Éra­se una vez el in­ven­tor del «Fe­rra­ri» del ai­re

Em­pe­zó vo­lan­do con pa­ra­pen­tes y lue­go se sa­có de la man­ga apa­ra­tos cu­rio­sos pa­ra sur­car el cie­lo

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - AGENDA - MA­RÍA HERMIDA

A Fer­nan­do le gus­ta vo­lar; so­bre to­do vo­lar por sus pro­pios me­dios. En­ten­dá­mo­nos: no es una suer­te de Su­per­man de ca­pa ro­ja, sino que lo que le gus­ta es fa­bri­car apa­ra­tos bien cu­rio­sos pa­ra to­mar vue­lo. Cuan­do se le pre­gun­ta por qué le gus­ta tan­to le­van­tar los pies del sue­lo a bor­do de esos ob­je­tos vo­la­do­res de co­se­cha pro­pia, con­tes­ta ci­tan­do a un clá­si­co: «Pues su­pon­go que me gus­ta ser un po­co co­mo Leo­nar­do Da Vin­ci, es de­cir, ha­cer siem­pre co­sas nue­vas, pro­bar a ha­cer co­sas muy dis­tin­tas por mí mis­mo». Lue­go, con­cre­ta al­go más lo que sig­ni­fi­ca pa­ra él sur­car los ai­res: «Me ha­ce sen­tir bien, me ha­ce ol­vi­dar­me de to­dos los pro­ble­mas».

¿Tie­ne mu­chas co­sas de las que olvidarse? Real­men­te, su vi­da, tan­to personal co­mo laboral, ha da­do un gi­ro de 180 gra­dos des­de ha­ce al­gún tiem­po. Pe­ro Fer­nan­do son­ríe, y di­ce: «Me en­cuen­tro bien, me­jor que nun­ca. Son eta­pas y co­sas que pa­san. Y pun­to». A par­tir de ahí, Fer­nan­do en­fi­la la mirada ha­cia un apa­ra­te­jo de co­lor ro­jo pa­sión. Lo mi­ra con emo­ción, co­mo si fue­se su pe­que­ña cria­tu­ra, y ex­pli­ca: «Es­to es un tri­ke, un apa­ra­to con mo­tor de un ul­tra­li­ge­ro y he­cho de fi­bra de car­bono que va aga­rra­do a un pa­ra­pen­te y en el que pue­den vo­lar dos per­so­nas jun­tas có­mo­da­men­te sen­ta­das. In­clu­so voy a cu­brir­lo pa­ra que en in­vierno se pue­da ir sin pa­sar frío». El apa­ra­to en cues­tión, sa­li­do de las ma­nos de Fer­nan­do, tie­ne ya trein­ta ho­ras de vue­lo. Y él le lla­ma «el Fe­rra­ri del ai­re», de ahí que lo ha­ya pin­ta­do de en­car­na­do. Mi­ran­do al tri­ke em­pie­za a con­tar su his­to­rial de Íca­ro pon­te­ve­drés y, de pa­so, su cu­rrícu­lo vi­tal y pro­fe­sio­nal.

Fer­nan­do es de Lé­rez, aun­que lle­gó a la pa­rro­quia pon­te­ve­dre­sa con ocho años, por­que él real­men­te na­ció en la emi­gra­ción, con­cre­ta­men­te en Vi­to­ria. Di­ce que con me­nos de diez años ya me­tía la mano en to­da cuan­ta má­qui­na po­día. «Siem­pre fui ma­ni­tas, so­bre to­do siem­pre tu­ve ha­bi­li­dad pa­ra pro­gra­mar má­qui­nas y co­sas así. Yo creo que soy in­ge­nie­ro au­to­di­dac­ta, me en- can­ta in­ven­tar co­sas», di­ce. Un día, en ple­na ju­ven­tud, se subió a un pa­ra­pen­te. Y ca­si no qui­so ba­jar­se más. A par­tir de ahí, em­pe­zó a dar­le vuel­tas a la ca­be­za so­bre có­mo po­día ha­cer apa­ra­tos de mo­tor que, en­gan­cha­dos a los pa­ra­pen­tes, per­mi­tie­sen vo­lar du­ran­te va­rias ho­ras. Lo­gró sa­car de su men­te y de sus ma­nos unos pa­ra­mo­to­res. La co­sa aca­bó en ne­go­cio. Mon­tó una empresa, Air­fer, que fa­bri­ca­ba es­tos ca­chi­va­ches vo­la­do­res. Y se­gún ex­pli­ca, tu­vie­ron éxi­to en el mer­ca­do. «Los ex­por­tá­ba­mos a va­rios paí­ses», ase­gu­ra. Se­gún in­di­ca, aca­bó ven­dien­do a la empresa a una per­so­na de Ciu­dad Real, que ac­tual­men­te si­gue con ella.

Ha­ce dos años, cuan­do ha­cía pa­ra­pen­te a mo­tor en Co­rru­be- do, pen­só que aque­llo «ni era dis­fru­tar ni era na­da, por­que chu­pa­bas un frío in­creí­ble». Y em­pe­zó a dar­le a la ca­be­za pa­ra in­ven­tar un apa­ra­to que per­mi­tie­se ha­cer lo mis­mo, sur­car los cie­los, pe­ro sin ti­ri­tar de frío. Así fue có­mo na­ció su Fe­rra­ri vo­la­dor. Ya lo pro­bó va­rias ve­ces, so­bre to­do en la pla­ya de Lou­ri­do, y di­ce que la ex­pe­rien­cia fue bue­na. Aún así, in­di­ca que es­tá bus­can­do la fór­mu­la de cu­brir­lo por arri­ba pa­ra que la sen­sa­ción de ca­lor de ho­gar aún sea ma­yor. «Le fal­ta la par­te de arri­ba, que le pon­dré pa­ra no pa­sar nin­gún frío y po­der vo­lar du­ran­te cua­tro o cin­co ho­ras, que es la au­to­no­mía que tie­ne». El bi­cho vo­la­dor va a ga­so­li­na y tie­ne un mo­tor de un ul­tra­li­ge­ro de 600 cen­tí­me­tros cú­bi­cos. Di­ce Fer­nan­do que pa­ra vo­lar en él no ha­ce fal­ta ni li­cen­cia ni pe­dir per­mi­so. So­lo su­bir­se con ga­nas de sen­tir­se li­bre. O de ser Leo­nar­do Da Vin­ci.

RA­MÓN LEIRO

Fer­nan­do Or­ti­guei­ra, con el apa­ra­to a ga­so­li­na que en­gan­cha al pa­ra­pen­te pa­ra vo­lar, y en el que ya pa­só 30 ho­ras en el ai­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.