Hay que se­guir me­jo­ran­do el sis­te­ma

La Voz de Galicia (Carballo) - - ECONOMÍA - Rafael Domenech BBVA Re­search

El sis­te­ma pú­bli­co de pen­sio­nes es un pi­lar fun­da­men­tal del Es­ta­do de bie­nes­tar. Y pa­ra que lo si­ga sien­do, es ne­ce­sa­rio que se mo­der­ni­ce y adap­te a los cam­bios que ex­pe­ri­men­ta la so­cie­dad es­pa­ño­la. Afor­tu­na­da­men­te ca­da vez más per­so­nas lle­gan a la edad de ju­bi­la­ción, y lo ha­cen con una es­pe­ran­za de vi­da ma­yor. To­do ello su­po­ne que el nú­me­ro de pen­sio­nes irá au­men­tan­do pro­gre­si­va­men­te des­de los po­co más de 9,5 mi­llo­nes ac­tua­les has­ta unos 15 en el 2050. So­lo pa­ra aten­der es­te au­men­to sin cam­biar el sis­te­ma ac­tual ne­ce­si­ta­ría­mos que el nú­me­ro de co­ti­zan­tes pa­sa­ra des­de los ca­si 18,5 mi­llo­nes de afi­lia­dos ac­tua­les a al­go más de 27. Un au­men­to muy po­co pro­ba­ble con las tendencias de­mo­grá­fi­cas pre­vis­tas. Ade­más, la cri­sis eco­nó­mi­ca ha abier­to un dé­fi­cit en­tre los in­gre­sos y gas­tos en pen­sio­nes que va a tar­dar en ir re­du­cién­do­se, so­bre to­do en la si­tua­ción ac­tual, en la que los nue­vos be­ne­fi­cia­rios que en­tran en el sis­te­ma lo ha­cen con unas pen­sio­nes ini­cia­les so­bre sa­la­rios me­dios que son de las más al­tas de Eu­ro­pa.

¿Qué de­be­mos ha­cer? En pri­mer lu­gar, hay que te­ner cla­ro que pa­ra ga­ran­ti­zar el sis­te­ma hay que se­guir apos­tan­do por re­for­zar su sos­te­ni­bi­li­dad fi­nan­cie­ra. No hay di­le­ma al­guno en­tre sos­te­ni­bi­li­dad y su­fi­cien­cia. La sos­te­ni­bi­li­dad es una con­di­ción ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­ria pa­ra que las pen­sio­nes sean su­fi­cien­tes a lar­go pla­zo. Por lo tan­to, hay que man­te­ner las re­for­mas del 2011 y del 2013 y me­jo­rar­las con nue­vos me­ca­nis­mos.

Se­gun­do, co­mo en Sue­cia y otros paí­ses eu­ro­peos, hay que in­tro­du­cir cuan­to an­tes cuen­tas in­di­vi­dua­les de re­par­to, con un pe­río­do tran­si­to­rio. El sis­te­ma si­gue sien­do pú­bli­co, de re­par­to y pro­gre­si­vo. Al pro­por­cio­nar una cuen­ta vir­tual a ca­da tra­ba­ja­dor, me­jo­ra su con­tri­bu­ti­vi­dad y trans­pa­ren­cia, lo que ha­ce que sea más sen­ci­llo y fá­cil de en­ten­der, y ayu­da a per­ci­bir las co­ti­za­cio­nes co­mo un aho­rro, y no co­mo un im­pues­to. Ade­más, las cuen­tas in­di­vi­dua­les eli­mi­nan in­cer­ti­dum­bres y ayu­dan a ase­gu­rar el equi­li­brio fi­nan­cie­ro del sis­te­ma si la pen­sión ini­cial se cal­cu­la te­nien­do en cuen­ta la es­pe­ran­za de vi­da (co­mo en 2019 em­pe­za­rá a ha­cer el fac­tor de sos­te­ni­bi­li­dad) y la evo­lu­ción pre­vis­ta de los re­cur­sos y gas­tos del sis­te­ma.

Ter­ce­ro, hay que me­jo­rar y blin­dar la pen­sión mí­ni­ma se­gún la in­fla­ción sub­ya­cen­te y la pro­duc­ti­vi­dad, con trans­pa­ren­cia a los be­ne­fi­cia­rios de los com­ple­men­tos efec­tua­dos con car­go a im­pues­tos ge­ne­ra­les.

En úl­ti­mo lu­gar, hay que se­guir rea­li­zan­do re­for­mas que me­jo­ren el fun­cio­na­mien­to del mer­ca­do de tra­ba­jo y su efi­cien­cia. Cuan­to ma­yor sea el em­pleo y más ele­va­dos los sa­la­rios —gra­cias a las ga­nan­cias de pro­duc­ti­vi­dad—, ma­yo­res se­rán las pen­sio­nes y la ca­pa­ci­dad del sis­te­ma pa­ra in­tro­du­cir los cam­bios ne­ce­sa­rios y adap­tar­se a un mun­do en per­ma­nen­te evo­lu­ción. Es cru­cial que el sec­tor pú­bli­co li­de­re el pro­ce­so de trans­for­ma­ción tec­no­ló­gi­ca y di­gi­tal po­nien­do el Es­ta­do de bie­nes­tar a la al­tu­ra de los nue­vos tiem­pos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.