El Go­bierno ale­mán se tam­ba­lea

Con­fron­ta­ción abier­ta en­tre la CDU de Mer­kel y la CSU bá­va­ra, que da a la can­ci­ller un ul­ti­má­tum has­ta el lu­nes pa­ra que im­pon­ga la mano du­ra con los in­mi­gran­tes

La Voz de Galicia (Carballo) - - INTERNACIONAL - ADOL­FO LORENTE

Las gue­rra in­tes­ti­na por la po­lí­ti­ca de re­fu­gia­dos y mi­gra­ción que sa­cu­de los ci­mien­tos de la her­man­dad con­ser­va­do­ra en Ale­ma­nia, la CDU que pre­si­de la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel y la CSU bá­va­ra que li­de­ra el mi­nis­tro del In­te­rior Horst Seeho­fer, de­ge­ne­ró ayer en con­fron­ta­ción abier­ta y en un pul­so de po­der. Am­bos se en­cuen­tran en­ro­ca­dos y se ha­cen fuertes en sus res­pec­ti­vas pos­tu­ras. Mer­kel, que pu­so dis­tan­cia con el «eje de vo­lun­ta­rios» con Aus­tria e Ita­lia mon­ta­do por su mi­nis­tro, desea aguar­dar a la cum­bre de la UE a fi­na­les de mes pa­ra con­sen­suar una po­lí­ti­ca co­mún y Seeho­fer no quie­re es­pe­rar pa­ra im­po­ner su plan de con­tro­lar a ra­ja­ta­bla las fron­te­ras ger­ma­nas y de­vol­ver al pun­to de par­ti­da a los re­fu­gia­dos que fue­ron re­gis­tra­dos en otros paí­ses a su en­tra­da en la Unión. Al­go así equi­val­dría a de­jar en sus­pen­so los acuer­dos de Schen­gen, aca­bar con la li­bre cir­cu­la­ción de per­so­nas y lle­var al co­lap­so a so­cios co­mo Gre­cia e Ita­lia, des­bor­da­dos por los sin pa­pe­les que cru­zan el Me­di­te­rrá­neo.

La sus­pen­sión ines­pe­ra­da del pleno del Bun­des­tag al me­dio­día y la in­só­li­ta reunión por se­pa­ra­do de los dipu­tados de la Unión cer­ti­fi­có la di­vi­sión en­tre los con­ser­va­do­res y la se­ria ame­na­za de una rup­tu­ra. «Apes­ta a di­vor­cio», se oía co­men­tar en los pa­si­llos del Reichs­tag. Al tér­mino de la ci­ta con sus co­rre­li­gio­na­rios, el je­fe del gru­po bá­va­ro, Ale­xan­der Do­brindt, re­cha­zó to­das las pro- pues­tas de Mer­kel pa­ra lle­gar a un acuer­do y mar­có un pla­zo pa­ra que la CDU tra­gue con su ini­cia­ti­va. Do­brindt afir­mó que par­te del «plan maes­tro» pa­ra una se­ve­ra po­lí­ti­ca de re­fu­gia­dos y mi­gra­ción ela­bo­ra­do por Seeho­fer es «de res­pon­sa­bi­li­dad di­rec­ta del mi­nis­tro de In­te­rior» y no des­car­tó que pue­da lle­var­lo ade­lan­te me­dian­te «de­cre­to mi­nis­te­rial». Es ne­ce­sa­rio «pa­ra po­ner or­den en las fron­te­ras», afir­mó, pa­ra se­gui­da­men­te es­cu­dar­se en los acuer­dos de Du­blín y ase­gu­rar que ese pa­so es­tá ava­la­do por la le­gis­la­ción ale­ma­na y eu­ro­pea.

Tras des­ta­car la una­ni­mi­dad de los dipu­tados de la CSU en su res­pal­do a Seeho­fer, Do­brindt anun­ció que la di­rec­ción de los so­cial­cris­tia­nos abor­da­rá el te­ma el lu­nes en Mú­nich y to­ma­rá una de­ci­sión. Mar­có así un pla­zo que pa­re­ce más bien un ul­ti­má­tum. Me­nos com­ba­ti­vos pe­ro igual de fir­mes con su lí­der se mos­tra­ron los par­la­men­ta­rios cris­tia­no­de­mó­cra­tas de Mer­kel. De unir­los se en­car­gó el ex­mi­nis­tro de Fi­nan­zas y pre­si­den­te del Bun­des­tag, Wolf­gang Schäu­ble, quien tu­vo una apa­sio­na­da in­ter­ven­ción en fa­vor de la uni­dad eu­ro­pea y con­tra aven­tu­ras na­cio­na­les uni­la­te­ra­les, se­gún fil­tra­ron miem­bros en la reunión. Vol­ker Kau­der, je­fe par­la­men­ta­rio de la CDU, de­nun­ció a su tér­mino que ni él ni sus com­pa­ñe­ros ha vis­to aún una so­la pá­gi­na del tan con­tro­ver­ti­do «plan maes­tro» de Seeho­fer que ha pro­vo­ca­do la cri­sis.

Seeho­fer y su CSU es­tán en es­ta­do de pá­ni­co per­ma­nen­te des­de las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas del pa­sa­do oto­ño. En­ton­ces en­tra­ron por pri­me­ra vez en el Bun­des­tag los ul­tra­na­cio­na­lis­tas de la Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia (AfD), que li­de­ran ade­más la opo­si­ción en la Cá­ma­ra ba­ja. En pre­cam­pa­ña des­de en­ton­ces an­te los co­mi­cios en Ba­vie­ra es­te oto­ño, los so­cial­cris­tia­nos te­men per­der su sa­cro­san­ta ma­yo­ría ab­so­lu­ta y se han ra­di­ca­li­za­do con el ob­je­ti­vo de no ce­der te­rreno a los po­pu­lis­tas. Quie­nes no sa­len de su asom­bro an­te el en­fren­ta­mien­to en­tre Mer­kel y Seeho­fer, son sus so­cios so­cial­de­mó­cra­tas en la gran coa­li­ción. «Es­toy ho­rro­ri­za­do an­te el caos que es­ta­mos vi­vien­do en la Unión», di­jo el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del SPD, Lars Kling­beil, quien ad­vir­tió de que «la CSU no es el om­bli­go del mun­do». Kling­beil exi­gió ade­más que los bá­va­ros res­pe­ten el acuer­do pa­ra for­mar un Go­bierno ale­mán que aún no ha cum­pli­do cien días. «Acor­da­mos cla­ra­men­te que no ha­brá ac­tua­cio­nes na­cio­na­les uni­la­te­ra­les y de­fen­der una Eu­ro­pa unida y con ca­pa­ci­dad de ac­tuar», re­cor­dó.

M. TANTUSSI REU­TERS

Seeho­fer se di­ri­ge a una reunión con su gru­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.