El ex­se­cre­ta­rio del Con­ce­llo de Do­zón de­cla­ra en el juz­ga­do por obras del plan E

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS -

El ex­se­cre­ta­rio del Con­ce­llo de Do­zón, An­to­nio Can­dal, es­tá ci­ta­do a de­cla­rar en ca­li­dad de in­ves­ti­ga­do el pró­xi­mo lu­nes, día 27, en el juz­ga­do nú­me­ro 2 de La­lín, en re­la­ción a una in­ves­ti­ga­ción ini­cia­da de ofi­cio por la Intervención Ge­ne­ral de la Ad­mi­nis­tra­ción del Es­ta­do por ex­pe­dien­tes de con­tra­ta­ción de obras del plan E, rea­li­za­das en el año 2010. El ex­se­cre­ta­rio ha­bía si­do ci­ta­do en el ca­so el 19 de ju­lio del pa­sa­do año, jun­to al al­cal­de Adol­fo Cam­pos, pe­ro en aque­lla oca­sión am­bos se aco­gie­ron a su de­re­cho a no de­cla­rar.

En es­ta oca­sión, es el ex­se­cre­ta­rio el úni­co ci­ta­do por el juz­ga­do, y fuen­tes ju­di­cia­les se­ña­lan que es la úni­ca di­li­gen­cia pre­vis­ta en es­te mo­men­to en el ca­so. El pro­pio An­to­nio Can­dal apun­ta­ba ayer la po­si­bi­li­dad de que en es­ta oca­sión sí pres­te tes­ti­mo­nio en el juz­ga­do lalinense. Real­men­te so­lo ga­ran­ti­za en Ga­li­cia los Re­gis­tros Ci­vi­les de Vi­go y A Co­ru­ña —algunas fuen­tes, in­clu­so, ase­gu­ran que so­lo el her­cu­lino es­ta­ría ga­ran­ti­za­do—, que pa­sa­rían a de­no­mi­nar­se Ofi­ci­nas Xe­rais de Re­xis­tro Ci­vil, al tiem­po que de­ja en ma­nos de la Xun­ta la de­ci­sión de si se man­tie­nen en otras lo­ca­li­da­des. Dis­tin­tas fuen­tes de la Ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca han ase­gu­ra­do que su in­ten­ción es la de man­te­ner la si­tua­ción ac­tual. Así se lo ha tras­la­da­do el PP a Al­ter­na­ti­vas na Xus­ti­za-CUT. Otros sin­di­ca­tos es­tán exi­gien­do un pro­nun­cia­mien­to for­mal: «So­li­ci­ta­mos do Go­berno ga­le­go, da­das as pe­cu­lia­ri­da­des ca­rac­te­rís­ti­cas de dis­per­sión po­boa­cio­nal de Ga­li­cia, un­ha pos­tu­ra ofi­cial ao En lo que sí coin­ci­den es que el tex­to su­po­ne el des­man­te­la­mien­to del servicio pú­bli­co tal y co­mo se con­ci­be en la ac­tua­li­dad. To­do apun­ta a que po­dría va­ciar­se de Es una de las gran­des apues­tas del Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia y la gran mo­di­fi­ca­ción que in­tro­du­ce la re­for­ma. Ven­dría a ser co­mo el ar­chi­vo don­de se re­co­ge­rán to­dos los da­tos de ca­da per­so­na que has­ta aho­ra es­ta­ban dis­tri­bui­dos por dis­tin­tos li­bros. Así, ca­da pon­te­ve­drés dis­pon­drá de un có­di­go pro­pio en el que se irá de­jan­do cons­tan­cia de cues­tio­nes co­mo el na­ci­mien­to, el ma­tri­mo­nio, las tu­te­las... A día de hoy, y has­ta que se com­ple­te la im­ple­men­ta­ción de es­ta tec­no­lo­gía, to­das es­tas cues­tio­nes cons­ti­tu­yen asien­tos en li­bros y sec­cio­nes que se al­ma­ce­nan en los re­gis­tros ci­vi­les. Es un cam­bio de fi­lo­so­fía que mu­chos te­men pue­da ser la de­fun­ción de los juz­ga­dos de paz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.