«Fui un aven­tu­re­ro, un cha­val que a los 22 años se mar­chó a Es­ta­dos Uni­dos»

A sus 76 años, el cien­tí­fi­co ga­lle­go si­gue en ac­ti­vo. «Soy el pri­me­ro en lle­gar al tra­ba­jo»

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS - MAR­TA VÁZ­QUEZ

Juan Ra­món San­mar­tín Lo­sa­da re­gre­só ayer a Ou­ren­se des­pués de mu­cho tiem­po. El cien­tí­fi­co, na­tu­ral de A Es­tra­da, dio una con­fe­ren­cia por la tar­de en el fo­ro que se desa­rro­lla en la es­cue­la de ingeniería ae­ro­es­pa­cial del cam­pus. Ho­ras an­tes, por la ma­ña­na, vi­si­tó el pa­zo de Mol­des, un lu­gar al que de ni­ño acu­día con fre­cuen­cia co­mo so­brino del in­te­lec­tual An­tón Lo­sa­da Dié­guez, ori­gi­na­rio de Bo­bo­rás. A sus 76 años el pro­fe­sor San­mar­tín acu­mu­la un am­plí­si­mo cu­rrícu­lo for­ma­do en va­rias uni­ver­si­da­des que co­men­zó en la dé­ca­da de los 60 del si­glo pa­sa­do, cuan­do se fue a Ma­drid pa­ra es­tu­diar Fí­si­ca e Ingeniería Ae­ro­es­pa­cial.

—En su épo­ca no era fre­cuen­te es­tu­diar, y me­nos aca­bar la ca­rre­ra y mar­char a Es­ta­dos Uni­dos... —Em­pe­cé los es­tu­dios a los 17. Era una ca­rre­ra de sie­te años y la ter­mi­né en el año 1965. Lue­go me fui un tiem­po a Es­ta­dos Uni­dos. Aque­llo era un mun­do di­fe­ren­te, tan­to que pe­se a tra­ba­jar de in­ves­ti­ga­dor aso­cia­do, que es un pues­to temporal, co­bré el di­ne­ro su­fi­cien­te pa­ra com­prar­me un pi­so y un co­che na­da más re­gre­sar a Es­pa­ña, por­que ha­bía una di­fe­ren­cia enor­me. Es­toy sa­tis­fe­cho y me da mu­cho or­gu­llo ha­ber si­do un aven­tu­re­ro, un cha­val de A Es­tra­da que se fue a ha­cer la te­sis a Es­ta­dos Uni­dos. En­ton­ces era una épo­ca com­pli­ca­da. —¿Có­mo sur­gió la po­si­bi­li­dad de tra­ba­jar en Prin­ce­ton? —De mi es­cue­la íba­mos uno ca­da año, tan­to a Prin­ce­ton co­mo al Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts. Ha­bía una in­ter­ac­ción al­ta por­que el mi­nis­tro de edu­ca­ción en aque­lla épo­ca, Gre­go­rio Mi­llán Bar­bany, era un ae­ro­náu­ti­co que te­nía muy bue­na re­la­ción con Theo­do­re Von Kar­man, un in­ge­nie­ro y fí­si­co hún­ga­ro-es­ta­dou­ni­den­se que reali­zó im­por­tan­tes con­tri­bu­cio­nes en el cam­po de la ae­ro­náu­ti­ca y la as­tro­náu­ti­ca.

—A lo lar­go de su ca­rre­ra ha par­ti­ci­pa­do en pro­yec­tos de dis­tin­tas agencias es­pa­cia­les. Des­de ha­ce unos años su tra­ba­jo se cen­tra en las de­no­mi­na­das «amarras es­pa­cia­les» . ¿En qué con­sis­ten? —Se tra­ta de una tec­no­lo­gía muy re­cien­te en la que yo he te­ni­do un pa­pel im­por­tan­te. Se des­plie­ga en un sa­té­li­te que es­tá en ór­bi­ta y es un ca­ble del­ga­do que pue­de te­ner una lon­gi­tud de va­rios ki­ló­me­tros de lar­go. Tie­ne que ser con­duc­tor y por lo ge­ne­ral he­cho en alu­mi­nio, por­que es muy li­ge­ro. Esa ama­rra tie­ne apli­ca­cio­nes en la Tie­rra, pe­ro tam­bién pue­de ser­vir pa­ra ex­plo- rar las gran­des lu­nas, así lla­mo a los cua­tro pla­ne­tas gi­gan­tes, que son Jú­pi­ter, Sa­turno, Urano y Nep­tuno. Ade­más, pue­de ser útil pa­ra que la ba­su­ra es­pa­cial reor­bi­te y ba­je.

—¿Hay mu­cha ba­su­ra es­pa­cial? —Se con­si­de­ra que hay mu­cha ba­su­ra, es un pe­li­gro, y lo se­rá ca­da vez más si no ha­ce­mos al­go. Ha ha­bi­do dos ca­sos fa­mo­sos. Uno en el que los chi­nos man­da­ron un mi­sil pro­pio con­tra un sa­té­li­te que tam­bién era de ellos. Fue en 2007 y pro­du­jo un ho­rror de frag­men­tos: una to­ne­la­da y me­dia de me­tra­lla por un cho­que que fue a pro­pó­si­to, un en­sa­yo. Lue­go hu­bo otra co­li­sión que tam­bién de­jó mu­chos re­si­duos, en­tre un sa­té­li­te Cos­mos ru­so y uno ame­ri­cano. —Us­ted vi­vió una épo­ca com­pli­ca­da, pe­ro tam­bién de opor­tu­ni­da­des. ¿Có­mo ve las co­sas hoy pa­ra los cien­tí­fi­cos? —Aho­ra no es co­mo an­tes, to­do el mun­do pue­de es­tu­diar, pe­ro es más com­pli­ca­do. Yo ten­go alum­nos, al­gu­nos ya doc­to­res, que tie­nen di­fí­cil co­lo­car­se por­que hay mu­cha com­pe­ten­cia. Hay más es­cue­las de ingeniería ae­ro­náu­ti­co, es una bue­na no­ti­cia que tam­bién ha­ya una en Ou­ren­se, pe­ro tam­bién hay mu­chas for­mas de bus­car­se la vi­da, apro­ve­chan­do be­cas pa­ra es­tu­diar fue­ra. Tam­bién se de­ben cu­brir las pla­zas que pro­fe­so­res ju­bi­la­dos co­mo yo es­ta­mos de­jan­do en las uni­ver­si­da­des.

—Es­ta ju­bi­la­do, pe­ro si­gue tra­ba­jan­do...

—Soy pro­fe­sor emé­ri­to. Si­go yen­do to­dos los días al tra­ba­jo du­ran­te cin­co ho­ras y me­dia y soy el pri­me­ro que lle­ga. Me gus­ta se­guir in­ves­ti­gan­do y pre­sen­tan­do tra­ba­jos cien­tí­fi­cos.

SAN­TI M. AMIL

Juan Ra­món San­mar­tín ha­bló ayer en el cam­pus de Ou­ren­se so­bre las «amarras es­pa­cia­les».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.