Adiós a un «mes­tre do in­xe­nio»

El Con­ce­llo de La­lín de­cre­tó dos días de lu­to ofi­cial tras su fa­lle­ci­mien­to ayer por la tar­de cuan­do iba en bi­ci­cle­ta en A To­xa

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS - RO­CÍO RAMOS

La­lín des­pi­de a Jo­sé Luis Su­ca­sas Fer­nán­dez, que fa­lle­ció en la tar­de de ayer, a los 57 años, cuan­do ha­cía de­por­te en bi­ci­cle­ta en las cer­ca­nías del cam­po de golf de la is­la de A To­xa, en O Gro­ve. Su re­pen­ti­na muer­te, al pa­re­cer a cau­sa de un in­far­to, fue re­ci­bi­da con tris­te­za por ve­ci­nos y ami­gos. Un par­ti­cu­lar lla­mó al 112 al ver­lo ten­di­do en el sue­lo y que no reac­cio­na­ba. Has­ta el lu­gar se des­pla­zó un he­li­cóp­te­ro me­di­ca­li­za­do, pe­ro los efectivos de emer­gen­cia na­da pu­die­ron ha­cer por sal­var­le la vi­da.

Na­ci­do en O Cas­te­lo, en la pa­rro­quia lalinense de Ca­drón y re­si­den­te en la ac­tua­li­dad en Vi­la­no­va de Arou­sa, Jo­sé Luis Su­ca­sas, fue en las listas del BNG en va­rias elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les des­de el 2003 y en el 2012 en­tró a for­mar par­te de la cor­po­ra­ción lalinense tras la di­mi­sión de la nú­me­ro dos de la for­ma­ción, Su­sa­na Ro­drí­guez Cam­bón. To­mó po­se­sión el 13 de enero de ese año. Ju­ró y pro­me­tió el car­go con la cor­po­ra­ción en pie, que lo re­ci­bió con aplau­sos.

Co­mo edil com­par­tió ban­ca­da con Xesús Cor­dei­ro, am­bos en las fi­las de la for­ma­ción na­cio­na­lis­ta. Hom­bre de po­cas pa­la­bras, sus es­ca­sas in­ter­ven­cio­nes en los ple­nos no pa­sa­ban des­aper­ci­bi­das por su fi­na iro­nía y la re­tran­ca de la que siem­pre ha­cía ga­la.

Eco­no­mis­ta, in­ge­nie­ro téc­ni­co in­for­má­ti­co y pa­dre de dos hi­jos, Jo­sé Luis Su­ca­sas fue co­la­bo­ra­dor ha­bi­tual de Viei­ros, Xor­nal de Ga­li­cia y Pra­za Pú­bli­ca o Le­tra en Obras y au­tor de li­bros co­mo O pa­xa­ro que nin­guén ve, So­ña­ron bu­ra­tos na te­rra, Pe­na Fu­ra­da, Nun­ca foi día de to­do y el en­sa­yo Ou­tra va­ca no mi­llo.

El Con­ce­llo de La­lín de­cre­tó dos días de lu­to ofi­cial por su fa­lle­ci­mien­to (hoy y ma­ña­na) y ex­pre­sa­ba su hon­do pe­sar y su má­xi­mo afec­to a la fa­mi­lia, ami­gos y alle­ga­dos.

Las mues­tras de con­do­len­cia inun­da­ron las re­des so­cia­les tras co­no­cer­se la no­ti­cia. El por­ta­voz del BNG de La­lín, Fran­cis­co Vi­la­ri­ño, ex­pre­sa­ba la pér­di­da de «un ami­go, un­ha das me­llo­res per­soas que co­ñe­cín en to­da a mi­ña vi­da, un patriota, un bo pai e com­pa­ñei­ro, al­guén que non co­ñe­cía a ma­li­cia».

El al­cal­de, Ra­fael Cuí­ña, se su­ma­ba al re­cuer­do de Su­ca­sas con quien com­par­tió ter­tu­lias y ca­fés y que de­fi­nía co­mo «un gran ti­po, bri­llan­te e boa xen­te». El por­ta­voz so­cia­lis­ta y te­nien­te de al­cal­de, Ni­co­lás Gon­zá­lez Ca­sa­res, des­ta­ca la pér­di­da in­men­sa pa­ra La­lín de un «mes­tre do in­xe­nio, iro­nía e re­tran­ca pu­ra», se­ña­lan­do que «ho­xe fí­xo­se som­bra en Ca­drón e o Ar­ne­go bai­xa en si­len­cio».

El por­ta­voz del PP, Jo­sé Cres­po, re­ci­bía «con sor­pre­sa e tris­tu­ra» la no­ti­cia de la muer­te de Su­ca­sas al que re­tra­ta­ba co­mo «moi boa xen­te, in­xe­nio­so, bo con­ver­sa­dor e cun­ha des­ta­ca­da ca­pa­ci­da­de de em­pa­ti­zar cos de­mais», tras­la­dan­do «to­do o aga­ri­mo e áni­mo a súa fa­mi­lia e aos seus com­pa­ñei­ros do BNG nes­te di­fí­cil mo­men­to». Pa­la­bras de pe­sar a las que se su­ma­ban las de otros mu­chos ami­gos y ve­ci­nos co­mo Luis Fer­nán­dez Rios, que des­ta­ca­ba su gus­to por ju­gar con las pa­la­bras, con el len­gua­je y su pa­sión por la lec­tu­ra. Un ami­go al que de­fi­nía co­mo una per­so­na de pa­la­bra, tra­ba­ja­do­ra y apli­ca­da. Ata sem­pre, Su­qui.

M. M.

Jo­sé Luis Su­ca­sas en el sa­lón de ple­nos en su to­ma de po­se­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.