Dos es­tra­den­ses pa­ten­tan una te­ra­pia de es­ti­mu­la­ción sen­so­rial y mo­to­ra

El Mé­to­do Ba­rru­mat com­bi­na el ejer­ci­cio fí­si­co, la cro­mo­lo­gía y la mú­si­ca de sa­xo

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS - RO­CÍO GAR­CÍA

Ma­ri Car­men Ma­ta­lo­bos y Car­los Ba­rru­so son dos es­tra­den­ses que ca­si no ne­ce­si­tan ni presentación. Ella es re­fle­xó­lo­ga, os­teó­pa­ta y qui­ro­ma­sa­jis­ta, con más de vein­te años de ex­pe­rien­cia y una con­sul­ta con lis­ta de es­pe­ra. Él es mú­si­co de los pies a la ca­be­za. Pro­fe­sor en la pres­ti­gio­sa es­cue­la Es­tu­dio, arre­glis­ta, di­rec­tor mu­si­cal de va­rias agru­pa­cio­nes ar­tís­ti­co-mu­si­ca­les y ha­bi­tual de los fes­ti­va­les de jazz. Es el sa­xo­fo­nis­ta y al­ma ma­ter de Car­los Ba­rru­so Quin­te­to y has­ta ha par­ti­ci­pa­do en el pres­ti­gio­so pro­gra­ma de TVE Jazz en­tre ami­gos.

Ba­rru­so y Ma­ta­lo­bos han au­na­do sus ha­bi­li­da­des pa­ra dar for­ma al Mé­to­do Ba­rru­mat. Se­rá un mé­to­do pio­ne­ro en Es­pa­ña que tra­ba­ja­rá as­pec­tos sen­so­ria­les y mo­to­res del or­ga­nis­mo y ser­vi­rá pa­ra po­ten­ciar la es­ti­mu­la­ción o la re­la­ja­ción.

Se­gún ex­pli­ca Car­los Ba­rru­so, en los paí­ses del nor­te de Eu­ro­pa se es­tán en­sa­yan­do con éxi­to una se­rie de te­ra­pias a ba­se de ejer­ci­cios fí­si­cos pa­ra per­so­nas con pro­ble­mas de coor­di­na­ción. Por otro la­do, em­pie­zan a im­plan­tar­se pro­gra­mas ba­sa­dos en la cro­mo­lo­gía, es de­cir, el uso del co­lor de for­ma te­ra­péu­ti­ca pa­ra co­rre­gir los des­equi­li­brios ener­gé­ti­cos. Es­ta cien­cia de­fien­de la re­la­ción di­rec­ta de los co­lo­res con las emo­cio­nes y su in­fluen­cia so­bre la men­te y el cuer­po. Se en­tien­de que tie­nen mu­cho que ver con la for­ma de reac­cio­nar de las per­so­nas y ac­túan tan­to en el plano fí­si­co co­mo en el men­tal y el emo­cio­nal.

El mé­to­do Ba­rru­mat bus­ca au­nar el ejer­ci­cio fí­si­co, la cro­mo­lo­gía y tam­bién la mú­si­ca pa­ra ac­ti­var las fun­cio­nes mo­to­ras y sen- Mú­si­co

so­ria­les del or­ga­nis­mos. «Pro­po­ne­mos ejer­ci­cios que com­bi­nan las tres co­sas, al­go que has­ta el mo­men­to no se ha­bía he­cho. Se com­bi­nan los ejer­ci­cios, las lu­ces de co­lo­res y un de­ter­mi­na­do ti­po de mú­si­ca», co­men­ta Ba­rru­so.

Se­gún ex­pli­ca, no cual­quier mú­si­ca sir­ve pa­ra al­can­zar los ob­je­ti­vos pro­pues­tos. «Los ejer­ci­cios se ha­cen con un rit­mo y un es­ti­lo con­cre­to de mú­si­ca, con me­lo­días y ar­mo­nías que el ce­re­bro atien­de y que ayu­dan a coor­di­nar lo sen­so­rial del ce­re­bro y lo fí­si­co del cuer­po», co­men­ta el mú­si­co.

Pa­ra que el mé­to­do fun­cio­ne hay otra con­di­ción in­dis­pen­sa­ble: la mú­si­ca tie­ne que ser en di­rec­to. «No tie­ne na­da que ver per­ci­bir la mú­si­ca en di­rec­to con ha­cer­lo a tra­vés de una gra­ba­ción», ase­gu­ra Ba­rru­so. Tam­po­co da lo mis­mo el ins­tru­men­to ele­gi­do. El Mé­to­do Ba­rru­mat apues­ta por la mú­si­ca de sa­xo en di­rec­to. «El sa­xo es uno de los ins­tru­men­tos que más rá­pi­do lle­ga al ce­re­bro, al sen­so­rial. En­se­gui­da se le pres­ta aten­ción», ex­pli­ca el sa­xo­fo­nis­tas es­tra­den­se.

Pró­xi­ma­men­te, en A Es­tra­da

El mé­to­do ya ha co­men­za­do su ro­da­je con va­rios ta­lle­res im­par­ti­dos con éxi­to en Ber­ta­mi­ráns y Noia. Pró­xi­ma­men­te es­tá pre­vis­to pre­sen­tar­lo en A Es­tra­da y or­ga­ni­zar una mas­ter­class de prue­ba. Si to­do va bien, el pró­xi­mo año po­drían im­plan­tar­se cur­sos re­gu­la­res con es­te mé­to­do.

Se­gún ex­pli­can sus crea­do­res, el mé­to­do pue­de re­sul­tar be­ne­fi­cio­so ca­si pa­ra cual­quier per­so­na. En ni­ños, es­tá in­di­ca­do pa­ra me­jo­rar el au­to­con­trol y la im­pul­si­vi­dad, re­la­ja­ción, aten­ción y concentración, au­men­to de la ca­pa­ci­dad de me­mo­ria, me­mo­ria vi­sual, desa­rro­llo neu­ro­mo­tor, la­te­ra­li­dad, mo­tri­ci­dad grue­sa y fi­na, coor­di­na­ción ócu­lo-ma­nual, ha­bi­li­da­des so­cia­les, sis­te­ma ócu­lo-mo­tor, sis­te­ma de aco­mo­da­ción, re­la­ja­ción y fle­xi­bi­li­dad pa­ra pre­ve­nir la mio­pía, sis­te­ma de di­ver­gen­cias y con­ver­gen­cias o su­pera­ción de miedos.

En adul­tos, los be­ne­fi­cios son: re­la­ja­ción, an­ti­es­trés y des­car­ga de agre­si­vi­dad, coor­di­na­ción neu­ro­mo­to­ra, aten­ción y concentración, au­to­con­trol y dis­ci­pli­na men­tal, con­cien­cia in­te­rior, en­tre­na­mien­to au­tó­geno (in­ten­tar re­du­cir el rit­mo car­día­co y res­pi­ra­to­rio), des­ac­ti­va­ción del ex­ce­so de car­ga fi­sio­ló­gi­ca, dis­mi­nu­ción de la ten­sión mus­cu­lar, au­men­to de la va­so­di­la­ta­ción pa­ra me­jo­rar la oxi­ge­na­ción pe­ri­fé­ri­ca y dis­mi­nu­ción de la can­ti­dad del lac­ta­to san­guí­neo, ins­ti­ga­dor de la an­sie­dad.

«Tra­ba­ja­mos con mú­si­ca en di­rec­to de sa­xo, uno de los ins­tru­men­tos que an­tes lle­ga al ce­re­bro» Car­los Ba­rru­so

El mé­to­do de Ba­rru­so y Ma­ta­lo­bos se ha ido ro­dan­do en ta­lle­res en Ber­ta­mi­ráns y Noia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.