«El rey es un ins­tru­men­to pa­ra evi­tar un cam­bio pro­gre­sis­ta», di­ce Igle­sias

El lí­der de Po­de­mos re­co­no­ce tres se­ma­nas des­pués su fra­ca­so en Ca­ta­lu­ña

La Voz de Galicia (Carballo) - - ESPAÑA - FRAN BALADO

Lle­va­ba tres se­ma­nas des­apa­re­ci­do, pe­ro Pa­blo Igle­sias re­gre­só ayer al pri­mer plano pa­ra com­bi­nar un pe­que­ño ejer­ci­cio de au­to­crí­ti­ca con una im­por­tan­te ba­te­ría de ata­ques di­ri­gi­dos a Fe­li­pe VI, al que ve co­mo el prin­ci­pal obs­tácu­lo pa­ra que se pro­duz­ca un cam­bio po­lí­ti­co, al Go­bierno, al PSOE, a Al­bert Ri­ve­ra, a Iz­quier­da Uni­da, a la pren­sa y a to­do aque­llo que no es Po­de­mos.

Cues­tio­na­do por su es­tra­te­gia de com­pli­ci­dad con el in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán, al­go que se per­ci­bió has­ta den­tro de su par­ti­do co­mo to­do un error en el res­to del Es­ta­do, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral se pa­ra­pe­tó en ca­sa tan pron­to co­mo se ofi­cia­li­za­ron los re­sul­ta­dos del 21D. Los po­bres re­sul­ta­dos de la con­fluen­cia ba­jo la que con­cu­rrió Po­de­mos en el pro­ce­so elec­to­ral no fue­ron bien di­ge­ri­dos, y des­de en­ton­ces se li­mi­tó a pu­bli­car un pu­ña­do de tuits con­tra la ma­la ges­tión del Go­bierno. Ayer, 24 días des­pués de su úl­ti­ma in­ter­ven­ción, rom­pió su en­cie­rro y su si­len­cio. Co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, Igle­sias ad­mi­tió que los re­sul­ta­dos co­se­cha­dos en Ca­ta­lu­ña ha­bían si­do «ma­los», y que Po­de­mos atra­vie­sa un mo­men­to «di­fí­cil», pe­ro el má­xi­mo di­ri­gen­te ase­gu­ra que no pien­sa en «ti­rar la toa­lla» y que tra­ba­ja du­ro pa­ra re­ver­tir la ma­la di­ná­mi­ca de la que no lo­gra sa­car a su par­ti­do, en ple­na caí­da li­bre en in­ten­ción de vo­to y con to­das las fuer­zas aliadas re­cla­man­do un ma­yor pro­ta­go­nis­mo den­tro de las coa­li­cio­nes. Pa­ra ello, Pa­blo Igle­sias ase­gu­ró ayer en la reunión del con­se­jo ciu­da­dano ce­le­bra­da en Ma­drid, el má­xi­mo ór­gano de di­rec­ción en­tre asam­bleas, que se de­ja­rá «la piel». Afir­mó, ade­más, que la na­tu­ra­le­za ga­na­do­ra pa­ra la que ha­bía na­ci­do Po­de­mos per­ma­ne­ce «in­tac­ta».

Igle­sias com­ple­tó es­te bre­ve ejer­ci­cio de au­to­crí­ti­ca con la bo­ca pe­que­ña, pe­ro tal y co­mo ha­bía avan­za­do unos días atrás su se­cre­ta­rio de or­ga­ni­za­ción, Pa­blo Eche­ni­que, en Prin­ce­sa creen que el au­tén­ti­co y gran cul­pa­ble de es­te des­gas­te se en­cuen­tra fue­ra del par­ti­do. «Es ló­gi­co que nos gol­peen. Ya sa­bía­mos a lo que ve­nía­mos », di­jo, en lo que pa­re­ció una alu­sión a los me­dios.

El abur­gue­sa­mien­to del PSOE

Ade­más de con­tra la pren­sa, Pa­blo Igle­sias tam­bién car­gó con es­pe­cial du­re­za con­tra la Co­ro­na. Acu­só a su ti­tu­lar de ser la prin­ci­pal he­rra­mien­ta que ha lo­gra­do «un cie­rre de fi­las oli­gár­qui­co», evi­tan­do así que ca­la­se el men­sa­je ne­ce­sa­rio pa­ra que se pro­duz­ca un cam­bio po­lí­ti­co pro­gre­sis­ta en Es­pa­ña. Es­tos ata­ques tam­po­co son nin­gu­na no­ve­dad. Coin­ci­dien­do con la cru­cial in­ter­ven­ción de Fe­li­pe VI du­ran­te el desafío se­ce­sio­nis­ta, Igle­sias acu­só a PP, PSOE y C’s de for­mar un «fren­te mo­nár­qui­co» al­re­de­dor del rey. Ayer vol­vió a mos­trar su desacuer­do con el pa­pel ju­ga­do por la Ca­sa Real, acu­san­do al je­fe del Es­ta­do de ha­ber ac­tua­do con un «es­pí­ri­tu au­to­ri­ta­rio» du­ran­te el desafío se­ce­sio­nis­ta en Ca­ta­lu­ña.

Por su­pues­to, Pa­blo Igle­sias tam­po­co se ol­vi­dó de sus ri­va­les po­lí­ti­cos. Con­tra el PSOE em­pleó un jue­go do­ble que ya co­no­cen bien en Fe­rraz; mien­tras por un la­do les lla­man a su­mar fuer­zas pa­ra «echar a Ra­joy», por el otro los se­ña­lan de ha­ber pro­ta­go­ni­za­do un «gi­ro de­re­chis­ta», acu­san­do a Pe­dro Sán­chez de un abur­gue­sa­mien­to muy tem­prano. Igle­sias tam­bién tra­tó de ri­di­cu­li­zar a Ri­ve­ra, ad­vir­tien­do que por mu­cho que el lí­der de Ciu­da­da­nos tra­te de imi­tar al pre­si­den­te de Fran­cia, nun­ca lo con­se­gui­rá, por­que mien­tras uno es un «ban­que­ro», el otro no es más que un «ban­ca­rio».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.