El Chi­cle re­gre­sa hoy al lu­gar del cri­men

El au­tor con­fe­so de la muer­te de Dia­na Quer par­ti­ci­pa­rá en la re­cons­truc­ción en A Po­bra

La Voz de Galicia (Carballo) - - GALICIA - MAR­TA GÓ­MEZ

A ca­si dos me­ses de cum­plir­se el segundo aniversario de la des­apa­ri­ción de Dia­na Quer cuan­do se di­ri­gía a su ca­sa de ve­ra­neo en A Po­bra do Ca­ra­mi­ñal en ple­nas fies­tas, el au­tor con­fe­so de su muer­te vol­ve­rá hoy al lu­gar del cri­men. Jo­sé Enrique Abuín Gey, el Chi­cle, sal­drá de la cár­cel de A La­ma du­ran­te unas ho­ras pa­ra par­ti­ci­par en la re­cons­truc­ción de lo que ocu­rrió aque­lla no­che. Vol­ve­rá a pi­sar el pa­seo de O Areal, don­de se le per­dió la pis­ta a la jo­ven ma­dri­le­ña, y tam­bién la na­ve de Rian­xo don­de fue en­con­tra­do su cuer­po sin vi­da 500 días más tar­de. El ob­je­ti­vo es que el acu­sa­do apor­te nue­vos da­tos que pue­dan ser­vir en la ins­truc­ción ju­di­cial.

LA PRUE­BA

¿En qué con­sis­te? La di­li­gen­cia de hoy con­sis­te en re­pe­tir so­bre el te­rreno los pa­sos que dio el Chi­cle la no­che en que des­apa­re­ció Dia­na Quer, re­cons­tru­yen­do los he­chos que tie­nen in­te­rés pa­ra la cau­sa, de ma­ne­ra que lo pre­vi­si­ble es que la prue­ba arran­que en el pa­seo po­bren­se de O Areal, don­de su­pues­ta­men­te el acu­sa­do me­tió a la jo­ven a la fuer­za en su co­che. Es una in­cóg­ni­ta si se rea­li­za­rán otras pa­ra­das en el ca­mino has­ta lle­gar a Rian­xo, pe­ro sí es se­gu­ro que se lle­ga­rá a la an­ti­gua fá­bri­ca de ga­seo­sas de Asa­dos a la que Jo­sé Enrique Abuín con­du­jo a la Guar­dia Ci­vil el 31 de di­ciem­bre del año pa­sa­do pa­ra en­se­ñar­les don­de es­ta­ba el ca­dá­ver de la chi­ca.

UNA PE­TI­CIÓN REITE­RA­DA

La fa­mi­lia de Dia­na la so­li­ci­tó. La prue­ba se rea­li­za aho­ra por­que así lo ha au­to­ri­za­do el ins­truc­tor. La fa­mi­lia de Dia­na ya la ha­bía so­li­ci­ta­do en an­te­rio­res oca­sio­nes, pe­ro fue tras la com­pa­re­cen­cia del acu­sa­do en el juz­ga­do de Ri­bei­ra cuan­do se le dio luz ver­de.

LOS PROTAGONISTAS

To­das las par­tes per­so­na­das. Co­mo en cual­quier di­li­gen­cia ju­di­cial de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, en la re­cons­truc­ción de los he­chos que se lle­va­rá a ca­bo es­ta­rán pre­sen­tes el juez, el fis­cal y las de­más par­tes per­so­na­das, en es­te ca­so, la abo­ga­da de­fen­so­ra, Fer­nan­da Ál­va­rez, y el le­tra­do de la fa­mi­lia, Ri­car­do Pé­rez La­ma, que ejer­ce la acu­sa­ción par­ti­cu­lar.

PEN­DIEN­TES DEL CHI­CLE

A la es­pe­ra de que co­la­bo­re. To­das las par­tes ten­drán opor­tu­ni­dad de plan­tear pre­gun­tas con­cre­tas al acu­sa­do a me­di­da que avan­ce la re­cons­truc­ción. El ob­je­ti­vo es que el Chi­cle apor­te

nue­vos de­ta­lles de lo que ocu­rrió aque­lla no­che y que has­ta aho­ra no ha con­ta­do. Pe­ro es una in­cóg­ni­ta si se mos­tra­rá colaborador. Aun­que ha ac­ce­di­do a la rea­li­za­ción de la di­li­gen­cia, pues­to que de lo con­tra­rio no po­dría lle­var­se a ca­bo, tie­ne de­re­cho a guar­dar si­len­cio an­te las cues­tio­nes que se le for­mu­len, e in­clu­so po­dría men­tir, ya que la re­cons­truc­ción se rea­li­za­rá se­gún su ver­sión de los he­chos.

COM­PRO­BA­CIÓN DE TIEM­POS

Los re­co­rri­dos. En vis­ta de que la re­cons­truc­ción de lo su­ce­di­do la no­che de la des­apa­ri­ción de Dia­na se rea­li­za­rá se­gún el re­la­to del acu­sa­do, fuentes ju­rí­di­cas

con­sul­ta­das du­dan de que pue­dan apor­tar­se da­tos muy re­le­van­tes pa­ra la ins­truc­ción de la cau­sa. Sin em­bar­go, es­ta prue­ba sí se con­si­de­ra útil pa­ra, por ejem­plo, co­rro­bo­rar los tiem­pos. De la re­cons­truc­ción po­dría de­du­cir­se que el Chi­cle mien­te en al­gún as­pec­to si se com­prue­ba que es im­po­si­ble que rea­li­za­ra cier­tos mo­vi­mien­tos en un pe­río­do de tiem­po con­cre­to. Por otro la­do, el Mi­nis­te­rio Fis­cal y la acu­sa­ción par­ti­cu­lar so­li­ci­ta­ron otra di­li­gen­cia que el juez ha au­to­ri­za­do y que po­dría com­ple­men­tar la que se reali­ce hoy. Se tra­ta de una re­crea­ción vir­tual de los mo­vi­mien­tos que hi­zo el acu­sa­do la no­che del cri­men de acuer­do con da­tos ob­je­ti­vos, co­mo la po­si­ción de los te­lé­fo­nos mó­vi­les o las imá­ge­nes de las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad o de trá­fi­co que cap­ta­ron sus des­pla­za­mien­tos. El re­sul­ta­do de esa prue­ba po­drá con­tra­po­ner­se con lo que di­ga el Chi­cle pa­ra com­pro­bar si exis­ten con­tra­dic­cio­nes en­tre su re­la­to y lo que mues­tran las prue­bas.

TO­DO PUE­DE PA­SAR

Du­das so­bre lo que di­rá. Quie­nes co­no­cen el desa­rro­llo de prue­bas co­mo la que se prac­ti­ca­rá hoy coin­ci­den en que lo más pro­ba­ble es que es­ta di­li­gen­cia no apor­te gran­des no­ve­da­des, so­bre to­do si el Chi­cle no co­la­bo­ra. Es una prue­ba que sí pue­de ser efec­ti­va cuan­do no hay evi­den­cias de pe­so o una con­fe­sión del acu­sa­do, co­mo en es­te ca­so. Tam­bién ca­be la po­si­bi­li­dad de que Abuín, que en su úl­ti­ma vi­si­ta al juz­ga­do de Ri­bei­ra en ma­yo re­co­no­ció que ha­bía es­tran­gu­la­do a Dia­na Quer «in­vo­lun­ta­ria­men­te», cam­bie de nue­vo su ver­sión de lo ocu­rri­do aque­lla no­che.

MÁ­XI­MA SE­GU­RI­DAD

Am­plio dis­po­si­ti­vo po­li­cial. Pa­ra lle­var a ca­bo la re­cons­truc­ción de los he­chos es­tá pre­vis­to un am­plio dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad. Ayer por la tar­de ya ha­bía pa­tru­llas de la Guar­dia Ci­vil cer­ca del pa­seo de O Areal. Ade­más, ha­brá cor­tes de trá­fi­co pun­tua­les pa­ra po­der rea­li­zar las di­li­gen­cias or­de­na­das por el juez ins­truc­tor, Fé­lix Isaac Alonso.

SOR­PRE­SA

Rosario pi­de el di­vor­cio. Ayer, ho­ras an­tes de que se reali­ce la re­cons­truc­ción del cri­men, tras­cen­dió que Rosario Rodríguez le ha pe­di­do el di­vor­cio al Chi­cle, se­gún una in­for­ma­ción de La Sex­ta. Rosario le di­jo a es­ta ca­de­na que se en­con­tra­ba com­ple­ta­men­te tran­qui­la por­que no se pue­de de­mos­trar que ella es­tu­vie­ra im­pli­ca­da en el cri­men de Dia­na Quer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.