Si no es Chur­chill, lo pa­re­ce

La Voz de Galicia (Carballo) - - CULTURA - MIGUEL AN­XO FER­NÁN­DEZ

Cuen­tan que ves­tir a de­ter­mi­na­dos per­so­na­jes es co­sa de co­ser y can­tar. Un lá­tex bien ma­qui­lla­do con unos cuan­tos re­cur­sos —tics in­clui­dos—, y el pla­to es­tá ser­vi­do. Co­sas de fa­la­ba­ra­to… Más allá de que Chur­chill es un icono en sí mis­mo —re­crea­do en el ci­ne en nu­me­ro­sas oca­sio­nes—, tan­to por su apa­rien­cia fí­si­ca co­mo por su atuen­do, lo que acre­cien­ta el desafío pa­ra un ac­tor —Brian Cox, el más re­cien­te pa­ra Chur­chill (Jonathan Te­plitzky, 2017)—, Gary Old­man no so­lo se lle­vó el Glo­bo de Oro al me­jor pa­pel dra­má­ti­co, sino que ya es­tá en­tre los fa­vo­ri­tos al Ós­car. Real­men­te lo bor­da. Va­mos aho­ra con el di­rec­tor, Joe Wright, en­car­ga­do de ilus­trar el guion de Ant­hony McCarten, cen­tra­do en la pe­ri­pe­cia his­tó­ri­ca de Wins­ton Chur­chill en 1940, con su lle­ga­da a pri­mer mi­nis­tro en Gran Bre­ta­ña y el desas­tre de Dun­ker­que.

El bri­tá­ni­co Wright, de­bu­tan­te en el 2005 con la no­ta­ble Or­gu­llo y pa­sión, que en el 2007 hi­zo Ex­pia­ción, más allá de pa- sión, y en el 2012 An­na Ka­re­ni­na, en­tre otras, es di­rec­tor de se­cuen­cias —al­gu­nas me­mo­ra­bles—, pe­ro tam­bién con una irri­tan­te ten­den­cia al for­ma­lis­mo de chu­le­ría, aun­que sin lle­gar a re­don­dear una pe­lí­cu­la. Re­cuer­das su ci­ne por al­gu­nos mo­men­tos top. Con El ins­tan­te más os­cu­ro, aun sin re­nun­ciar a sus tics, qui­zá re­don­dea su me­jor fae­na. La se­cuen­cia en la que Chur­chill aban­do­na el co­che ofi­cial pa­ra di­ri­gir­se al me­tro de Lon­dres an­te la sor­pre­sa de los via­je­ros qui­zá sea la más im­pac­tan­te, pe­se a sus tram­pas históricas, que esa es otra. Con­vie­ne acla­rar que es­ta­mos más an­te una ha­gio­gra­fía. Sa­be­mos que Chur­chill es al­go iras­ci­ble, muy en­tre­ga­do a su es­po­sa y que en­tien­de la po­lí­ti­ca co­mo el ar­te de lo po­si­ble —eli­ge pa­ra mi­nis­tros a po­lí­ti­cos ri­va­les den­tro de su pro­pio par­ti­do—, pe­ro na­da nos cuen­tan de sus fo­bias ha­cia el co­mu­nis­mo so­vié­ti­co y de su idea­rio fuer­te­men­te con­ser­va­dor, op­tan­do por cen­trar­se en su ob­se­sión con Hitler y en su de­fen­sa de la li­ber­tad a tra­vés de la Vic­to­ria, con ma­yús­cu­las. Pe­ro no es un re­pro­che, Wright y su guio­nis­ta no apues­tan por la His­to­ria, con ma­yús­cu­las, sim­ple­men­te nos cuen­tan una bue­na his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.