Re­co­no­ci­mien­to a Krysz­tof Pen­de­rec­ki

La Voz de Galicia (Carballo) - - CULTURA - AN­TÓN DE SAN­TIA­GO

Krzysz­tof Pen­de­rec­ki, la úl­ti­ma gran fi­gu­ra vi­va de la mú­si­ca del re­vo­lu­cio­na­rio si­glo XX, es­tu­vo en el oc­ta­vo con­cier­to de abono al fren­te de la OSG con tres de sus obras, de di­fe­ren­tes es­ti­los. Pen­de­rec­ki nació en Po­lo­nia en no­viem­bre de 1933. Pron­to ini­cia ex­pe­ri­men­ta­ción so­bre mez­cla de so­ni­dos: acu­mu­la­ción, ter­cios de tono, uso dis­lo­ca­do de la cuer­da fro­ta­da, rui­do, lo que se dio en lla­mar so­no­ris­mo. Y re­crea la no­ta­ción grá­fi­ca pa­ra las nue­vas obras. Cu­rio­sa­men­te, sig­nos de la pri­mi­ti­va no­ta­ción, co­mo los neu­mas y otras de­ri­va­das. Una obra de ta­les ca­rac­te­rís­ti­cas, de 1961, Treno por las víc­ti­mas de Hi­ros­hi­ma (obra ini­cial­men­te pro­gra­ma­da), le otor­ga, por con­no­ta­ción, pri­me­ros re­co­no­ci­mien­tos. Fue sus­ti­tui­da por otra del mis­mo año y de si­mi­la­res ca­rac­te­rís­ti­cas: Poly­morp­hia, en la que la su­ma de acu­mu­la­cio­nes, rui­dos, mi­cro­to­nos, gli­san­dos, alea­to­rios gol­pes de ar­co, le da asi­mis­mo una at­mós­fe­ra sór­di­da, mis­te­rio­sa, pro­pen­sa al mie­do, has­ta con­ver­tir­la en for­mi­da­ble ban­da so­no­ra pa­ra fil­mes co­mo El res­plan­dor y El exor­cis­ta.

La pri­me­ra par­te es­tu­vo di­ri­gi­da por Ma­ciej Two­rek, asis­ten­te del maes­tro y au­tén­ti­co ex­per­to en su obra. El Con­cier­to pa­ra vio­lon­che­lo n.º 2 es del año 1982, es­cri­to pa­ra Ros­tro­po­vich. Pen­de­rec­ki ha­bía de­ja­do atrás los ra­di­ca­les ex­pe­ri­men­tos y, sin aban­do­nar to­tal­men­te tan per­so­na­les es­ti­le­mas, es más ecléc­ti­co. Crea­dor tan ob­je­ti­vis­ta, es ca­paz asi­mis­mo de ex­pre­sar su in­ti­mi­dad, la voz del vio­lon­che­lo, par­te vir­tuo­sís­ti­ca con evo­ca­cio­nes ro­mán­ti­cas. To­có Adolfo Gu­tié­rrez Are­nas (1979), mu­ni­qués de pa­dres es­pa­ño­les, que con su Rug­gie­ri cre­mo­nés de 1673 sol­ven­tó la di­fí­cil par­te, con bue­na res­pues­ta de la or­ques­ta ba­jo la guía de Two­rek. De­di­có un Bach a Da­vid Et­he­ve.

La Sin­fo­nía n.º 2, Na­vi­dad es de 1980. Den­sa y ex­ten­sa obra en un mo­vi­mien­to, sub­di­vi­di­da in­ter­na­men­te al modo de la nue­va eta­pa de Pen­de­rec­ki, que es­tá vez sí subió al po­dio y otor­gó au­to­ri­dad a la con­duc­ción de la obra, muy bien se­cun­da­do por la OSG. La sin­fo­nía en­gro­sa el am­plio ca­tá­lo­go de obra re­li­gio­sa de Pen­de­rec­ki. Prín­ci­pe de As­tu­rias, en­tre otros nu­me­ro­sos pre­mios, fue muy re­co­no­ci­do por el pú­bli­co co­ru­ñés, que lo ova­cio­nó ca­lu­ro­sa­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.