«El mon­te es nues­tro pe­tró­leo ver­de y te­ne­mos que sa­ber ex­plo­tar­lo»

«Es in­creí­ble que se ten­ga la vi­sión tan ab­sur­da de que de­trás de los in­cen­dios hay in­tere­ses eco­nó­mi­cos»

La Voz de Galicia (Carballo) - - ECONOMÍA - TO­NI LONGUEIRA

Jo­sé Manuel Igle­sias Vilas (Mon­te­vi­deo, 1959) es fun­da­dor de Ga­lo­pín y Ge­fi­co, ubi­ca­das en el po­lí­gono de O Ace­ve­do, Cer­ce­da. Ade­más es, des­de ha­ce ca­si tres años, pre­si­den­te del Clúster da Ma­dei­ra e o De­se­ño de Ga­li­cia. So­bre su fu­tu­ro al fren­te de la en­ti­dad, echa ba­lo­nes fue­ra: «Sé que ten­go ex­ce­len­tes co­la­bo­ra­do­res que to­ma­rán el tes­ti­go con ener­gía re­no­va­da y siem­pre me ten­drán a su la­do pa­ra ayu­dar en lo que es­té en mi mano». —¿Qué va­lo­ra­ción ha­ce de es­tos tres años al fren­te del clúster? —A ni­vel per­so­nal, lo más va­lio­so ha si­do apren­der con gran­des eje­cu­ti­vos y em­pre­sa­rios, tra­ba­jan­do jun­tos por el sec­tor y por Ga­li­cia. En el plano co­lec­ti­vo, vi­vir el prin­ci­pio de la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca. Cons­ta­tar la ma­du­rez de la ca­de­na de va­lor y de­ba­tir in­ter­na­men­te sus pro­ble­mas y ha­cer pro­pues­tas con­jun­tas. He­mos con­se­gui­do re­mon­tar una cri­sis y no des­apa­re­cer, co­mo le ha pa­sa­do a mu­chas or­ga­ni­za­cio­nes. Y es­to ha si­do po­si­ble gra­cias a la con­fian­za de to­dos los so­cios del Clúster. —¿De qué se sien­te más or­gu­llo­so? —Las ta­reas nun­ca son per­so­na­les, sino co­lec­ti­vas. Es­toy or­gu­llo­so de mi equi­po y de las aso­cia­cio­nes con las que co­la­bo­ra­mos. So­mos un ins­tru­men­to im­pres­cin­di­ble pa­ra im­pul­sar un sec­tor que en Ga­li­cia re­sul­ta es­tra­té­gi­co. —¿Cuá­les son sus prio­ri­da­des? —Te­ne­mos que per­se­ve­rar en co­nec­tar con la so­cie­dad, ex­pli­can­do los va­lo­res del bos­que y la ma­de­ra pa­ra fi­jar po­bla­ción, lu­char con­tra el cam­bio cli­má­ti­co. Te­ne­mos que fo­men­tar la cul­tu­ra fo­res­tal, tan es­ca­sa en Ga­li­cia. Te­ne­mos que apo­yar el di­se­ño, la in­dus­tria 4.0 y to­dos aque­llos pro­ce­sos que ge­ne­ren va­lor aña­di­do. Una ta­rea in­gen­te im­po­si­ble de abor­dar en un man­da­to. El ca­so es que el va­so se es­tá lle­nan­do y a po­co que mi­re­mos atrás, he­mos da­do un pa­so de gi­gan­te. —Des­gra­ne las cla­ves del sec­tor de la ma­de­ra en el fu­tu­to. —Nues­tra prio­ri­dad es que la so­cie­dad tam­bién ma­du­re, que en­tien­da que el bos­que y la ma­de­ra es un pro­duc­to re­no­va­ble, que te­ne­mos que plan­tar y ta­lar. Que el sec­tor es el que más cui­da el bos­que por­que es su re­cur­so y de él de­pen­de su sos­te­ni­bi­li­dad. Si no exis­tie­ra una in­dus­tria que va­lo­ri­za­ra el mon­te, so­lo ten­dría­mos aban­dono y una bom­ba de bio­ma­sa. Te­ne­mos que con­ven­cer de que nues­tra si­tua­ción geo­grá­fi­ca es una ben­di­ción, es nues­tro pe­tró­leo ver­de y, si no lo sa­be­mos ex­plo­tar, in­clu­so pue­de ser una ame­na­za pa­ra nues­tros bie­nes y nues­tra pro­pia vi­da. Si de­nos­ta­mos a la in­dus­tria, le es­ta­mos ha­cien­do la cam­pa­ña al pe­tró­leo. Quie­ro pen­sar que to­ma­re­mos con­cien­cia de que el me­dio am­bien­te no se man­tie­ne so­lo sin que al­guien pa­gue los cos­tes, a tra­vés de los im­pues­tos o las ta­sas. Los bos­ques ne­ce­si­tan in­ver­so­res y sil­vi­cul­to­res, pro­fe­sio­na­les que ob­ten­gan un ren­di­mien­to em­pre­sa­rial por su tra­ba­jo. Si lo con­se­gui­mos, el aho­rro gallego se que­da­rá pa­ra in­ver­tir en Ga­li­cia. El mon­te pue­de mo­vi­li­zar in­gen­tes can­ti­da­des de re­cur­sos y ta­len­to, pue­de ser una fuen­te de re­cur­sos y ca­li­dad de vi­da. —¿A qué acha­ca las olea­das de in­cen­dios? ¿Es cier­to que de­trás hay in­tere­ses eco­nó­mi­cos? —Es in­creí­ble que se ten­ga to­da­vía una vi­sión tan ab­sur­da y cons­pi­ra­noi­ca. Los ur­ba­nís­ti­cos no pue­den ser por­que la ley ya prohí­be re­ca­li­fi­car. De la in­dus­tria no pue­de pen­sar­se que que­me su pro­pio re­cur­so, el que le ofre­ce sos­te­ni­bi­li­dad. Una fá­bri­ca de ta­ble­ro tar­da 20 años en amor­ti­zar­se y se­ría ab­sur­do pen­sar que se que­ma la ma­de­ra aho­ra pa­ra no te­ner ma­te­ria pri­ma en los si­guien­tes lus­tros. Hay que to­mar en se­rio el cam­bio cli­má­ti­co, la se­quía que pre­ce­dió al gran in­cen­dio de oc­tu­bre no te­nía pa­ran­gón en Ga­li­cia. Tam­bién hay aban­dono, la gen­te ya no apro­ve­cha co­mo an­tes la ma­le­za pa­ra ha­cer ca­mas de los ani­ma­les, no po­da pa­ra ha­cer le­ña. Hay menos gran­jas y ex­plo­ta­cio­nes agra­rias que ha­cían de cor­ta­fue­gos por­que las al­deas se aban­do­nan. Tam­bién hay in­cen­dia­rios y mu­chos es­tán lo­ca­li­za­dos, pe­ro te­ne­mos un sis­te­ma ju­di­cial tan ga­ran­tis­ta que ha­ce fal­ta pi­llar­los con las ma­nos en la ma­sa y eso en un mon­te es muy di­fí­cil. Ha­ce fal­ta un cam­bio de pa­ra­dig­ma, to­da la so­cie­dad tie­ne que im­pli­car­se em­pe­zan­do por des­te­rrar la cul­tu­ra del fue­go, ya no ha­ce fal­ta ha­cer que­mas, hay sis­te­mas me­cá­ni­cos pa­ra re­sol­ver­lo.

—Con es­tos da­tos, ¿por qué se aban­do­na el mon­te? —Hay mu­cho fu­tu­ro en la bio­eco­no­mía, se es­tán ha­cien­do pro­duc­tos tex­ti­les con la ma­de­ra, in­clu­so po­lí­me­ros o ali­men­tos pa­ra el ga­na­do. En Vi­go ya se es­tá ex­pe­ri­men­tan­do con los nue­vos ma­te­ria­les en los au­to­mó­vi­les. En la Uni­ver­si­dad de Lu­go, el Más­ter en In­ge­nie­ría de la Ma­de­ra Es­truc­tu­ral, que di­ri­ge el ca­te­drá­ti­co Manuel Guai­ta, en­se­ña a ha­cer in­fra­es­truc­tu­ras de ma­de­ra, ras­ca­cie­los co­mo ya se es­tán ha­cien­do en las ciudades im­por­tan­tes del mun­do. Hay un enor­me dé­fi­cit de ma­te­ria pri­ma en Eu­ro­pa, y Ga­li­cia pue­de apro­ve­char esa opor­tu­ni­dad. —¿Qué opi­nión le me­re­ce el plan fo­res­tal de Ga­li­cia? —Es­ta­mos muy in­tere­sa­dos en que exis­ta un mar­co de tra­ba­jo, unas lí­neas de ac­tua­ción que fo­men­ten la in­ver­sión. Que el aho­rro de los ga­lle­gos no se va­ya pa­ra ha­cer cha­lés ado­sa­dos al Le­van­te, que se in­vier­ta en el mon­te gallego. Y pa­ra ello pre­ci­sas de un con­sen­so, un pac­to de país en­tre po­lí­ti­cos, sin­di­ca­tos, em­pre­sa­rios y or­ga­ni­za­cio­nes me­dioam­bien­ta­les. De­be­mos sal­var el ru­ral gallego, rom­per la fal­sa di­co­to­mía en­tre pro­duc­ción y me­dio am­bien­te. Es­te plan fo­res­tal de­be ser el plan de pen­sio­nes pa­ra los que vi­ven del mon­te. —¿Por qué se es­tig­ma­ti­za al eu­ca­lip­to? —Hay mu­cho des­co­no­ci­mien­to e in­tere­ses ideo­ló­gi­cos que im­plan­tan una pos­ver­dad. Se ha­bla de co­lo­ni­za­ción, pe­ro no se di­ce que las fron­do­sas han du­pli­ca­do su su­per­fi­cie en los úl­ti­mos trein­ta años. Que ha­ce cin­cuen­ta años so­lo te­nía­mos me­dio mi­llón de hec­tá­reas ar­bo­la­das y aho­ra las he­mos au­men­ta­do en 900 mil hec­tá­reas, au­men­tan­do fron­do­sas y es­pe­cies de cre­ci­mien­to rá­pi­do.

ANA GAR­CÍA

Jo­sé Manuel Igle­sias di­ri­ge un gru­po em­pre­sa­rial en Cer­ce­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.