Lalín im­pu­so las pri­me­ras mul­tas por ori­nar o ti­rar co­li­llas en la ca­lle

Las pri­me­ras san­cio­nes se em­pe­za­ron a apli­car des­de el día 1 y son de 30 eu­ros

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PORTADA - ROCÍO RA­MOS

In­cum­plir la or­de­nan­za me­dioam­bien­tal en Lalín pue­de sa­lir ca­ro, aun­que de mo­men­to las san­cio­nes que se es­tán apli­can­do son las mí­ni­mas, de trein­ta eu­ros. Las mul­tas em­pie­zan a po­ner­se des­pués de al­go más de un año y me­dio de in­for­ma­ción al ciu­da­dano, lla­ma­das de aten­ción y ad­ver­ten­cias.

Un lar­go pe­río­do que, apun­ta la con­ce­ja­la de Me­dio Am­bien­te, Ce­lia Alonso, no hi­zo que se co­rri­gie­sen los ma­los com­por­ta­mien­tos. La con­ce­ja­la se­ña­la que «so fai fa­lla dar­se un­ha vol­ta po­lo po­bo pa­ra ver os car­tóns ti­ra­dos, ou as ca­vi­chas no chan».

Des­de el pa­sa­do día 1, cual­quier in­frac­ción pue­de aca­rrear una san­ción. Una me­di­da con la que se pre­ten­de plan­tar ca­ra al in­ci­vis­mo y con­se­guir me­jo­rar la ima­gen de la vi­lla.

Ce­lia Alonso ex­pli­có ayer en Ra­dio­voz, que la Po­li­cía Lo­cal tie­ne or­den «por es­cri­to, de pa­la­bra e por to­das as ma­nei­ras» de mul­tar a quien se sal­te a la to­re­ra la or­de­nan­za. Apun­ta que la Guar­dia Ci­vil cuan­do en­con­tró a al­gún in­frac­tor ya le abrió un ex­pe­dien­te al­gu­nas de ellas se fue­ron ya lle­van­do a ca­bo. Se­ña­la que «un­has xa es­tán co­bra­das e ou­tras es­tán no ORAL».

De las que ya se pu­sie­ron fi­gu­ran, ase­gu­ra Alonso, va­rias por ori­nar en la ca­lle y al­gu­na más por pe­rros suel­tos. De es­tas, so­lo una fue im­pues­ta por la Po­li­cía Lo­cal, en es­te ca­so por un pe­rro suel­to. Las otras fue­ron tra­mi­ta­das por agen­tes de la Guar­dia Ci­vil.

La con­ce­ja­la des­ta­ca que «to­dos os ex­pe­dien­tes que se abren che­gan ao fi­nal». De mo­men­to, to­das fue­ron por la mis­ma cuan­tía: trein­ta eu­ros.

Alonso se que­ja de que pe­se al lar­go pe­río­do de in­for­ma­ción y ad­ver­ten­cias «os com­por­ta­men­tos non mu­da­ron moi­to e te­rá que ser ago­ra vía san­ción» se­ña­lan­do que «é un­ha pe­na que a xen­te se con­cien­cie con san­cións».

An­te una in­frac­ción los agen­tes, bien sea la Po­li­cía Lo­cal o la Guar­dia Ci­vil, iden­ti­fi­can al in­frac­tor, le co­gen los da­tos y ya le in­for­man de que se abre un ex­pe­dien­te y se tra­mi­ta la mul­ta, con el con­si­guien­te pe­río­do de po­si­bles ale­ga­cio­nes por par­te del in­frac­tor,

Ti­rar las co­li­llas al sue­lo, es­cu­pir, no re­co­ger las de­po­si­cio­nes de los pe­rros, ti­rar la ba­su­ra a des­tiem­po, lo mis­mo que el car­tón u ori­nar en la ca­lle, son al­gu­nos de los mu­chos com­por­ta­mien­tos que pue­den ori­gi­nar a quie­nes los lle­ven a ca­bo una mul­ta.

El Con­ce­llo ad­qui­rió, ex­pli­ca Alonso, dos lec­to­res de chips pa­ra la Po­li­cía Lo­cal. Es­tos per­mi­ti­rán a los agen­tes, en el mo­men­to que de­tec­tan a un pe­rro suel­to dar con el due­ño y exi­gir res­pon­sa­bi­li­da­des, en su ca­so.

La con­ce­ja­la se que­ja de que mu­chas ve­ces los due­ños cuan­do sa­can a los pe­rros a pa­sear los de­jan suel­tos y es­tos aca­ban ha­cien­do sus de­po­si­cio­nes en cual­quier par­te, mu­chas ve­ces en al­gu­na ace­ra o en un par­que in­fan­til, y sin que na­die las re­co­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.