Tram­po­lín y re­fe­ren­cia del fút­bol ba­se ga­lle­go

En sus ca­si 70 años de vi­da, el Areo­sa vi­gués ha lan­zan­do a mul­ti­tud de ju­ga­do­res ha­cia Se­gun­da y Se­gun­da B

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PONTEVEDRA DEPORTES - MÍRIAM VÁZ­QUEZ FRA­GA

El coor­di­na­dor de la ba­se del Areo­sa, Hum­ber­to Pérez, va ca­mino de los 30 años vien­do cre­cer per­so­nal y fut­bo­lís­ti­ca­men­te los ni­ños que pa­san por San An­drés de Co­me­sa­ña. Por­que la fi­lo­so­fía de una de las gran­des re­fe­ren­cias de es­te de­por­te a ni­vel vi­gués más allá del Cel­ta —con el que tie­nen un con­ve­nio de co­la­bo­ra­ción—, es for­mar ju­ga­do­res des­de que se ini­cian con el fin de que un día lle­guen al Ju­ve­nil de Di­vi­sión de Ho­nor. Y de ahí, has­ta don­de se pue­da.

«Nues­tro ma­yor or­gu­llo son los fut­bo­lis­tas que em­pe­za­ron con no­so­tros y han po­di­do ju­gar en Se­gun­da, co­mo Richy, en el Gi­ro­na; Die­go Ma­ri­ño en el Spor­ting, o Hu­go Ál­va­rez, Hu- gui­to, en el UCAM», men­cio­na Pérez, que nu­tre el cuer­po téc­ni­co jun­to con un gru­po de ami­gos que em­pe­za­ron ju­gan­do en in­fan­ti­les y ju­ve­ni­les en el des­apa­re­ci­do Cou­to y lue­go se fue­ron re­en­con­tran­do en su ac­tual club.

El téc­ni­co co­men­zó tra­ba­jan­do con ale­vi­nes y ha pa­sa­do por to­das las ca­te­go­rías. Le «apa­sio­na» el fút­bol y, so­bre to­do, su la­bor con la ba­se. «Los más pe­que­ños vie­nen con seis años. ¡Ha­ce fal­ta mu­cha pa­cien­cia! Tie­nes que en­se­ñar­les a sen­tar­se, aten­der, cal­zar­se y atar­se las bo­tas... Y fut­bo­lís­ti­ca­men­te ejer­ci­cios muy bá­si­cos», des­gra­na. Con ellos, pre­ben­ja­mi­nes, se en­tre­na dos días y has­ta los in­fan­ti­les no se pa­sa a los cua­tro. «Lo que más les di­vier­te es el ba­lón. Siem­pre te re­pi­ten que cuán­do ju­ga­mos, que cuán­do ti­ra­mos...». ci­ben una car­ta cuan­do em­pie­zan «re­cor­dán­do­les que va­lo­ren a su hi­jo y al en­tre­na­dor que pier­de tiem­po de es­tar con su fa­mi­lia pa­ra edu­car­le».

En lo es­tric­ta­men­te de­por­ti­vo, a Hum­ber­to le co­rres­pon­de ve­lar por la pro­gre­sión de los ju­ga­do­res y va­lo­rar, a me­di­da que pro­gre­san, cuán­do es­tán lis­tos pa­ra dar el sal­to de un con­jun­to a otro, tam­bién en fun­ción de las ca­ren­cias del de ma­yor ni­vel. «Ac­tual­men­te, y des­de ha­ce va­rios años, te­ne­mos a to­dos nues­tros equi­pos, on­ce, en las má­xi­mas ca­te­go­rías», ce­le­bra. De 22 ju­ga­do­res en el Ju­ve­nil de Di­vi­sión de Ho­nor, so­lo tres son nue­vos. «El res­to es­tu­vie­ron co­mo mí­ni­mo el año pa­sa­do, cin­co des­de ben­ja­mi­nes y ocho des­de ale­vi­nes. Nues­tra fi­lo­so­fía es de can­te­ra, por­que así va­lo­ra­mos tam­bién el tra­ba­jo de nues­tros pro­pios en­tre­na­do­res», se­ña­la. Son un to­tal de 22, la ma­yo­ría con gran ex­pe­rien­cia y al­guno in­clu­so con más años en la en­ti­dad que el pro­pio Pérez.

El gran nú­me­ro de clu­bes que hay en Vi­go y su área ha­cen com­pli­ca­da la cap­ta­ción de cha­va­les, ad­mi­te. «Siem­pre cues­ta, pe­ro ge­ne­ral­men­te es­pe­ra­mos que ven­gan a no­so­tros. Si in­ten­ta­mos in­cor­po­rar ni­ños de otros clu­bes tie­ne que ser pa­ra que jue­guen en una ca­te­go­ría su­pe­rior a aque­lla don­de lo vie­nen ha­cien­do. Pe­ro la pre­fe­ren­cia es nues­tra can­te­ra». Del mis­mo mo­do, en el pa­so al Cel­ta se de­be cum­plir idén­ti­co re­qui­si­to, que se mar­chen pa­ra su­bir de ca­te­go­ría. Por­que tra­ba­jan des­de ha­ce ca­si sie­te de­ce­nios con una pre­mi­sa cla­ra: que el Areo­sa fun­cio­ne co­mo un tram­po­lín.

XOÁN CARLOS GIL

La la­bor de Hum­ber­to Pérez co­mo coor­di­na­dor y di­rec­ti­vo del Areo­sa fue pre­mia­do re­cien­te­men­te en los ga­lar­do­nes que otor­ga la Fun­da­ción Vi­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.