El CHUS cons­ta­ta que el 40 % de los in­far­ta­dos aban­do­nan la me­di­ca­ción sin re­co­no­cer­lo

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS -

Quie­nes so­bre­vi­ven a un in­far­to de mio­car­dio de­ben se­guir un tra­ta­mien­to el res­to de su vi­da. Con­sis­te en to­mar me­di­ca­men­tos que au­men­tan su ca­li­dad y es­pe­ran­za de vi­da, de­jar de fu­mar e in­cor­po­rar há­bi­tos sa­lu­da­bles co­mo una bue­na ali­men­ta­ción o ha­cer ejer­ci­cio fí­si­co, ex­pli­ca el car­dió­lo­go Carlos Pe­ña, res­pon­sa­ble de la uni­dad de Reha­bi­li­ta­ción Car­día­ca del CHUS de San­tia­go.

Pa­ra ayu­dar­les, les ofre­cen par­ti­ci­par en un pro­gra­ma de reha­bi­li­ta­ción car­día­ca: «Acu­den cin­co gru­pos de seis pa­cien­tes ca­da uno a dia­rio, du­ran­te una ho­ra, y te­ne­mos lis­ta de es­pe­ra. Asis­ten en­tre dos y tres me­ses, y par­te de ese co­lec­ti­vo de pa­cien­tes se sor­pren­de de lo bien que se sien­ten, me­jor que an­tes de pa­de­cer el in­far­to. Mien­tras acu­den a reha­bi­li­ta­ción un 95 % cum­plen bien to­do el tra­ta­mien­to», apun­ta Carlos Pe­ña.

Des­pués, con el pa­so del tiem­po, la si­tua­ción va­ría: «Más del 40 % aban­do­nan la me­di­ca­ción, aun­que no sue­len re­co­no­cer­lo; se sa­be por es­tu­dios que se rea­li­za­ron so­bre con­cen­tra­cio­nes de fár­ma­cos en su or­ga­nis­mo, por­que si se les pre­gun­ta, la ma­yo­ría di­cen que sí to­man las pas­ti­llas. Mu­chas ve­ces se ol­vi­dan, por­que de­ben to­mar va­rias», agre­ga.

Ade­más, «aun­que la ma­yo­ría aban­do­nan el ta­ba­co, un 10 % re­caen y otro 10 % no con­si­gue de­jar de fu­mar nun­ca». Una de las re­co­men­da­cio­nes que sue­len res­pe­tar más es ca­mi­nar. Y pa­ra im­pul­sar­la, el ser­vi­cio de Car­dio­lo­gía del área sa­ni­ta­ria or­ga­ni­zó ayer una ac­ti­vi­dad pro­mo­cio­nal de la mar­cha nór­di­ca. Se su­mó así a la ce­le­bra­ción del Día In­ter­na­cio­nal de la Ac­ti­vi­dad Fí­si­ca, que se con­me­mo­ra ma­ña­na. Acu­die­ron una vein­te­na de pa­cien­tes que so­bre­vi­ven a un in­far­to. Cons­ti­tu­ye­ron una aso­cia­ción, Co­ra­zo­na­das, y tra­mi­tan su le­ga­li­za­ción, ex­pli­ca Mi­guel Án­gel Igle­sias, el te­so­re­ro, que es­ta­ba en­tre los par­ti­ci­pan­tes.

Mi­guel Án­gel Igle­sias ma­ni­fes­ta­ba que, tras su­pe­rar el in­far­to, su vi­da «mu­dou moi­to. Ago­ra te­ño máis pro­ble­mas pa­ra tra­ba­llar, sen o mes­mo rit­mo que an­tes; e a ali­men­ta­ción ta­mén e moi di­fe­ren­te». To­dos re­ci­bie­ron ex­pli­ca­cio­nes de có­mo pa­sear de for­ma más sa­lu­da­ble, con cam­bios de rit­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.