El chi­co bueno que acep­ta re­tos de ma­de­ra y al­ma

Se ca­só con 22 años con su no­via por­que «es lo na­tu­ral». Fo­tó­gra­fo y ci­clis­ta, la ma­de­ra le ha enamo­ra­do

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - AGENDA - CAR­MEN GAR­CÍA DE BURGOS

Joel Mar­tí­nez com­pra­ba en Ikea, co­mo (ca­si) to­do el mun­do. En­tre otras co­sas, por­que le gus­ta­ba y por el pre­cio, co­mo to­do el mun­do. Joel com­par­te, de he­cho, mu­chas co­sas con el res­to del mun­do, pe­ro hay un par de ellas que lo ha­cen es­pe­cial. La pri­me­ra es que se ca­só con 22 años con su no­via de to­da la vi­da; va­mos, des­de los 17. Sin ne­ce­si­dad. Más bien al con­tra­rio. So­lo por amor. Aun aho­ra, sie­te años des­pués, ha­bla de ella con ver­da­de­ra ad­mi­ra­ción, y la con­ta­gia. Cuan­do se le pre­gun­ta por qué se ca­só tan jo­ven, res­pon­de con na­tu­ra­li­dad y un pun­to de valentía: «Es co­mo se ha he­cho siem­pre, es la gen­te ha cam­bia­do aho­ra, que no se ca­sa o se ca­sa tar­de». Y sue­na tan cier­to des­de esa son­ri­sa fran­ca que se com­pren­de su de­ci­sión en­se­gui­da. Igual que la de, unos años des­pués, te­ner un hi­jo, Thia­go, que cuen­ta ya uno y me­dio.

La se­gun­da ca­rac­te­rís­ti­ca que lo di­fe­ren­cia de una gran par­te de la hu­ma­ni­dad es que es bueno. Con to­do el sig­ni­fi­ca­do de la pa­la­bra. Re­sul­ta tan com­pli­ca­do dar con al­guien que ten­ga al­gu­na pa­la­bra ma­la so­bre él, que no com­pen­sa ni in­ten­tar­lo. Y eso que du­ran­te años se de­di­có pro­fe­sio­nal­men­te a una de sus gran­des pa­sio­nes: la fo­to­gra­fía, en di­ver­sos me­dios de co­mu­ni­ca­ción, que en oca­sio­nes con­lle­va es­trés y una ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa de com­pa­ñe­ris­mo. Son po­cos los que le ha­yan vis­to una ma­la ca­ra o una sa­li­da de tono.

Pue­de que por eso des­pren­da esa sen­sa­ción de que las co­sas son fá­ci­les so­lo con que uno quie­ra que lo sean. No es so­lo una cues­tión de pa­la­bre­ría. Su pro­pia ac­ti­tud an­te la vi­da da fe de ello. Co­mo cuan­do, tras seis años de tra­ba­jo, se que­dó en el pa­ro. Ade­más de su ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal, te­nía a sus es­pal­das los es­tu­dios de Ima­gen que ha­bía cur­sa­do en el Mar­co­te, en Vi­go, y los de Ar­tes Grá­fi­cas que ter­mi­nó en el Prín­ci­pe Fe­li­pe. «Siem­pre me atra­jo mu­cho lo de las ar­tes grá­fi­cas, pe­ro cla­ro, no tie­ne sen­ti­do, por­que aho­ra ya no exis­ten im­pren­tas», di­ce, re­sig­na­do.

Así que se cen­tró en la se­gun­da pa­ta de sus afi­cio­nes: el ci­clis­mo. Con su ami­go Fran, pro­pie­ta­rio de una tien­da de re­pa­ra­ción de bi­ci­cle­tas vin­ta­ge. Lle­gó a te­ner on­ce, y con ellas via­ja­ba por to­da Es­pa­ña pa­tro­ci­na­do por el ne­go­cio pon­te­ve­drés com­pi­tien­do en pis­ta; es de­cir, sin mar­chas y sin freno. «Así es co­mo se co­rre en pis­ta», ex­pli­ca, en­co­gién­do­se de hom­bros.

Se le di­bu­ja otra vez esa son­ri­sa, que di­ce mu­cho más de lo que po­dría ex­pre­sar con pa­la­bras. Fue­ron tres años que ni po­drá ni que­rrá ol­vi­dar. Su mu­jer, Noe­lia, com­par­tía su afi­ción, y ella lle­gó a te­ner dos bi­ci­cle­tas. Aún las con­ser­va y, de he­cho, las uti­li­za. Él no. Las ven­dió to­das. So­lo con­ser­va una, des­mon­ta­da, en su pe­que­ño ta­ller, y el cua­dro de otra. No quie­re des­ha­cer­se de ellas, aun­que ya no las mon­te. Pa­re­ce co­mo si su fun­ción de re­cuer­do, de ac­ti­va­do­ra de sen­sa­cio­nes, fue­se tan­to o más im­por­tan­te que la que hi­zo so­bre sus dos rue­das.

Am­bos de­ci­die­ron de­jar­lo cuan­do ella se que­dó em­ba­ra­za­da. Su com­pro­mi­so con el ci­clis­mo re­que­ría de de­ma­sia­dos via­jes y de­ma­sia­do tiem­po fue­ra de ca­sa. Y eso, a par­tir de ese mo­men­to, ya no iba a ser po­si­ble. Ha­bían ter­mi­na­do ya de cons­truir su ca­si­ta en la fin­ca que tam­bién al­ber­ga la de los pa­dres de Noe­lia. Así que prác­ti­ca­men­te es­tán pa­red con pa­red. Fren­te a am­bas, un ár­bol re­cién po­da­do —por él, cla­ro—, es­pe­ra al ve­rano pa­ra co­ro­nar­se con el gran pro­yec­to que tie­ne aho­ra Joel en­tre ma­nos: cons­truir una ca­sa en lo al­to de él pa­ra Thia­go. Pue­de que el pe­que­ño to­da­vía no sea cons­cien­te de la ilu­sión con la que su pa­dre se va a po­ner ma­nos a la obra tan pron­to la llu­via se lo per­mi­ta.

Ade­más, vi­vir jun­to a sus sue­gros tie­ne más ven­ta­jas. Por ejem­plo, que él no po­dría ha­ber mon­ta­do su pe­que­ño ta­ller de eba­nis­te­ría si la ma­dre de su mu­jer no le hu­bie­se in­sis­ti­do en que acon­di­cio­na­ra un pe­que­ño gal- pón pa­ra he­rra­mien­tas que tie­nen en el pa­tio. Tal vez ha­ble de ella tan car­ga­do de ca­ri­ño por esa ra­zón, pe­ro tie­ne pin­ta de ha­ber mi­les de ellas más tras sus cons­tan­tes pa­la­bras de ter­nu­ra.

El ca­so es que gra­cias a ella Joel lle­va dos me­ses re­ci­bien­do pe­di­dos pa­ra ha­cer di­fe­ren­tes ob­je­tos en ma­de­ra. Al­gu­nos son más ori­gi­na­les que com­pli­ca­dos, co­mo la cor­ba­ta que le en­car­ga­ron pa­ra que un no­vio luz­ca en su bo­da; otros su­po­nen to­do un re­to, co­mo un lá­piz de ta­tua­dor pa­ra ni­ños, con ce­ras de co­lo­res in­ter­cam­bia­bles o el co­no­ci­do que quie­re que ha­ga un atril de di­rec­tor de or­ques­ta que se pue­da ple­gar y guar­dar en su pro­pia ma­le­ta. Al prin­ci­pio, di­jo que no sa­bía si iba a ser ca­paz, así que no qui­so com­pro­me­ter­se. Pe­ro «un día es­ta­ba dán­do­le vuel­tas con un ami­go cuan­do, de pron­to, nos fi­ja­mos en un me­tro de car­pin­te­ro y en­con­tra­mos la so­lu­ción».

La co­sa co­men­zó de la ma­ne­ra más inocen­te: su abue­la fa­lle­ció ha­ce dos años. Por tra­di­ción fa­mi­liar, ella era la úni­ca que ha­cía re­ga­los en Reyes, así que aquel año su fa­mi­lia se propuso con­ser­var la cos­tum­bre y ha­cer que ca­da miem­bro re­ga­la­se al­go he­cho por él. Joel ta­lló dos bo­lí­gra­fos y dos lá­pi­ces en ma­de­ra por­que le re­sul­ta­ba sen­ci­llo, más que por­que se lo pen­sa­ra mu­cho. El res­to es his­to­ria. Asis­te por las tar­des a un cur­so de eba­nis­te­ría en la que cons­tan­te­men­te sor­pren­de a su pro­fe­sor con su ha­bi­li­dad en el di­bu­jo téc­ni­co —«so­bre to­do por el te­ma de las di­fe­ren­tes sec­cio­nes», ma­ti­za— , y apro­ve­cha las no­ches, las ma­ña­nas y los po­cos mo­men­tos que tie­ne li­bres pa­ra se­guir dan­do vi­da a la ma­de­ra. Con for­mas tan di­fe­ren­tes co­mo le pro­pon­gan. Algunas ten­drán la suer­te in­clu­so de es­tar re­ser­va­das pa­ra pro­te­ger el ma­yor te­so­ro de Joel: se­rán la ca­ba­ña en el ár­bol de Thia­go.

RA­MÓN LEIRO

Joel Mar­tí­nez en el ta­ller de car­pin­te­ría que se ha cons­trui­do él mis­mo en un vie­jo gal­pón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.