar de que la Guar­dia Ci­vil con­si­de­ra que, si se de­ja de re­co­pi­lar es­ta in­for­ma­ción, ha­brá ca­sos que nun­ca llegarán a re­sol­ver­se, la Unión Eu­ro­pea se plan­tea que la con­ser­va­ción se reali­ce so­lo por un tiem­po de tres me­ses. El nue­vo re­gla­men­to de pro­tec­ción de da­tos se­rá apli­ca­ble a par­tir del 25 de ma­yo del 2018. Aun­que se tra­te de un re­gla­men­to, es­te se­rá apli­ca­ble a to­dos los paí­ses miem­bros. Los es­ta­dos tie­nen mar­gen de ac­tua­ción, por lo que Es­pa­ña ya ha mo­vi­do ficha pa­ra ade­cuar­se a los cam­bios. Sin em­bar­go, las par­tes si­guen ex­pec­tan­tes so­bre có­mo se apli­ca­rá de­fi­ni­ti­va­men­te la nor­ma eu­ro­pea, y si per­mi­ti­rá se­guir el mis­mo ca­mino que con la in­ves­ti­ga­ción del ca­so Dia­na Quer.

«Ana­li­za­mos más de dos mi­llo­nes de da­tos de re­pe­ti­do­res de te­le­fo­nía, que he­mos ido des­car­tan­do», pun­tua­li­zó el pro­pio Cor­bí. En­tre es­ta in­for­ma­ción se in­clu­ye­ron aque­llos que per­mi­tie­ron iden­ti­fi­car el ori­gen y des­tino de cual­quier lla­ma­da, co­mo pue­de ser el nú­me­ro de te­lé­fono que la hi­zo, la di­rec­ción del abo­na­do o la IP. Ade­más, tam­bién pu­die­ron co­no­cer las ho­ras exac­tas a las que un mó­vil pue­de co­nec­tar­se a In­ter­net o los da­tos pa­ra iden­ti­fi­car el ce­lu­lar, co­mo pue­de ser la Iden­ti­dad In­ter­na­cio­nal del Equi­po Mó­vil (IMEI).

Mien­tras los par­la­men­ta­rios eu­ro­peos plan­tean có­mo se­rá fi­nal­men­te el re­gla­men­to, Cor­bí lo de­jó cla­ro en su com­pa­re­cen­cia pú­bli­ca: «En la Co­mi­sión Eu­ro­pea hay un de­ba­te pa­ra que, en aras de pri­va­ci­dad, las com­pa­ñías no guar­den los da­tos [de te­le­fo­nía]. Me pa­re­ce per­fec­to. Ha­brá ca­sos que no se re­suel­van». El pri­me­ro se­ría el de Dia­na Quer.

Dia­na Quer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.