Un her­vi­de­ro con epi­cen­tro en Ba­rro

El re­no­va­do y con­cu­rri­do mer­ca­di­llo y la tar­de de sol aba­rro­ta­ron la zo­na de O Pa­zo

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PORTADA - MARÍA HERMIDA

El mer­ca­di­llo de Ba­rro vol­vió a la vi­da. Tras una tem­po­ra­da de ca­pa caí­da por dis­tin­tos pro­ble­mas, ayer se ce­le­bró la pri­me­ra fe­ria ges­tio­na­da di­rec­ta­men­te por el Con­ce­llo, que con­tó con la com­pli­ci­dad de una es­plén­di­da tar­de de sol. El re­sul­ta­do fue cla­ro y con­tun­den­te: hu­bo aba­rro­te de clien­tes, se mon­ta­ron más pues­tos que nun­ca y los ven­de­do­res am­bu­lan­tes, en ge­ne­ral, mos­tra­ron su sa­tis­fac­ción con la re­no­va­da ci­ta do­mi­ni­cal. «Que ve­ña moi­ta xen­te sem­pre é bo. Se ve­ñen mil tes mil po­si­bi­li­da­des de ven­der, e se ve­ñen dez mil tes dez mil po­si­bi­li­da­des», se­ña­la­ba una ven­de­do­ra de za­pa­ti­llas y te­nis ve­te­ra­na en el mer­ca­di­llo de Ba­rro que con­fir­ma­ba que, al fin, la fe­ria vol­vía a te­ner em­pa­que.

So­bre las cua­tro y me­dia de la tar­de, los apar­ca­mien­tos en tie­rra pe­ga­dos al mer­ca­di­llo —que se con­vier­ten en ba­rri­za­les con llu­via, pe­ro en los que ayer se apar­ca­ba es­tu­pen­da­men­te— em­pe­za­ban a con­cu­rrir­se. Una mu­jer en­tra­da en años, ve­ci­na de Cam­pa­ñó, mi­ra­ba ha­cia los pues­tos de la fe­ria y le de­cía a sus acom­pa­ñan­tes: «Ao me­llor ao fi­nal é o de sem­pre. Di­cían que ho­xe ían vir postos no­vos pe­ro non sei eu... non se ve moi­ta cou­sa». Pe­ro, con­for­me se fue acer­can­do a la ca­lle de O Pa­zo, don­de pri­me­ro en una lar­ga ba­ja­da y lue­go

«Á ma­ñá fun ao mer­ca­di­llo de Noia e á tar­de a Ba­rro. Se po­do non os per­do, e ta­mén me gus­ta o de Pa­drón» María Cas­tro­mán

«As ven­tas xa se irá ven­do co­mo van. De mo­men­to veu moi­tí­si­ma xen­te, e iso sem­pre é cou­sa boa» María Fon­tán

Ven­de­do­ra de cal­za­do

«Es la pri­me­ra vez que ven­go. Nor­mal­men­te ven­do en fies­tas, pe­ro al ser la fe­ria un do­min­go me ani­mé» Ka­ta­ri­na Ur­ban­ki

Ven­de­do­ra de ham­bur­gue­sas

Clien­ta que vino des­de Ca­toi­ra

en una ro­ton­da es­tán los pues­tos, la mu­jer rec­ti­fi­ca­ba: «Pois si que es­tá ben a cou­sa, ho­xe hai de to­do aquí», se­ña­la­ba. Lo mis­mo opi­na­ban clien­tes lle­ga­dos des­de Ca­toi­ra, Vi­la­gar­cía, Pon­te­ve­dra, Cal­das o Mo­ra­ña. Lla­ma­ba la aten­ción, so­bre to­do, la afluen­cia de gen­te jo­ven. «No­so­tros es al úni­co mer­ca­di­llo que va­mos, y el mo­ti­vo es que es por la tar­de. Eso es una ma­ra­vi­lla, vie­nes con los ni­ños, me­rien­dan en el par­que —pe­ga­dos a la fe­ria hay va­rios es­pa­cios de ocio in­fan­til— y pa­sas la tar­de», se­ña­la­ba una pa­re­ja de pon­te­ve­dre­ses que acu­día acom­pa­ña­da de sus pe­que­ños y que es­ta­ban ha­cien­do co­la pa­ra com­prar chu­rros y ros­qui­llas.

Va­rios ven­de­do­res am­bu­lan­tes se­ña­la­ban que lo que más les gus­ta de la nue­va ges­tión de la fe­ria es lo or­de­na­da que es­tá.

RA­MÓN LEIRO

Tal y co­mo se es­pe­ra­ba, la afluen­cia de pues­tos fue al­ta y la va­rie­dad de pro­duc­tos tam­bién.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.