La Fis­ca­lía de Nue­va York des­nu­da la co­rrup­ción de la Fun­da­ción Trump

Acu­sa al mag­na­te de usar­la pa­ra fi­nan­ciar su cam­pa­ña y su gas­tos per­so­na­les

La Voz de Galicia (Carballo) - - INTERNACIONAL - MER­CE­DES GA­LLE­GO

Dos se­ma­nas des­pués de ganar las elec­cio­nes, Do­nald Trump pac­tó una su­ma con­fi­den­cial pa­ra zan­jar la de­man­da que afron­ta­ba la Uni­ver­si­dad Trump, que no era nin­gu­na uni­ver­si­dad, se­ña­ló el fis­cal ge­ne­ral. Co­mo tam­po­co su Fun­da­ción Trump, que qui­so ce­rrar cuan­do em­pe­za­ron las in­ves­ti­ga­cio­nes, se de­di­ca­ba a obras de ca­ri­dad. Por el con­tra­rio, la Fis­ca­lía de Nue­va York, que ya des­mon­tó la fal­sa en­ti­dad edu­ca­ti­va por la que 5.000 per­so­nas lle­ga­ron a pa­gar has­ta 35.000 dó­la­res (31.100 eu­ros) ca­da una, aca­ba de de­man­dar al pre­si­den­te y sus hi­jos ma­yo­res por uti­li­zar una su­pues­ta fun­da­ción sin áni­mo de lu­cro pa­ra sus fi­nes par­ti­cu­la­res.

Con el di­ne­ro que re­cau­da­ba, li­bre de im­pues­tos, el mag­na­te pa­gó com­pen­sa­cio­nes pa­ra ce­rrar otras de­man­das e in­clu­so se com­pró cua­dros. Me­la­nia ad­qui­rió en una subas­ta un lien­zo del pre­si­den­te que el ar­tis­ta Mi­chael Is­rael pin­tó en cin­co o seis mi­nu­tos en la man­sión de Mar-a-La­go du­ran­te una ga­la de ca­ri­dad. El che­que de 20.000 dó­la­res (17.200 eu­ros) con el que se pa­gó el re­tra­to pro­ce­día de esa fun­da­ción, a la que Trump no ha con­tri­bui­do con su pro­pio di­ne­ro des­de ha­ce diez años. La fun­da­ción ni si­quie­ra te­nía em­plea­dos. Era ape­nas un ju­gue­te más del mag­na­te que du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral uti­li­zó pa­ra sus pro­pios fi­nes, en vio­la­ción de las le­yes elec­to- ra­les. La Fis­ca­lía, que de­man­da a Trump y sus hi­jos pa­ra que com­pen­sen a la ciu­dad por los 2,8 mi­llo­nes (2,4 mi­llo­nes de eu­ros) en im­pues­tos que se aho­rra­ron al ca­na­li­zar las ope­ra­cio­nes a tra­vés de es­ta fun­da­ción y se en­fren­ten a se­ve­ras multas, ha re­mi­ti­do tam­bién el ca­so a la Co­mi­sión Elec­to­ral Fe­de­ral, que juz­ga­rá si hu­bo de­li­to de cam­pa­ña.

Las le­yes son es­tric­tas a la ho­ra de prohi­bir cual­quier coor­di­na­ción en­tre las cam­pa­ñas y or­ga­ni­za­cio­nes sin áni­mo de lu­cro. La Fis­ca­lía di­ce con­tar co­mo prue­ba con los co­rreos elec­tró­ni­cos que se in­ter­cam­bia­ron el je­fe de cam­pa­ña de Trump, Co­rey Le­wan­dowsky, y los con­ta­bles de la Or­ga­ni­za­ción Trump, que ma­ne­jan las cuen­tas de la fun­da­ción. Le­wan­dowsky y otros car­gos de la cam­pa­ña les die­ron ins­truc­cio­nes so­bre có­mo ma­ne­jar el di­ne­ro.

«Rui­nes de­mó­cra­tas»

Por su­pues­to, el mag­na­te nie­ga ro­tun­da­men­te cual­quier con­duc­ta inapro­pia­da y culpa a los «rui­nes de­mó­cra­tas de Nue­va York» de uti­li­zar la de­man­da en una per­se­cu­ción po­lí­ti­ca. Pa­ra ca­da acu­sa­ción hay una coar­ta­da. El re­tra­to del mag­na­te que com­pró la fun­da­ción de­be­ría es­tar col­ga­do en sus pa­re­des, no en las de su cam­po de golf de El Do­ral. Con esa che­que­ra pres­ta­da, Trump se per­mi­tía ca­pri­chos de mi­llo­na­rio co­mo los 12.000 dó­la­res que pa­gó por el cas­co fir­ma­do por el ju­ga­dor de fút­bol ame­ri­cano Tim Te­bow. Y cuan­do to­có sal­dar una mul­ta de 120.000 dó­la­res con la ciu­dad de Palm Beach por la ins­ta­la­ción ile­gal de una ban­de­ra, tam­bién man­dó el che­que des­de la fun­da­ción. La lis­ta es lar­ga, mo­ti­vo por el que la Fis­ca­lía cree que tan­to a Trump co­mo a sus hi­jos de­be­ría prohi­bír­se­les vol­ver a di­ri­gir nin­gu­na or­ga­ni­za­ción sin áni­mo de lu­cro, co­mo la que abrió Ivan­ka Trump el año pa­sa­do «pa­ra el em­po­de­ra­mien­to eco­nó­mi­co de mu­je­res y ni­ñas».

S. STAPLETON REU­TERS

El pre­si­den­te con sus hi­jos Eric, Ivan­ka y Do­nald Jr. en una reunión en la Trump To­wer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.