La ini­cia­ti­va pri­va­da se ha­ce con la aten­ción a las per­so­nas ma­yo­res en Cee y Zas

El cen­tro de día de Zas y el asis­ten­cial de Cee mi­ran ya de cer­ca ha­cia la aper­tu­ra

La Voz de Galicia (Carballo) - - LA VOZ DE GALICIA - J. V. LA­DO

Mien­tras en la par­te pú­bli­ca las ini­cia­ti­vas nue­vas son prác­ti­ca­men­te nu­las —el al­cal­de de Cor­cu­bión di­ce que no sa­be na­da de Be­nes­tar des­de el año pa­sa­do— la ini­cia­ti­va pri­va­da, con o sin áni­mo de lu­cro, sí se es­tá mo­vien­do pa­ra cu­brir un ni­cho de mer­ca­do de aten­ción a per­so­nas ma­yo­res o con dis­tin­tas ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas. Sec­tor que to­dos los in­di­ca­do­res de sal­do ve­ge­ta­ti­vo y en­ve­je­ci­mien­to po­bla­cio­nal in­di­can que va a ir a más y en el que que­da mu­cho tra­ba­jo por ha­cer a to­dos los ni­ve­les, in­clu­so en cuan­to al di­se­ño del mo­de­lo que se pre­ten­de im­plan­tar.

Tam­po­co es cier­to que la Xun­ta, que tie­ne el grue­so de las com­pe­ten­cias so­cia­les no ha­ya cam­bia­do na­da, por­que sí que se han in­cre­men­ta­do las ayu­das pa­ra de­pen­den­cia, aun­que to­dos los al­cal­des coin­ci­den en que si­guen sien­do in­su­fi­cien­tes y que que­dan otras mu­chas cues­tio­nes por cu­brir, co­mo la in­su­fi­cien­cia de pla­zas en los cen­tros de día y la fal­ta de ade­cua­ción a las de­man­das reales de los usua­rios. Y ahí es don­de dos ini­cia­ti­vas pri­va­das, la empresa Au­rum en Zas y la aso­cia­ción Afa­fes en Cee, es­tán a pun­to de mar­car cier­tos hi­tos en sus res­pec­ti­vos cam­pos.

La apues­ta za­sen­se, de una com­pa­ñía li­de­ra­da por Ma­nuel Mon­te­ro y David Vi­llar que re­con­vir­tió la an­ti­gua na­ve in­dus­trial de Fon­gas­ca, de­be­ría ver la luz es­ta pró­xi­ma se­ma­na. De he­cho, es­tán pen­dien­tes de la úl­ti­ma li­cen­cia de Po­lí­ti­ca So­cial que de­be­ría lle­gar hoy mis­mo o co­mo muy tar­de el lu­nes pa­ra abrir las puer­tas. In­clu­so el per­so­nal ini­cial: una en­fer­me­ra, una te­ra­peu­ta y una psi­có­lo­ga, es­tá con­tra­ta­do ya, en el ca­so de la te­ra­peu­ta des­de di­ciem­bre, por­que lle­vó el pe­so de mu­chas cues­tio­nes de pla­ni­fi­ca­ción.

Son 600 me­tros cua­dra­dos, 480 de ellos prác­ti­ca­men­te diá­fa­nos pa­ra fi­sio­te­ra­pia, reha­bi­li­ta­ción... y con un jar­dín de otros 400. Co­mo la pre­vi­sión era abrir en mar­zo, pe­ro se de­mo­ró por los re­tra­sos de la obra, la com­pa­ñía cuen­ta con 14 preins­crip­cio­nes, de las 10 son en­te­ra­men­te pri­va­das y las otras cua­tro a tra­vés de lo que se co­no­ce co­mo «li­bran­zas». Se tra­ta de un apo­yo pú­bli­co ges­tio­na­do por los ser­vi­cios so­cia­les mu­ni­ci­pa­les y que os­ci­la en­tre el 20 y el 80 % de ayu­da de­pen­dien­do de las ren­tas y de otros fac­to­res.

«Moi boa res­pos­ta»

Por lo que res­pec­ta a Afa­fes, el ge­ron­tó­lo­go César Bu­ga­llo, uno de sus pro­mo­to­res, ex­pli­ca que las im­pre­sio­nes son po­si­ti­vas por­que «en to­das as por­tas nas que pe­ta­mos a res­pos­ta foi moi po­si­ti­va». La úl­ti­ma, la de la dipu­tada pro­vin­cial de Be­nes­tar, Án­xe­la Fran­co, con la que aca­ben de re­unir­se du­ran­te una re­cien­te vi­si­ta a Cee y, aun sin ce­rrar­lo del to­do, les ha com­pro­me­ti­do el apo­yo pa­ra equi­pa­mien­to de re reha­bi­li­ta­ción. El mo­bi­lia­rio tam­bién es­pe­ran ob­te­ner­lo de dis­tin­tas fun­da­cio­nes y la adap­ta­ción del edi­fi­cio, la an­ti­gua guar­de­ría, las es­tá lle­van­do a ca­bo el Con­ce­llo con per­so­nal pro­pio. De ahí que Bu­ga­llo no dé una fe­cha con­cre­ta por­que de­pen­den de es­tos tra­ba­jos, ya que los ope­ra­rios no pue­den de­di­car­se a ello a tiem­po com­ple­to, pe­ro es­pe­ra que sea cues­tión de po­cos me­ses. So­bre to­do se mues­tra con­fian­do en que va a ser una apues­ta «bas­tan­te no­ve­do­sa», en cuan­to a aten­ción y tra­ba­jo en los pri­me­ros gra­dos de de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo, lo que no ex­clu­ye «a ne­ce­si­da­de dun cen­tro de día pa­ra fa­ses máis avan­za­das». Cen­tro pa­ra el que Ma­nuel In­sua, el re­gi­dor de Cor­cu­bión, don­de ya tie­nen un edi­fi­cio ha­bi­li­ta­do, ase­gu­ra que no es­pe­ra «xa na­da da Xun­ta».

David Vi­llar, uno de los so­cios de Au­rum, ex­pli­ca que tie­nen la pri­me­ra plan­ta del in­mue­ble, que da­ría pa­ra unas 25 ha­bi­tua­cio­nes, va­cía por­que pien­san ade­cuar­se a lo que pi­den los usua­rios, pe­ro su pri­me­ra in­ten­ción no es la re­si­den­cial. «A no­sa fi­lo­so­fía prin­ci­pal é que a xen­te ten que es­tar es­ti­mu­la­da so­cial­men­te, cog­ni­ti­va­men­te e cul­tu­ral­men­te, pe­ro que non per­da o sen­ti­men­to de dur­mir no seu pro­pio fo­gar», ex­pli­ca Vi­llar, aun­que en­tien­de que ca­da fa­mi­lia tie­ne sus ne­ce­si­da­des y lo que más se de­man­da es el in­gre­so en re­si­den­cia. De he­cho, en­tien­de que exis­te un dé­fi­cit de aten­ción pú­bli­ca y por eso na­ce su ini­cia­ti­va en un ser­vi­cio que «can­do me­nos de­be­ría ser co­fi­nan­cia­do» y más en una zo­na de pen­sio­nes ba­jas co­mo es­ta.

ANA GAR­CÍA

El cen­tro de día pri­va­do de Zas, pri­me­ro de es­te ti­po en la zo­na, pre­vé abrir la pró­xi­ma se­ma­na.

David Vi­llar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.