«De mo­men­to hai que se­guir cu­rran­do po­la pra­za pa­ra o ter­cei­ro mun­dial»

Ro­cío Gar­cia Ei­ras vuel­ve a to­car te­cho ga­nan­do la li­ga y en la se­lec­ción na­cio­nal

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS DEPORTES - P. V.

A sus 36 años, Ro­cío Gar­cía Ei­ras vuel­ve a to­car te­cho. Aca­ba de ga­nar con su Co­re­ti Rug­bi La­lín, con sus abe­llo­nas, la li­ga ga­lle­ga fe­me­ni­na y per­ma­ne­ce to­da es­ta se­ma­na con­cen­tra­da con la se­lec­ción es­pa­ño­la en Ma­drid. Ade­más, en gran for­ma fí­si­ca: «Se­gún as pro­bas mé­di­cas es­tou es­tu­pen­da e dí­xen­lle aos mé­di­cos que ago­ra que me te­ño que re­ti­rar é can­do es­tou ben», di­ce con su sim­pa­tía ha­bi­tual des­de la ca­pi­tal ma­dri­le­ña. Le lle­ga to­do des­pués de in­ten­tar de­jar­lo cuan­do de­ci­dió ser ma­dre.

«So­ña­ba de noi­te co equi­po»

Lo de­jó aun­que «non é fá­cil, can­do le­vas tan­tos anos, e na se­lec­ción, moi com­pro­me­ti­da nas con­cen­tra­cións, en­tre­na­men­tos de al­to ni­vel, e de re­pen­te dei­xa­lo to­do... Re­co­ñe­zo que hou­bo una tem­pa­da que non o pa­sei na­da ben, so­ña­ba de noi­te coas con­cen­tra­cións, fal­tá­ba­me esa vi­da de equi­po e men­tres me fal­te iso e fí­si­ca­men­te val­gas, hai que se­guir», ase­gu­ra Gar­cía Ei­ras.

Y cuan­do vol­vió em­pe­za­da la tem­po­ra­da al Co­re­ti con idea de ni si­quie­ra te­ner fi­cha, «ás dúas se­ma­nas xa a ti­ña» y abría un mun­do nue­vo a su equi­po que con­si­guió «al­go que nin foi un so­ño cum­pri­do por­que nun­ca o so­ñei, nun­ca o ima­xi­na­ría».

Ra­zo­na que ga­nar la Li­ga, no sa­bien­do al prin­ci­pio si iba ha­ber equi­po, con so­lo 18 fi­chas, en un La­lín pe­que­ño que pe­lea por man­te­ner 20.000 ha­bi­tan­tes, que no es ciu­dad ni ciu­dad uni­ver­si­ta­ria y ade­más «un equi­po fe­mi­nino», fue al­go gran­de. Cuan­do ga­na­ron la fi­nal el sá­ba­do «dí­xen­lle ás ra­pa­zas, ¿vos sa­be­des o que aca­ba­des de lo­grar?». Ro­cío cree que «foi o me­llor que lle pu­do pa­sar ao equi­po, o club e o po­bo de La­lín. Es­pe­re­mos que se­xa un im­pul­so e as ra­pa­zas de La­lín se ani­men a prac­ti­car rug­bi».

«En­can­ta­da de que me coiden»

Ade­más es un icono, un re­fe­ren­te de sus jó­ve­nes com­pa­ñe­ras. Es cons­cien­te y lo apun­ta al de­be de sus años ju­gan­do, a su co­no­ci­mien­to del re­gla­men­to, a que da se­gu­ri­dad en el cam­po,... «e eu en­can­ta­da de que me te­ñan co­mo re­fe­ren­te que me quei­ran e me coiden», di­ce or­gu­llo­sa al tiem­po que tam­bién des­ta­ca que a ve­ces se pre­gun­ta «que pin­to aquí» y al ver que co­mo la mi­ran «soio por iso hai que se­guir pa­ra adian­te».

Tras el pre­mio de la Li­ga, na­die da un du­ro por el as­cen­so en la du­ra fa­se que to­ca tras ga­nar la li­ga: «Fría­men­te é in­via­ble es­tar na Di­vi­sión de Ho­nor», di­ce Ro­cío. Pe­ro es­te de­por­te no se jue­ga fría­men­te y van a por el éxi­to: «Hai que xo­gar os par­ti­dos e ata o fi­nal non se sa­be», ase­gu­ra e iro­ni­za con que si no pue­den su­bir por es­truc­tu­ra de equi­po, si ga­nan la fa­se siem­pre pue­den ven­der la pla­za.

En el otro fren­te del éx­ta­sis del mo­men­to que vi­ve Ro­cío es­tá la lla­ma­da a la se­lec­ción es­pa­ño­la. Jue­ga es­te sá­ba­do con­tra Ma­drid. Pre­pa­ran el Mun­dial de Ir­lan­da. Son 40 las con­vo­ca­das y en ma­yo la lis­ta que­da­rá en 26 o 28. Ro­cío ya es­tu­vo en el mun­dial del 2006 en Ca­na­dá y en el 2014 en Pa­rís. Pre­ci­sa­men­te de­jó el rug­bi cuan­do fue ma­dre tras el úl­ti­mo mun­dial y «es­tá­ba­me or­ga­ni­zan­do pa­ra ir a Ir­lan­da pe­ro pa­ra ve­lo, non co­mo xo­ga­do­ra». Pe­ro to­do cam­bió. Reac­ti­vó al La­lín, vol­vió a ser lla­ma­da pa­ra la se­lec­ción y ya quie­re ir a Ir­lan­da, pe­ro a ju­gar: «De mo­men­to hai que se­guir cu­rran­do po­la pra­za pa­ra ir ao ter­cei­ro mun­dial».

«Ilu­sio­na­da non, o se­guin­te»

Su es­ta­do aními­co es exul­tan­te. «Ago­ra, es­ta no­va opor­tu­ni­da­de que me es­tán dan­do... ilu­sio­na­da non, o se­guin­te. Nun­ca ima­xi­nei, ir a un ter­cei­ro mun­dial, xa se­ría a go­ta que col­ma o va­so», re­cal­ca Ro­cío Gar­cía Ei­ras.

Se sien­te ade­más fuer­te y ya no se mar­ca fe­cha de ju­bi­la­ción. Tie­ne una com­pa­ñe­ra con 38 años y co­no­ce in­ter­na­cio­na­les que jue­gan con cua­ren­ta, lo que po­dría si­tuar­la en la ór­bi­ta de un cuar­to mun­dial.

Pe­ro Ro­cío pre­fie­re mi­rar atrás: «Fai fal­ta moi­to re­le­vo nes­te de­por­te. Nos imos fa­cen­do o ca­mi­ño pa­ra que ve­ñan atrás, se­nón is­to acá­ba­se». Y mien­tras es fe­liz ju­gan­do con com­pa­ñe­ras jó­ve­nes y aun­que «hai ve­ces que dan ga­ñas de ti­rar a toa­lla», siem­pre se so­bre­po­ne: «Hai que ti­rar pa­ra adian­te por esas ra­pa­zas que ve­ñen de­trás e te mi­ran con bos ollos. E dis: !va­mos!».

MI­GUEL SOUTO

Par­te de la for­ta­le­za de Ro­cío Gar­cía Ei­ras es­tá en la es­pe­ran­za de pro­pi­ciar que lle­gue re­le­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.