El BNG po­ne a pun­to su ma­qui­na­ria pa­ra re­vi­vir en las ciudades

La Voz de Galicia (Carballo) - - GALICIA -

fue­ra de la cor­po­ra­ción de ciudades co­mo Vi­go y Ou­ren­se, don­de es­ta­ban re­pre­sen­ta­dos de ma­ne­ra inin­te­rrum­pi­da des­de 1991. Es­to tra­jo con­se­cuen­cias desas­tro­sas pa­ra el na­cio­na­lis­mo, que aho­ra es un ac­tor mu­do en cues­tio­nes co­mo el de­ba­te so­bre la mo­ción de cen­su­ra de Ou­ren­se o la cri­sis de la ca­li­dad del agua que afec­ta a la urbe más po­bla­da de Ga­li­cia.

Es por eso que los co­mi­cios lo­ca­les del año pró­xi­mo van a ser de­ci­si­vos pa­ra el BNG, pa­ra la pues­ta a pun­to del li­de­raz­go de Ana Pon­tón y tam­bién pa­ra la sos­te­ni­bi­li­dad de una or­ga­ni­za­ción que en las úl­ti­mas lo­ca­les ob­tu­vo 468 con­ce­ja­les en to­da Ga­li­cia y ca­si 190.000 votos. No so­lo pa­ra me­jo­rar ese re­gis­tro, que tam­bién, sino pa­ra afron­tar con me­jo­res pers­pec­ti­vas la pró­xi­ma ci­ta de las au­to­nó­mi­cas, los na­cio­na­lis­tas ne­ce­si­tan un avan­ce cua­li­ta­ti­vo con el fin de vol­ver a ser un ac­tor a te­ner en cuen­ta en el con­jun­to de las sie­te ciudades en las que lle­gó a go­ber­nar y en mu­chos ca­sos a os­ten­tar la al­cal­día.

Con es­te mar­co de fon­do, la ga­rra y la in­ten­si­dad que le pon­ga el Blo­que a la pre­pa­ra­ción de sus can­di­da­tu­ras y, so­bre to­do, a su car­tel elec­to­ral, pue­de mar­car la di­fe­ren­cia. Sus pun­tos más dé­bi­les son Vi­go y Ou­ren­se, pe­ro tam­bién la ciu­dad de A Co­ru­ña, don­de su re­pre­sen­ta­ción es­tá aga­rra­da con pin­zas y ya re­ci­bió un to­que de aten­ción al per­der en es­te par­ti­do ju­di­cial la re­pre­sen­ta­ción que tie­ne en una Dipu­tación don­de co­go­bier­na con el PS­deG-PSOE.

Vi­go po­si­ble­men­te sea la ciu­dad don­de más achi­ca­do que­dó el es­pa­cio del na­cio­na­lis­mo, lo que po­ne al BNG en la te­si­tu­ra de arries­gar con una apues­ta só­li­da en la que po­drían en­ca­jar nom­bres co­mo el de la ex­dipu­tada Car­me Adán o el de Ana Mi­ran­da, que en unos días asu­mi­rá el es­ca­ño en Es­tras­bur­go y ten­drá ca­pa­ci­dad pa­ra ren­ta­bi­li­zar su la­bor po­lí­ti­ca en Eu­ro­pa.

En Ou­ren­se ocu­rre otro tan­to de lo mis­mo, con la di­fe­ren­cia de que, al es­tar fue­ra de la cor­po­ra­ción, el BNG no pue­de ser se­ña­la­do co­mo res­pon­sa­ble de la in­go­ber­na­bi­li­dad o de que no se aprue­be el pre­su­pues­to. En es­ta ciu­dad en­con­tra­ron los na­cio­na­lis­tas uno de sus me­jo­res va­lo­res a ni­vel gallego, la dipu­tada Noa Pre­sas, ejem­plo de so­li­dez en su tra­ba­jo, lo que la ha­ce acree­do­ra de cons­tan­tes elo­gios, al menos en pri­va­do, tan­to des­de En Ma­rea co­mo del PS­deG. Y eso se­ría un va­lor aña­di­do pa­ra que ella mis­ma o la ex­dipu­tada Te­rei­xa Paz, tam­bién con una tra­yec­to­ria in­ta­cha­ble en el Blo­que, fueran ca­ta­pul­ta­das co­mo car­tel elec­to­ral.

Di­fe­ren­te es la si­tua­ción en A Co­ru­ña, don­de el BNG bai­la en el filo de la re­pre­sen­ta­ción y tie­ne en el ban­qui­llo nom­bres sol­ven­tes co­mo el de Fran­cis­co Jor­que­ra pa­ra re­for­zar jun­to a la con­ce­ja­la Avia Vei­ra su apues­ta por ser de­ci­si­vos en es­ta ciu­dad.

La por­ta­voz na­cio­nal del BNG, Ana Pon­tón, par­ti­ci­pó ayer en Rian­xo en un ho­me­na­je al his­tó­ri­co di­ri­gen­te del Par­ti­do Ga­le­guis­ta, en el que des­ta­có la «ilu­sión e es­pe­ran­za» que es­te siem­pre man­tu­vo pa­ra que Ga­li­cia fue­ra re­co­no­ci­da co­mo una na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.