El arou­sano apre­sa­do en Cam­bre con cin­co ki­lo­gra­mos de ha­chís es un agen­te pre­ju­bi­la­do de la Po­li­cía Lo­cal de Vi­la­gar­cía

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - AROUSA -

El sá­ba­do, un ve­cino de Vi­la­gar­cía y una mu­jer na­tu­ral de Pa­drón caían en Cam­bre den­tro de una ope­ra­ción desa­rro­lla­da por la Guar­dia Ci­vil con­tra el trá­fi­co de ha­chís en la pro­vin­cia de A Co­ru­ña. En su po­der se ha­lla­ban cin­co ki­lo­gra­mos de la sus­tan­cia de­ri­va­da del can­na­bis, que mo­ti­va­ron el in­gre­so en pri­sión del in­di­vi­duo, cu­ya iden­ti­dad tras­cen­dió es­ta se­ma­na. Se tra­ta de Je­sús G., un agen­te pre­ju­bi­la­do que pres­tó sus ser­vi­cios en la Po­li­cía Lo­cal de la ca­pi­tal arou­sa­na has­ta ha­ce unos me­ses.

El po­li­cía, muy co­no­ci­do en la co­mar­ca de O Sal­nés por su afi­ción al mun­do de las mo­tos, su­fre des­de ha­ce tiem­po una en­fer­me­dad en am­bas caderas que le im­pe­día desa­rro­llar su tra­ba­jo en con­di­cio­nes. Es­ta es la ra­zón por la que, tras en­ca­de­nar va­rias ba­jas mé­di­cas, aca­bó des­vin­cu­lán­do­se del cuer­po municipal, con el que ya no guar­da re­la­ción al­gu­na.

Los pro­ble­mas de sa­lud que aca­rrea­ba no le im­pi­die­ron, sin em­bar­go, cam­pear a sus an­chas en di­fe­ren­tes po­bla­cio­nes de A Co­ru­ña. Es­to es, al me­nos, lo que sos­pe­cha la Guar­dia Ci­vil, que atri­bu­ye al vi­la­gar­ciano, acu­sa­do de un de­li­to con- tra la sa­lud pú­bli­ca una ge­ne­ro­sa ca­pa­ci­dad de mo­vi­mien­tos a tra­vés de la geo­gra­fía co­ru­ñe­sa.

La in­ves­ti­ga­ción se ini­ció en oc­tu­bre, cuan­do agen­tes de la Guar­dia Ci­vil fi­ja­ron su mirada en los tra­pi­che­ros que ope­ra­ban en el en­torno de A Co­ru­ña. Las pes­qui­sas y las de­ten­cio­nes prac­ti­ca­das en­tre los ven­de­do­res a pe­que­ña es­ca­la de la zo­na con­du­je­ron a la con­clu­sión de que un pro­vee­dor co­mún abas­te­cía a la ma­yo­ría de ellos.

Pro­vi­sión a tra­pi­che­ros

La ope­ra­ción, co­no­ci­da co­mo Up­per, se cen­tró, en­ton­ces, en la iden­ti­fi­ca­ción y captura de es­te in­di­vi­duo o gru­po de in­di­vi­duos, que su­pues­ta­men­te ejer­cían un pa­pel in­ter­me­dio. Fue así co­mo ca­ye­ron el an­ti­guo agen­te arou­sano y la mu­jer, que que­dó en li­ber­tad, con la obli­ga­ción de pre­sen­tar­se ca­da se­ma­na en los juz­ga­dos de A Co­ru­ña. Ade­más de los cin­co ki­los de ha­chís y del in­hi­bi­dor de fre­cuen­cias pa­ra mó­vi­les que es­ta­ban en su po­der, los re­gis­tros prac­ti­ca­dos en Pa­drón y Vi­la­gar­cía die­ron co­mo re­sul­ta­do la aprehen­sión de más sus­tan­cias psi­co­tró­pi­cas, ma­te­rial de cor­te, munición de 9 mi­lí­me­tros, unos gri­lle­tes, un car­ga­dor y cua­tro bás­cu­las de pre­ci­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.