Acu­san a un em­pre­sa­rio de Lalín de es­ta­far 200.000 eu­ros en cré­di­tos

Fal­si­fi­ca­ba las fir­mas de sus clien­tes pa­ra con­se­guir más de se­sen­ta prés­ta­mos

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PORTADA -

La Guar­dia Ci­vil de­tu­vo ayer al ad­mi­nis­tra­dor y pro­pie­ta­rio de Ro­de­za de Lalín, O. O. R. ou­ren­sano de 37 años de edad, co­mo pre­sun­to au­tor de un de­li­to de es­ta­fa al con­se­guir prés­ta­mos ban­ca­rios fal­si­fi­can­do la fir­ma de clien­tes de su em­pre­sa de­di­ca­da al mo­bi­lia­rio de co­ci­na. Un pri­mer afec­ta­do, que has­ta el mo­men­to son 27 y re­si­den­tes en to­da Ga­li­cia, fue quien de­nun­ció la exis­ten­cia de un cré­di­to a su nom­bre que no ha­bía so­li­ci­ta­do.

El em­pre­sa­rio de­te­ni­do ges­tio­nó más de se­sen­ta cré­di­tos, se­gún las es­ti­ma­cio­nes de la Guar­dia Ci­vil, con los que ob­tu­vo una can­ti­dad eco­nó­mi­ca es­ti­ma­da ini­cial­men­te en más de 200.000 eu­ros. Ade­más del pre­sun­to de­li­to de es­ta­fa se le acu­sa de otro de usur­pa­ción de es­ta­do ci­vil y uno más de fal­se­dad do­cu­men­tal.

Los prés­ta­mos de las en­ti­da­des ban­ca­rias los ha­bía con­se­gui­do O. O. R. a nom­bre de sus clien­tes. Pa­ra ello tra­mi­ta­ba la so­li­ci­tud y la apro­ba­ción del cré­di­to a tra­vés de In­ter­net. En ese pro­ce­so fal­si­fi­ca­ba la fir­ma di­gi­tal de per­so­nas que ha­bían acu­di­do a Ro­de­za pa­ra ad­qui­rir sus pro­duc­tos o al­gún ser­vi­cio de es­ta em­pre­sa la­li­nen­se. Los in­ves­ti­ga­do­res con­si­de­ran que se tra­ta de una per­so­na con bas­tan­tes co­no­ci­mien­tos in­for­má­ti­cos, ade­más de con­tro­lar al de­ta­lle el fun­cio­na­mien­to in­terno de los ban­cos pa­ra elu­dir que le des­cu­brie­sen.

Du­ran­te la ma­ña­na de ayer agen­tes del cuar­tel de Lalín acu­dían a la se­de de Ro­de­za pa­ra efec­tuar un re­gis­tro. Pro­ce­die­ron a in­cau­tar­se de di­ver­so ma­te­rial in­for­má­ti­co ade­más de do­cu­men­ta­ción re­la­ti­va a la em­pre­sa y a las ges­tio­nes efec­tua­das con los ban­cos. Tam­bién se en­con­tra­ron con más de vein­te lí­neas abier­tas de te­le­fo­nía de pre­pa­go, que su­pues­ta­men­te uti­li­za­ba el de­te­ni­do pa­ra lle­var a ca­bo las fir­mas di­gi­ta­les.

Des­de la Guar­dia Ci­vil des­ta­ca­ban ayer el al­to gra­do de so­fis­ti­ca­ción en las fal­si­fi­ca­cio­nes de las cer­ti­fi­ca­cio­nes di­gi­ta­les rea­li­za­das por es­te em­pre­sa­rio pa­ra con­se­guir los prés­ta­mos. Ade­más se ha­bía con­ver­ti­do en un per­fec­to imi­ta­dor de las rú­bri­cas de los clien­tes a cu­yo nom­bre pe­día los cré­di­tos, ya que tam­bién acu­día a ofi­ci­nas ban­ca­rias a fir­mar do­cu­men­ta­ción don­de re­pro­du­cía la de los afec­ta­dos. De es­ta ma­ne­ra lle­gó a rea­li­zar ope­ra­cio­nes por mi­les de eu­ros sin que fue­se des­cu­bier­to por las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras.

La ope­ra­ción si­gue abier­ta en es­pe­ra de ana­li­zar al com­ple­to la do­cu­men­ta­ción re­ca­ba­da en el re­gis­tro de ayer, pues pue­de exis­tir la po­si­bi­li­dad de que ha­ya más afec­ta­dos. El ad­mi­nis­tra­dor de Ro­de­za es­tá pre­vis­to que pa­se en las pró­xi­mas ho­ras a dis­po­si­ción ju­di­cial en Lalín, con la acu­sa­ción de tres pre­sun­tos de­li­tos, des­de es­ta­fa a usur­pa­ción del es­ta­do ci­vil y fal­se­dad do­cu­men­tal.

En el re­gis­tro a sus ofi­ci­nas se ha­lla­ron más de vein­te lí­neas abier­tas de te­le­fo­nía mó­vil

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.