Otro abor­da­je a la gri­pe

La Voz de Galicia (Carballo) - - OPINIÓN - LU­CIANO VIDÁN MAR­TÍ­NEZ Je­fe de la Uni­dad de Hos­pi­ta­li­za­ción a Do­mi­ci­lio del Chuac

En las epi­de­mias de cau­sa in­fec­cio­sa mu­chas per­so­nas en­fer­man en un cor­to pe­río­do de tiem­po, de­man­dan asis­ten­cia sa­ni­ta­ria y el sis­te­ma se co­lap­sa. La gri­pe es un buen ejem­plo y un buen test de es­trés del sis­te­ma sa­ni­ta­rio, que se pro­du­ce to­dos los años.

La si­tua­ción no es ex­clu­si­va de Ga­li­cia, afec­ta por igual al res­to de Es­pa­ña y de Eu­ro­pa. A los hos­pi­ta­les pú­bli­cos y pri­va­dos, a los cen­tros de sa­lud, a los pun­tos de aten­ción con­ti­nua­da (PACs), al 061, a las residencias so­cio­sa­ni­ta­rias y a los ser­vi­cios de Sa­lud Pú­bli­ca. No es­ta­mos, pues, an­te un pro­ble­ma so­lo de las ur­gen­cias hos­pi­ta­la­rias.

Da­da la si­tua­ción de­mo­grá­fi­ca de nues­tra co­mu­ni­dad, es ob­vio que el pro­ble­ma se man­ten­drá en el tiem­po. Y no pa­re­ce ra­zo­na­ble que pa­ra dar res­pues­ta a un pi­co asis­ten­cial ha­ya que au­men­tar los re­cur­sos fí­si­cos —sal­vo el refuerzo de ca­mas— aun­que sí los hu­ma­nos por el au­men­to de la de­man­da.

No ca­be du­da de que el nú­me­ro de en­fer­mos que pre­ci­san cui­da­dos agu­dos au­men­ta de ma­ne­ra muy sig­ni­fi­ca­ti­va en es­te pe­río­do. La ex­pe­rien­cia nos de­mues­tra que co­lap­sar más los hos­pi­ta­les, con el con­si­guien­te im­pac­to en la ac­ti­vi­dad pro­gra­ma­da, no es la so­lu­ción ni pa­ra los pa­cien­tes, ni pa­ra sus fa­mi­lias ni, des­de lue­go, pa­ra el sis­te­ma.

Las cri­sis son una opor­tu­ni­dad ex­traor­di­na­ria pa­ra cam­biar y ra­cio­na­li­zar las co­sas. Y, en es­ta lí­nea, va mi pro­pues­ta: creo que los pa­cien­tes con es­tas pa­to­lo­gías de­ben ser aten­di­dos fue­ra del hos­pi­tal, en su do­mi­ci­lio, con la mis­ma o ma­yor ca­li­dad que la que ten­drían en ré­gi­men de in­gre­so hos­pi­ta­la­rio. Pa­ra ello, la cla­ve es­tá en la aten­ción pri­ma­ria y en la hos­pi­ta­li­za­ción a do­mi­ci­lio, in­clu­yen­do en es­ta úl­ti­ma a las per­so­nas que vi­ven en residencias de la ter­ce­ra edad, que ade­más cuen­tan con pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios en sus plan­ti­llas. No es­tá de más re­cor­dar aquí, a modo de ejem­plo, que nues­tro ser­vi­cio del Com­ple­jo Hos­pi­ta­la­rio Uni­ver­si­ta­rio de A Co­ru­ña (Chuac) ha aten­di­do el pa­sa­do año 1.070 per­so­nas, 700 de ellas de­ri­va­das de los ser­vi­cios de ur­gen­cias, aten­ción pri­ma­ria y residencias so­cio­sa­ni­ta­rias, evi­tan­do su in­gre­so en el hos­pi­tal.

El pa­pel de la aten­ción pri­ma­ria en la pre­ven­ción, in­clui­da la va­cu­na­ción do­mi­ci­lia­ria de los más vul­ne­ra­bles, y la asis­ten­cia a es­tos pa­cien­tes en sus ca­sas y en las con­sul­tas, es cla­ve. Por eso, to­do lo que se ha­ga pa­ra do­tar­la de más me­dios y em­po­de­rar a sus pro­fe­sio­na­les con­tri­bui­rá de­ci­si­va­men­te a la re­so­lu­ción de es­te y otros mu­chos pro­ble­mas.

Creo que na­die du­da de que te­ne­mos un gran Ser­vi­cio de Sa­lud, de los me­jo­res del mun­do. Los pro­fe­sio­na­les son ex­ce­len­tes y se de­jan la piel en su tra­ba­jo, la tec­no­lo­gía es de lo más avan­za­do y la fi­nan­cia­ción, aun­que me­jo­ra­ble, no es des­de­ña­ble. La asig­na­tu­ra pen­dien­te es la pla­ni­fi­ca­ción y or­ga­ni­za­ción del sis­te­ma pa­ra res­pon­der con efi­cien­cia a las si­tua­cio­nes de so­bre­car­ga asis­ten­cial. To­do lo que se pue­da re­sol­ver fue­ra del hos­pi­tal es bueno pa­ra los ciu­da­da­nos y el Ser­gas y, en es­ta lí­nea, se de­be­ría orien­tar la ges­tión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.