Ta­len­to de San­xen­xo en un ins­ti­tu­to ale­mán del que sa­lie­ron 18 pre­mios No­bel

Una quí­mi­ca san­xen­xi­na in­ves­ti­ga so­bre có­mo la na­no­par­tí­cu­las pue­den ayu­dar a cu­rar tu­mo­res o la ma­la­ria

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - AGENDA - MA­RÍA HERMIDA

Los ni­ños, y so­bre to­do los jó­ve­nes que pue­blan los co­le­gios, ins­ti­tu­tos e in­clu­so uni­ver­si­da­des ga­lle­gas no an­dan so­bra­dos de ilu­sión cuan­do se les pre­gun­ta por el fu­tu­ro que se ima­gi­nan pa­ra sí mis­mos. Mu­chos de ellos lle­van años vien­do a sus pa­dres en pa­ro. Otros tie­nen her­ma­nos que se dan de bru­ces con el des­em­pleo o el tra­ba­jo pre­ca­rio pe­se a es­tar más for­ma­dos que cual­quier otra ge­ne­ra­ción. Así que el optimismo se ven­de ca­ro. Pe­ro a ve­ces hay ejem­plos que ayu­dan a pin­tar otro pa­no­ra­ma. Ocu­rrió ha­ce unos días en el co­le­gio de Mos­tei­ro, en Meis, don­de la en­car­ga­da, co­mo can­ta Die­go To­rres de, «pin­tar­nos la ca­ra, co­lor es­pe­ran­za», fue to­da una in­ves­ti­ga­do­ra cien­tí­fi­ca. Se lla­ma Sil­via Va­re­la Aram­bu­ru y es de San­xen­xo. Pe­ro ha­bló a los cha­va­les de Meis por vi­deo­con­fe­ren­cia des­de Ale­ma­nia. ¿Qué ha­ce allí? Mu­chas co­sas, pe­ro so­bre to­do tres: for­mar­se, apren­der y po­ner su ta­len­to a dis­po­si­ción de la na­no­cien­cia pa­ra in­ten­tar bus­car tra­ta­mien­tos no­ve­do­sos —con na­no­par­tí­cu­las, que son par­tí­cu­las mi­cros­có­pi­cas— pa­ra tu­mo­res ce­re­bra­les o en­fer­me­da­des co­mo la ma­la­ria.

Qui­zás ha­bría que em­pe­zar a con­tar la his­to­ria de Sil­via por el fi­nal, por lo que ha­ce aho­ra, por su la­bor in­ves­ti­ga­do­ra en el pres­ti­gio­so ins­ti­tu­to ale­mán Max Planck, del que sa­lie­ron na­da me­nos que 18 pre­mios No­bel. Pe­ro las ca­sua­li­da­des de la vi­da po­cas ve­ces exis­ten. Y qui­zás se en­tien­da me­jor que de­ci­die­se mar­char­se a Ale­ma­nia a in­ves­ti­gar co­no­cien­do su pa­sa­do y su con­tex­to fa­mi­liar don­de, co­mo ella di­ce con la voz emo­cio­na­da, siem­pre la apo­ya­ron pa­ra vo­lar so­la.

Sil­via na­ció en Ga­li­cia. Pe­ro a los dos años es­ta­ba ya ca­mino de Ho­lan­da. Su ma­dre, pro­fe­so­ra de in­glés, tu­vo una opor­tu­ni­dad laboral allí y la fa­mi­lia se ins­ta­ló cerca de Áms­ter­dam. De su pa­so por los Paí­ses Ba­jos, Sil­via re­cuer­da los pai­sa­jes bo­ni­tos y que to­ca­ba el te­cla­do. Cuan­do te­nía ocho años la fa­mi­lia re­gre­só, y mon­tó su puer­to ba­se en San­xen­xo. Fue ahí don­de cre­ció y es­tu­dió ella, en los cen­tros de Bal­tar y Vi­la­lon­ga. A los 18 años, es­ta­ba con­ven­ci­da de que la me­di­ci­na era lo su­yo. Y no so­lo eso: tam­bién creía que su lu­gar es­ta­ba en Ho­lan­da. Se fue so­la allí, aun­que te­nía unos tíos con los que re­si­día de cuan­do en cuan­do. Di­ce que fue­ron so­lo do­ce me­ses en Ho­lan­da, pe­ro que la ex­pe­rien­cia la cam­bió por den­tro: «Fue positivo por­que apren­dí a va­ler­me por mí mis­ma, tra­ba­jé de ca­ma­re­ra, me pu­se a es­tu­diar ho­lan­dés... lo de la me­di­ci­na no fue bien. Pe­ro fue un año que al fi­nal apro­ve­ché mu­cho», sub­ra­ya.

Es­tu­dió en Vi­go

De vuel­ta a Es­pa­ña, se mar­chó a es­tu­diar a Vi­go. Eli­gió la ca­rre­ra de Quí­mi­cas. Y le gus­tó. Cuan­do es­ta­ba ya en la rec­ta fi­nal, un pro­fe­sor le dio a co­no­cer que exis­tía la po­si­bi­li­dad de ha- cer el doc­to­ra­do en un ins­ti­tu­to ale­mán pres­ti­gio­so. Y ahí se mar­chó Sil­via ha­ce tres años. Se­ña­la que es­tá «en­can­ta­da». No es ra­ro que co­nec­ta­se bien con los ni­ños de Meis por vi­deo­con­fe­ren­cia, por­que ex­pli­ca con un len­gua­je cla­ro, ap­to pa­ra pro­fa­nos en la ma­te­ria, qué es lo que es­tá in­ves­ti­gan­do. Cuen­ta ella que for­ma par­te de un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­nar en el que hay quí­mi­cos, bió­lo­gos, fí­si­cos y mé­di­cos que bus­ca có­mo apli­car la na­no­cien­cia a la me­di­ci­na. El pro­yec­to es apli­car na­no­par­tí­cu­las de oro, par­tí­cu­las mi­cros­có­pi­cas del pre­cia­do me­tal, pa­ra tra­tar en­fer­me­da­des co­mo la ma­la­ria o cier­tos tu­mo­res ma­lig­nos, co­mo el ca­so de los ce­re­bra­les. Ex­pli­ca con en­tu­sias­mo que in­ves­ti­gan có­mo crear na­noes­fe­ras que, en me­dio de un sue­ro, se ad­hie­ran al pa­rá­si­to de la ma­la­ria o al tu­mor en

Hi­zo la ca­rre­ra de Quí­mi­cas y ha­ce tres años se mar­chó a ha­cer el doc­to­ra­do a Pots­dam

cues­tión y aca­ben des­tru­yén­do­lo. «No se tra­ta de un fár­ma­co, es un tra­ta­mien­to mu­cho me­nos in­va­si­vo que, en el ca­so con­cre­to de nues­tra in­ves­ti­ga­ción, to­da­vía no ha lle­ga­do a las per­so­nas», in­di­ca Sil­via Va­re­la.

La ex­pe­rien­cia co­mo in­ves­ti­ga­do­ra va apa­re­ja­da a su doc­to­ra­do. En bre­ve le to­ca­rá es­cri­bir la te­sis so­bre lo que es­tá tra­ba­jan­do. Es­pe­ra ha­cer­lo es­te mis­mo ve­rano. In­di­ca que, cuan­do con­si­ga pre­sen­tar­la, le gus­ta­ría con­ti­nuar en Ale­ma­nia. «Me es­tá pa­re­cien­do una ex­pe­rien­cia muy po­si­ti­va, tan­to a ni­vel vi­tal pa­ra mí co­mo en el ins­ti­tu­to co­mo in­ves­ti­ga­do­ra. Ten­go pro­fe­so­res co­mo Pe­ter See­ber­ger, que es ale­mán pe­ro que es­tu­vo mu­chos años en Es­ta­dos Uni­dos, del que se pue­de apren­der mu­chí­si­mo». Cuen­ta ella que en el ins­ti­tu­to le pa­gan por el tra­ba­jo co­mo in­ves-

De pe­que­ña vi­vió en Áms­ter­dam y ahí re­gre­só a los 18 años so­la, en una aven­tu­re­ra eta­pa

ti­ga­do­ra, así que en es­ta eta­pa de for­ma­ción pue­de man­te­ner­se por sí mis­ma. «Me da pa­ra vi­vir, eso es al­go muy bueno tam­bién, y que va­lo­ro, cla­ro que sí», di­ce.

Vi­ve en Ber­lín. Y el ins­ti­tu­to en el que in­ves­ti­ga es­tá en Pots­dam, a 50 mi­nu­tos en tren. Pa­ra ella, la ca­pi­tal ale­ma­na es si­nó­ni­mo de in­ter­cul­tu­ra­li­dad... «ten­go ami­gos de mu­chos si­tios dis­tin­tos. Esa es otra de las ra­zo­nes por las que creo que es muy bueno sa­lir de Es­pa­ña y vi­vir al­gu­na vez en un si­tio co­mo Ber­lín. Co­no­ces mu­chas cul­tu­ras dis­tin­tas», di­ce. A ve­ces, tie­ne mo­rri­ña. Lo con­fie­sa. Ha­bla de que echa de me­nos el mar, el pes­ca­do de la ría o in­clu­so el ma­ris­co. No ci­ta a su fa­mi­lia. Uno se ex­tra­ña, y le pre­gun­ta. En­ton­ces, con­tes­ta: «Cla­ro que los echo de me­nos, pe­ro lo que me gus­ta es que a ellos les gus­te que yo es­té aquí».

En bre­ve es­cri­bi­rá su te­sis, y lue­go le gus­ta­ría que­dar­se a tra­ba­jar en Ale­ma­nia

CEDIDA

Va­re­la, que for­ma par­te de un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­nar, en uno de los la­bo­ra­to­rios en los que tra­ba­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.