La fron­te­ra en­tre el flir­teo y el aco­so se­xual

La cam­pa­ña con­tra el abu­so en el ci­ne desata­da en EE.UU. y la con­tes­ta­ción fran­ce­sa abren dos fren­tes de opi­nión

La Voz de Galicia (Carballo) - - SOCIEDAD - D. CA­SAS

Las es­pa­das es­tán en to­do lo al­to del de­ba­te pú­bli­co: ¿aco­so o flir­teo? Los pos­tu­la­dos eran fir­mes des­de ha­ce me­ses des­de que el mo­vi­mien­to #MeToo en EE. UU. —con más de una dé­ca­da de exis­ten­cia— se reac­ti­vó pa­ra de­nun­ciar ca­sos de aco­so se­xual tras el es­cán­da­lo de Har­vey Weins­tein, el mag­na­te de la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca nor­te­ame­ri­cano. Las de­nun­cias ma­si­vas de ac­tri­ces con­tra el pro­duc­tor a par­tir de dos ar­tícu­los pu­bli­ca­dos en dos ca­be­ce­ras del país pu­sie­ron en evi­den­cia prác­ti­cas de abu­sos, al pa­re­cer ha­bi­tua­les du­ran­te dé­ca­das, pe­ro que no ha­bían con­se­gui­do tras­cen­der más allá de la es­ce­na de Holly­wood.

Sin em­bar­go, la po­lé­mi­ca se ha desata­do es­ta se­ma­na con un de­ba­te muy agi­ta­do que po­ne en cues­tión dón­de es­tá la fron­te­ra en­tre la se­duc­ción y la agre­sión se­xual. Era cues­tión de tiem­po. Y Fran­cia ha to­ma­do el pro­ta­go­nis­mo con la pu­bli­ca­ción de un ma­ni­fies­to en el que un co­lec­ti­vo de re­co­no­ci­das mu­je­res de la cul­tu­ra fran­ce­sa —en­tre las que se en­cuen­tra la ac­triz Cat­he­ri­ne De­neu­ve— te­men el re­torno del «pu­ri­ta­nis­mo» y que se for­je un clima pro­pio «de una so­cie­dad to­ta­li­ta­ria que pon­ga en pe­li­gro la li­ber­tad se­xual». Las crí­ti­cas al tex­to se han ex­ten­di­do den- tro y fue­ra del país ga­lo.

Más allá de la ne­ce­si­dad de se­guir le­gis­lan­do y de po­ner co­to a la cul­tu­ra de abu­sos con­tra las mu­je­res, co­mo el des­ta­pa­do en la po­de­ro­sa in­dus­tria del ci­ne, es­ta con­tro­ver­sia in­vi­ta a la re­fle­xión.

Com­pren­der las di­fe­ren­cias

«Los dos ar­gu­men­tos son vá­li­dos. De­ben abrir­se al de­ba­te. Un úni­co po­si­cio­na­mien­to no de­be do­mi­nar es­te te­ma». La psi­có­lo­ga de la UDC Adi­na Du­mi­tru en­tien­de que no se tra­ta de con­tra­po­ner los dos pos­tu­ras —ame­ri­ca­na y fran­ce­sa—, sino de com­pren­der sus di­fe­ren­cias. A su jui­cio, es una cues­tión cul­tu­ral. Mien­tras la po­si­ción es­ta­dou­ni­den­se res­pon­de a una ac­ti­tud de la so­cie­dad an­te la se­xua­li­dad «más re­pre­si­va», la pers­pec­ti­va fran­ce­sa (y por tan­to la eu­ro­pea) «es más na­tu­ral, más per­mi­si­va. En­tien­de la se­xua­li­dad co­mo una par­te in­te­gral de la vi­da y re­pri­mir­la no tie­ne sen­ti­do».

Pa­ra re­for­zar sus ar­gu­men­tos, Du­mi­tru alu­de a las re­fle­xio­nes que la repu­tada psi­có­lo­ga bel­ga Est­her Pe­rel uti­li­zó en su mo­men­to en uno de sus li­bros pa­ra ex­pli­car la reac­ción de los nor­te­ame­ri­ca­nos al ca­so Le­winsky que ca­si le cos­tó la presidencia a Bill Clin­ton en la Ca­sa Blan­ca. «Pre­fe­rían no ha­blar del ca­so» de­bi­do a esa con­cep­ción «pu­ri­ta­na» del se­xo que les ca­rac­te­ri­za, qui­zás «por sus fuer­tes con­vic­cio­nes re­li­gio­sas».

Pa­ra Du­mi­tru, la reac­ción fran­ce­sa le otor­ga el pro­ta­go­nis­mo a la li­ber­tad, «a no re­pri­mir el flir­teo o el in­ten­to de se­du­cir a al­guien. Creen que no de­be re­gu­lar­se has­ta vol­ver­se ab­so­lu­tis­ta en es­te te­ma».

Pa­ra ella, el error co­me­ti­do por el co­lec­ti­vo de mu­je­res ga­las en su ma­ni­fies­to, y que ha des­com­pen­sa­do el de­ba­te, ha si­do in­cluir esa con­cep­ción de la li­ber­tad se­xua­li­dad en el con­tex­to la­bo­ral. Por­que lo que ha ocu­rri­do con el es­cán­da­lo Weins­tein es que «se ha de­nun­cia­do la se­xua­li­dad co­mo abu­so de po­der».

La psi­có­lo­ga so­cial sí abo­ga por una re­gu­la­ción que pe­na­li­ce «aque­llos com­por­ta­mien­tos que bor­dean el aco­so en si­tua­cio­nes la­bo­ra­les y se ejer­za abu­so de po­der en el lu­gar de tra­ba­jo».

La cons­pi­ra­ción del si­len­cio

La ola de de­nun­cias de aco­so en el mun­do del ci­ne pre­sen­ta la es­truc­tu­ra de lo que «en psi­co­lo­gía lla­ma­mos una cons­pi­ra­ción de si­len­cio». Así se pro­nun­cia el psi­quia­tra Luis Fe­rrer i Bal­se­bre, pa­ra quien «tan de­lez­na­ble es el pro­duc­tor, co­mo aque­llas ac­tri­ces que, sa­bien­do sus usos y ma­ne­ras, con­sin­tie­ron en­trar en la cons­pi­ra­ción de si­len­cio por in­te­rés y que aho­ra pro­cla­man co­mo ver­güen­za o te­mor».

Fe­rrer i Bal­se­bre se pre­gun­ta «¿có­mo es po­si­ble que la bre­cha de gé­ne­ro en la per­so­na­li­dad en­tre hom­bres y mu­je­res au­men­te an­te ma­yo­res ta­sas de igual­dad? ¿Có­mo es po­si­ble que las víc­ti­mas de la vio­len­cia de gé­ne­ro sean más en los paí­ses ci­vi­li­za­dos? ¿Por qué los jó­ve­nes mues­tran ac­ti­tu­des más ma­chis­tas que sus an­te­ce­so­res?». A la vis­ta de es­ta evo­lu­ción de las con­duc­tas, pa­ra el psi­quia­tra lo que se es­tá con­si­guien­do «es una igual­dad en la que to­dos so­mos hom­bres».

Si tie­ne que po­si­cio­nar­se, Fe­rrer i Bal­se­bre lo ha­ce a fa­vor del ma­ni­fies­to fran­cés por­que «re­co­no­ce la di­fe­ren­cia en­tre se­xos, pe­ro reivin­di­ca la ca­pa­ci­dad de la mu­jer de im­po­ner los lí­mi­tes que quie­ra des­de la igual­dad y li­ber­tad re­co­no­ci­da so­cial­men­te».

«Vo­ces di­so­nan­tes»

En re­la­ción al ma­ni­fies­to fran­cés, Isa­bel Ta­jahuer­ce, di­rec­to­ra del tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio Igual­dad e In­ter­ven­ción en Vio­len­cia de Gé­ne­ro en Di­ver­sos Ám­bi­tos Pro­fe­sio­na­les, de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid, cree que «ca­da vez que se da un pa­so gran­de en ma­te­ria de igual­dad» o se de­nun­cian si­tua­cio­nes co­mo las pro­ta­go­ni­za­das por las ac­tri­ces nor­te­ame­ri­ca­nas «se pro­du­cen es­te ti­po de reac­cio­nes». Con­si­de­ra que «son vo­ces di­so­nan­tes» que res­pon­den a la pro­pia so­cia­li­za­ción de la mu­jer.

En opi­nión de es­ta ex­per­ta en igual­dad, los su­pues­tos com­por­ta­mien­tos de aco­so que se es­ta­ban pro­du­cien­do en Holly­wood «no es­ta­ban tan ocul­tos. Lo que ocu­rre es que no se ha­bía da­do el sal­to a la de­nun­cia». Cree que los abu­sos que han tras­cen­di­do a la opi­nión pú­bli­ca res­pon­den a com­por­ta­mien­tos pro­pios de mal­tra­ta­do­res ha­bi­tua­les. «Se mues­tran co­mo per­so­na­jes en­can­ta­do­res y cuan­do cie­rras la puer­ta de ca­sa se con­vier­ten en au­tén­ti­cos vio­len­tos».

PI­LAR CANICOBA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.