«Las de­man­das so­cia­les del 2011 no han si­do aten­di­das»

La Voz de Galicia (Carballo) - - INTERNACIONAL - EN­RI­QUE CLE­MEN­TE

«Pue­de ha­ber una reac­ción au­to­ri­ta­ria del po­der, pe­ro no una sa­li­da mi­li­tar co­mo en Egip­to»

Ca­te­drá­ti­co de Cien­cias Po­lí­ti­cas y uno de los gran­des es­pe­cia­lis­tas en el mun­do ára­be, Sami Naïr (Tre­me­cén, Ar­ge­lia, 1946) es au­tor de li­bros co­mo ¿Por qué se re­be­lan?, un en­sa­yo so­bre la pri­ma­ve­ra ára­be, o La lec­ción tu­ne­ci­na. Có­mo la re­vo­lu­ción de la Dig­ni­dad ha de­rro­ca­do al po­der ma­fio­so. El que fue­ra ase­sor del Go­bierno del so­cia­lis­ta fran­cés Lio­nel Jos­pin y eu­ro­dipu­tado ana­li­za la re­vuel­ta so­cial que ha pro­vo­ca­do una gra­ve cri­sis en Tú­nez. «Las pro­tes­tas son una reac­ción a las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas ul­tra­li­be­ra­les que tie­nen con­se­cuen­cias dra­má­ti­cas pa­ra la ma­yo­ría del pue­blo», se­ña­la. —¿Có­mo va­lo­ra la re­vuel­ta que ha es­ta­lla­do en Tú­nez en el sép­ti­mo aniver­sa­rio de la caí­da de la dic­ta­du­ra de Ben Alí? —Tú­nez en­tró en un pro­ce­so de­mo­crá­ti­co re­vo­lu­cio­na­rio muy pro­fun­do en enero del 2011, que ha te­ni­do tres fa­ses. La pri­me­ra fue el de­rro­ca­mien­to del ré­gi­men des­pó­ti­co y co­rrup­to de Ben Alí. La se­gun­da fue la acep­ta­ción de un jue­go de­mo­crá­ti­co en el que los is­la­mis­tas po­dían com­pe­tir po­lí­ti­ca­men­te e in­clu­so te­ner una ma­yo­ría pa­ra lle­gar al po­der. Fue la épo­ca que he lla­ma­do la tran­si­ción di­fí­cil. Los is­la­mis­tas, que tra­ta­ron de is­la­mi­zar la so­cie­dad y ocu­pa­ron pues­tos de po­der en el Es­ta­do, fue­ron a su vez de­rro­ca­dos por el pue­blo. Aho­ra asis­ti­mos a la ter­ce­ra fa­se, de en­fren­ta­mien­tos di­rec­ta­men­te so­cia­les con­tra del po­der. Des­de el 2011 has­ta hoy el pue­blo tu­ne­cino ha ex­pe­ri­men­ta­do un pro­ce­so de tran­si­ción en el que sus de­man­das so­cia­les no han si­do es­cu­cha­das ni aten­di­das por las éli­tes po­lí­ti­cas. —¿En qué con­tex­to so­cial y eco­nó­mi­co se desa­rro­lla la re­vuel­ta? —Las pro­tes­tas tie­nen lu­gar en el con­tex­to del de­ba­te del pre­su­pues­to del 2018, que es muy re­gre­si­vo so­cial­men­te, con au­men­to de los pre­cios, pri­va­ti­za­cio­nes, res­tric­cio­nes de las sub­ven­cio­nes a los pro­duc­tos de pri­me­ra ne­ce­si­dad y au­men­to de los im­pues­tos, con un pa­ro cre­cien­te y un au­men­to el cos­te de la vi­da. Por su par­te, hay una es­pe­cie de huel­ga de in­ver­sio­nes de las cla­ses ri­cas en Tú­nez y una caí­da en pi­ca­do de las in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras y del sec­tor tu­rís­ti­co, dra­má­ti­ca­men­te pa­ra­li­za­do por la ame­na­za te­rro­ris­ta. Tú­nez es­tá en una si­tua­ción eco­nó­mi­ca desas­tro­sa. —Es el úni­co país don­de ha te­ni­do éxi­to la Pri­ma­ve­ra Ára­be en cuan­to a la de­mo­cra­ti­za­ción. —Sí. Fue­ron los tu­ne­ci­nos los que crea­ron la Pri­ma­ve­ra Ára­be. Pe­ro hay que te­ner en cuen­ta que es­ta fue una re­vo­lu­ción ba­sa­da en dos ele­men­tos, la de­mo­cra­ti­za­ción de la vi­da po­lí­ti­ca, el plu­ri­par­ti­dis­mo y los de­re­chos hu­ma­nos; y el re­par­to, la dis­tri­bu­ción y la re­or­ga­ni­za­ción de la ri­que­za, por­que los que die­ron la ba­ta­lla fue­ron las ca­pas más po­bres de la po­bla­ción, los es­tu­dian­tes, los jó­ve­nes pa­ra­dos, los cam­pe­si­nos, los mar­gi­na­dos por los po­de­res des­pó­ti­cos y las éli­tes eco­nó­mi­cas y fi­nan­cie­ras do­mi­nan­tes. —¿Cuál es el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co? —El sis­te­ma es­tá muy frag­men­ta­do en­tre un blo­que de po­der com­pues­to por los is­la­mis­tas, los par­ti­da­rios del ré­gi­men au­to­ri­ta­rio y lai­co de Ben Alí y unas ca­pas nue­vas que se en­ri­que­cie­ron du­ran­te la tran­si­ción; y fren­te a ellos, la gran ma­yo­ría de la po­bla­ción que no ha vis­to cam­biar su si­tua­ción so­cial. Ac­tual­men­te hay una ba­ta­lla por la su­ce­sión, por­que el pre­si­den­te Caid Es­seb­si tie­ne 93 años y quie­re que le sus­ti­tu­ya su hi­jo. Go­bier­na una gran coa­li­ción de con­ser­va­do­res e is­la­mis­tas mo­de­ra­dos, que es­tán en­fren­ta­dos en­tre sí. Fren­te a ese blo­que de po­der hay dos fuer­zas im­por­tan­tes, el iz­quier­dis­ta Fren­te Po­pu­lar li­de­ra­do por Ham­ma Ha­ma­mi y los sin­di­ca­tos, que es­tán en con­tra de los re­cor­tes y de la is­la­mi­za­ción del Es­ta­do. En Tú­nez se dan tres cri­sis a la vez, la cri­sis in­ter­na del blo­que di­ri­gen­te, la cri­sis de la su­ce­sión del pre­si­den­te y la cri­sis so­cial. —¿Pue­de ha­ber una in­vo­lu­ción que pon­ga en pe­li­gro el ré­gi­men de­mo­crá­ti­co? De he­cho, el Go­bierno ha mo­vi­li­za­do al Ejér­ci­to pa­ra con­te­ner las pro­tes­tas. —No creo que en un país co­mo Tú­nez las pro­tes­tas pue­dan po­ner en pe­li­gro el ré­gi­men de­mo­crá­ti­co, por­que no hay un ejér­ci­to fuer­te, ca­paz de im­po­ner su ley. No ca­be una con­tra­rre­vo­lu­ción mi­li­tar. Pue­de ha­ber una reac­ción au­to­ri­ta­ria del po­der en las pró­xi­mas se­ma­nas, pe­ro no co­mo en Egip­to o en otros paí­ses don­de el ejér­ci­to es mu­cho más fuer­te. —¿Es­te con­tex­to es fa­vo­ra­ble al au­ge del Es­ta­do Is­lá­mi­co? —Ta­jan­te­men­te no. El te­rro­ris­mo ma­ta y ha pro­vo­ca­do el hun­di­mien­to del tu­ris­mo, pe­ro es muy mi­no­ri­ta­rio. Lo más pe­li­gro­so es que ha­ya una reac­ción au­to­ri­ta­ria del po­der que acre­cien­te la re­pre­sión. Pe­ro creo que ha­brá una so­lu­ción a la tu­ne­ci­na, es de­cir un pac­to del que sal­drá un nue­vo Go­bierno y la re­ti­ra­da de al­gu­nas me­di­das.

B. OR­DÓ­ÑEZ

Naïr des­ta­ca la desas­tro­sa si­tua­ción eco­nó­mi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.