Quin­tei­ro da su ca­so por ce­rra­do sin asu­mir la di­mi­sión que pi­de En Ma­rea

La dipu­tada de Po­de­mos re­ci­be el apo­yo del par­ti­do mo­ra­do pa­ra se­guir en el car­go

La Voz de Galicia (Carballo) - - GALICIA - DO­MIN­GOS SAM­PE­DRO

La dipu­tada Pau­la Quin­tei­ro re­apa­re­ció ayer en el Par­la­men­to pa­ra ofre­cer una rue­da de pren­sa, tres me­ses des­pués de co­no­cer­se el in­ci­den­te que man­tu­vo con la Po­li­cía Lo­cal de San­tia­go cuan­do in­ten­ta­ba es­cla­re­cer un ac­to van­dá­li­co, pe­ro no pa­ra anun­ciar la di­mi­sión que le re­cla­man el 85 % de los ins­cri­tos en En Ma­rea en una con­sul­ta in­ter­na, sino que lo hi­zo pa­ra dar por ce­rra­do su ca­so y ex­hi­bir su for­ta­le­za flan­quea­da por la se­cre­ta­ria ge­ne­ral de Po­de­mos Ga­li­cia, Car­men San­tos, que in­clu­so lle­gó a abron­car a los pe­rio­dis­tas por pre­gun­tar por la cri­sis in­ter­na de En Ma­rea y la atí­pi­ca si­tua­ción en la que se ha­lla Quin­tei­ro.

La úl­ti­ma vez que la dipu­tada an­ti­ca­pi­ta­lis­ta de Po­de­mos dio la ca­ra fue tras co­no­cer­se que las ba­ses de En Ma­rea, gru­po par­la­men­ta­rio al que es­tá ads­cri­ta, le pi­die­ron que re­nun­cia­ra al es­ca­ño por en­ten­der que vul­ne­ró el có­di­go éti­co de la or­ga­ni­za­ción al ha­cer un uso in­de­bi­do de su con­di- ción de dipu­tada du­ran­te el in­ci­den­te que man­tu­vo con la po­li­cía.

Ella mis­ma dio ayer por «pe­cha­do» es­te asun­to, aun­que, a pre­gun­tas de los pe­rio­dis­tas, evi­tó de­cla­rar­se ga­na­do­ra del pul­so que li­bró con el por­ta­voz de su gru­po, Luís Vi­lla­res, la coor­di­na­do­ra de En Ma­rea y las ba­ses del par­ti­do rup­tu­ris­ta, que exi­gie­ron su re­nun­cia. «Non cóm­pre fa­lar ne­ses ter­mos», in­sis­tió Quin­tei­ro, de­jan­do cla­ro que no ve ga­na­do­res ni ven­ci­dos en su ca­so, y que hay una coin­ci­den­cia en dar el asun­to por zan­ja­do.

Des­de que es­ta­lló el ca­so Quin­tei­ro ca­yó el Go­bierno del PP, con Ma­riano Ra­joy al fren­te, y un mi­nis­tro del nue­vo Eje­cu­ti­vo so­cia­lis­ta de Pe­dro Sán­chez. Pe­ro la dipu­tada an­ti­ca­pi­ta­lis­ta, a la que le mos­tra­ron la puer­ta en el par­ti­do que le per­mi­tió ac­ce­so a un es­ca­ño, no so­lo aguan­ta en su pues­to, sino que di­jo sen­tir­se «in­te­gra­da» y «res­pal­da­da po­la maio­ría» de su gru­po par­la­men­ta­rio pa­ra se­guir desa­rro­llan­do su tra­ba­jo con nor­ma­li­dad.

Es más, su pa­pel en la Cá­ma­ra ga­lle­ga fue re­for­za­do, pues Quin­tei­ro se en­car­ga­rá de cu­brir al­gu­nos hue­cos de­ja­dos por Juan Mer­lo tras di­mi­tir por de­cla­rar una ti­tu­la­ción uni­ver­si­ta­ria de la que ca­re­cía, co­mo es la re­pre­sen­ta­ción en la Co­mi­sión de Pes­ca, don­de com­par­ti­rá es­ca­ño con Car­men San­tos.

Las dos, San­tos y Quin­tei­ro, re­pre­sen­tan­tes del sec­tor ofi­cial y crí­ti­co de Po­de­mos Ga­li­cia, hi­cie­ron ayer un ejer­ci­cio pa­ra es­ce­ni­fi­car uni­dad in­ter­na en el par­ti­do mo­ra­do fren­te a la des­com­po­si­ción in­ter­na de En Ma­rea. En el trans­cur­so de la rue­da de pren­sa, con­vo­ca­da pa­ra pre­sen­tar ini­cia­ti­vas par­la­men­ta­rios so­bre la mi­na de Tou­ro, Car­men San­tos re­pren­dió a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción por ha­cer­le pre­gun­tas so­bre Quin­tei­ro o cues­tio­nes or­gá­ni­cas. Le lla­mó la aten­ción que no se le pre­gun­ta­ra, di­jo San­tos, por la «mor­da­za» que, en su opi­nión, in­ten­ta po­ner­les Mi­guel San­ta­li­ces, el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra. Su in­ten­to de orien­tar las pre­gun­tas ca­yó en sa­co ro­to y aca­bó di­cien­do: «Creo que o xor­na­lis­mo ten lí­mi­tes».

Pau­la Quin­tei­ro, con Car­men San­tos, que re­pren­dió a los pe­rio­dis­tas por pre­gun­tar por la si­tua­ción de la dipu­tada y la cri­sis de En Ma­rea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.