Abra­zos que es­con­den des­va­li­ja­mien­tos

Los úl­ti­mos hur­tos de las la­dro­nas amo­ro­sas y la cer­ca­nía de la Se­ma­na San­ta po­nen en aler­ta a la po­li­cía

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PONTEVEDRA - LÓPEZ PENIDE

Son gru­pos iti­ne­ran­tes, ca­pa­ces de re­co­rrer bue­na par­te de la geo­gra­fía es­pa­ño­la en cues­tión de unos po­cos días, dar una se­rie de gol­pes y re­gre­sar a sus pi­sos fran­co. En los úl­ti­mos días, las la­dro­nas amo­ro­sas han vuel­to a ac­tuar en Pon­te­ve­dra, un he­cho que su­ma­do a la pro­xi­mi­dad de la Se­ma­na San­ta ha pues­to en aler­ta a los cuer­pos po­li­cia­les.

Dos son los mo­dus ope­ran­di que es­tos gru­pos em­plean pa­ra abor­dar a sus po­ten­cia­les víc­ti­mas. «O van en un vehícu­lo que con­du­ce siem­pre un hom­bre y den­tro van dos mu­je­res y pa­ran a la gen­te por la ca­lle pa­ra pre­gun­tar­le por al­gu­na di­rec­ción o pa­ra de­cir­le que ne­ce­si­tan lle­gar a un hos­pi­tal con ur­gen­cia o ac­túan a pie en el cen­tro de la ciu­dad y en los en­tor­nos en los que sa­ben que es­tá el per­fil de víc­ti­ma que bus­can», ex­pli­ca una agen­te de la Po­li­cía Na­cio­nal.

Nor­mal­men­te, se fi­jan en per­so­nas de edad avan­za­da y que por­tan jo­yas a la vis­ta, así co­mo pre­fie­ren abor­dar a aque­llas víc­ti­mas que se en­cuen­tran so­las. Una de las dos úl­ti­mas de­nun­cias in­ter­pues­tas en la Co­mi­sa­ría alu­día a una mu­jer que fue abor­da­da a la sa­li­da de mi­sa, mien­tras que a la se­gun­da le pre­gun­ta­ron por una di­rec­ción des­de un tu­ris­mo. En es­tos ca­sos, lo ha­bi­tual es que, en cuan­to se aso­man a la ven­ta­ni­lla, las la­dro­nas apro­ve­chan pa­ra agra­de­cer­le el in­te­rés mos­tra­do con to­da cla­se de mues­tras de ca­ri­ño: «Le to­can la ca­ra y el cue­llo, y es el mo­men­to en el que le sus­traen lo que lle­van de oro», aña­dió la po­li­cía.

No es es­ta la úni­ca ex­cu­sa que es­tas pro­fe­sio­na­les del ro­bo em­plean pa­ra ga­nar­se la con­fian­za de sus ob­je­ti­vos. En otros ca­sos, se apro­xi­man a las víc­ti­mas co­men­tán­do­les el su­pues­to pa­re­ci­do su­yo con un fa­mi­liar o, in­clu­so, se han da­do ca­sos de que la apro­xi­ma­ción es­ta­ba vin­cu­la­da con una pro­po­si­ción pa­ra man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les. El ob­je­ti­vo, en to­do ca­so, es siem­pre el mis­mo, acer­car­se lo su­fi­cien­te pa­ra «ini­ciar un con­tac­to fí­si­co».

«Van al oro, a lo que bri­lla», des­ta­có. La Po­li­cía Na­cio­nal, se­gún con­fir­mó es­ta agen­te, ha con­fir­ma­do que los bo­ti­nes sue­len ter­mi­nar en tien­das de com­pra­ven­ta de es­te me­tal pre­cio­so, si bien, y qui­zás de­bi­do a la pre­sión que hay so­bre es­tos ne­go­cios, ca­da vez es más co­mún que fun­dan las pie­zas de oro u op­ten por sa­car­las del te­rri­to­rio na­cio­nal ha­cia ter­ce­ros paí­ses.

Una de las cues­tio­nes que más lla­ma la aten­ción es el he­cho de que se tra­ta de ra­te­ras «muy ha­bi­li­do­sas», lo que ex­pli­ca que mu­chas de sus víc­ti­mas, tal y co­mo ocu­rrió en el ca­so de las dos pon­te­ve­dre­sas, no se per­ca­ten de la sus­trac­ción has­ta que no lle­ga­ron a sus res­pec­ti­vas vi­vien­das. A es­to se su­ma el he­cho de que «mu­cha gen­te no de­nun­cia por­que cree que per­dió lo que lle­va­ba pues­to o la car­te­ra por la ca­lle».

CAPOTILLO

La Po­li­cía Na­cio­nal man­tie­ne una vi­gi­lan­cia con­ti­nua en el cas­co ur­bano de Pon­te­ve­dra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.