Ni­ca­ra­gua se pa­ra­li­za en la pri­me­ra huel­ga ge­ne­ral des­de So­mo­za

El Go­bierno de Or­te­ga acep­ta re­in­te­grar­se hoy en la me­sa de diá­lo­go res­pal­da­da por los obis­pos

La Voz de Galicia (Carballo) - - INTERNACIONAL - HÉC­TOR ESTEPA

Las ca­lles de Ni­ca­ra­gua ama­ne­cie­ron ayer de­sier­tas y pa­ra­li­za­das du­ran­te la jor­na­da de huel­ga na­cio­nal, la pri­me­ra des­de la caí­da de So­mo­za, con­vo­ca­da por la alian­za opo­si­to­ra, que com­pren­den or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil y par­te de los es­tu­dian­tes y cam­pe­si­nos del país. «El pro­pó­si­to de es­te pa­ro es que se pue­da re­in­te­grar nue­va­men­te la me­sa del diá­lo­go na­cio­nal pa­ra bus­car una sa­li­da de­mo­crá­ti­ca a es­te pro­ble­ma, ade­más de pa­rar la re­pre­sión y la ma­tan­za que se es­tá dan­do en to­da Ni­ca­ra­gua», se­ña­ló ayer Ál­va­ro Vargas, lí­der de los ga­na­de­ros al Ca­nal 12.

El Go­bierno de Da­niel Or­te­ga vol­ve­rá a sen­tar­se en la me­sa de ne­go­cia­cio­nes hoy, se­gún anun­ció la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal de Ni­ca­ra­gua (CEN), ga­ran­te de los de­ba­tes. El diá­lo­go fue sus­pen­di­do el 23 de ma­yo tras ne­gar­se el pre­si­den­te a acep­tar una agen­da de de­mo­cra­ti­za­ción y des­pués de que la opo­si­ción re­cha­za­se, por su par­te, le­van­tar las ba­rri­ca­das que man­tie­nen blo­quea­das el 70 % de las ca­rre­te­ras.

Or­te­ga po­dría aho­ra plan­tear la ce­le­bra­ción de elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das du­ran­te el pri­mer tri­mes­tre del 2019, se­gún fil­tró el lí­der cam­pe­sino, Me­dar­do Mai­re­na. No se­ría su­fi­cien­te pa­ra mu­chos de los ma­ni­fes­tan­tes. La ma­yo­ría pi­de su re­nun­cia tras ca­si dos me­ses de pro­tes­tas que han de­ja­do al me­nos 164 muer­tos.

La vio­len­cia no ha ce­sa­do en las úl­ti­mas ho­ras en Ni­ca­ra­gua, don­de los ti­ro­teos en las ca­lles ya se han con­ver­ti­do en al­go ha­bi­tual. Gru­pos de ci­vi­les ar­ma­dos pro­gu­ber­na­men­ta­les con­ti­núan pa­tru­llan­do al­gu­nas zo­nas del país en co­la­bo­ra­ción con las fuer­zas po­li­cia­les. Cua­tro per­so­nas fue­ron ase­si­na­das la no­che del miér­co­les en Ma­sa­te­pe, a unos 50 ki­ló­me­tros al oes­te de Ma­na­gua. Los pobladores de­nun­cia­ron la inexis­ten­cia de am­bu­lan­cias pa­ra trans­por­tar a los he­ri­dos.

En Ti­pi­ta­pa, a las afue­ras de la ca­pi­tal, mu­rió ayer un jo­ven ma­ni­fes­tan­te tras la lle­ga­da de los ci­vi­les ar­ma­dos pa­ra des­mon­tar las ba­rri­ca­das si­tua­das en la ca­rre­te­ra que atra­vie­sa la lo­ca­li­dad.

«Con­de­na­mos la agu­di­za­ción del uso ex­ce­si­vo de la fuer­za es­ta­tal, la su­ce­sión de muer­tes ocu­rri­das en el mar­co de las pro­tes­tas y el au­men­to de he­chos vio­len­tos vin­cu­la­dos a la po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca», se­ña­ló ayer la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de los De­re­chos Hu­ma­nos (CIDH).

La huel­ga tu­vo un se­gui­mien­to del 80 % en Ma­na­gua, se­gún la so­cie­dad ci­vil, y del 100 % en Ma­sa­ya, epi­cen­tro de la pro­tes­ta y blo­quea­da por los ma­ni­fes­tan­tes des­de ha­ce dos se­ma­nas. Sí acu­die­ron a tra­ba­jar la ma­yor par­te de los fun­cio­na­rios.

«La Po­li­cía Na­cio­nal in­for­ma de per­so­nas que, des­gra­cia­da­men­te, ar­ma­das de odio, rea­li­zan hos­ti­ga­mien­tos a la po­li­cía, ro­ban am­bu­lan­cias, se­cues­tran per­so­nas, tor­tu­ran per­so­nas… ¡Ar­ma­dos de odio!», di­jo la vi­ce­pre­si­den­ta y pri­me­ra da­ma, Rosario Mu­ri­llo. El ofi­cia­lis­mo cree que los ma­ni­fes­tan­tes son ván­da­los y que exis­te un com­plot de la de­re­cha pa­ra de­rro­car a Or­te­ga.

INTI OCON AFP

Un ma­ni­fes­tan­te vi­gi­la una ba­rri­ca­da en la uni­ver­si­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.