El ar­qui­tec­to que po­dría ha­cer tem­blar a Trump

De­mos­tró en una sin­gu­lar in­ter­ven­ción en el Sa­lón do Li­bro que no hay mu­ros que no se pue­dan de­rrum­bar

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - AGENDA - MARÍA HERMIDA

A Ro­mán Cor­ba­to le po­ne ner­vio­so es­cu­char que al­go es im­po­si­ble de ha­cer, que no se pue­de ni si­quie­ra in­ten­tar. Lo cuen­ta mien­tras ges­ti­cu­la mu­cho, con los bra­zos y con la ca­be­za, sen­ta­do en la ca­fe­te­ría de la fa­cul­tad pon­te­ve­dre­sa de Be­llas Ar­tes. Cor­ba­to es ar­qui­tec­to y ar­tis­ta a par­tes igua­les. No cree en los im­po­si­bles. Y sí ima­gi­na un mun­do me­jor. Qui­zás por eso se sin­tió tan có­mo­do con el ta­ller que lle­vó a ca­bo en el re­cien­te­men­te clau­su­ra­do Sa­lón do Li­bro de Pon­te­ve­dra, cu­yo le­ma pre­ci­sa­men­te era O mun­do que que­re­mos. En esa ci­ta, Cor­ba­to con­tó con la com­pli­ci­dad de unos 150 ni­ños pa­ra cons­truir, po­co a po­co y con pa­cien­cia de maes­tro can­te­ro, un enor­me mu­ro de ca­jas de car­tón. Mien­tras lo le­van­ta­ban, a Cor­ba­to le sor­pren­dió que los ni­ños, cuan­do les pre­gun­ta­ba por mu­ros al­tos fa­mo­sos, no se acor­da­sen ni de la mu­ra­lla chi­na ni de la de Lu­go. So­lo le ha­bla­ban del mu­ro de Trump. El úl­ti­mo día del Sa­lón, en un ac­to car­ga­do de sim­bo­lis­mo, el mu­ro fue de­rri­ba­do por los ni­ños. Que­dó cla­ro que los mu­ros caen. Y que pue­den caer con mu­chí­si­ma fa­ci­li­dad. Bas­ta con que­rer que cai­gan.

La con­ver­sa­ción arran­ca ahí. En que no se pue­de dar na­da por im­po­si­ble, ni si­quie­ra po­der de­rri­bar­le el mu­ro al mis­mí­si­mo Trump. Po­co a po­co, y mien­tras si­gue ges­ti­cu­lan­do, Cor­ba­to va en­la­zan­do ese men­sa­je de lu­cha, de afán de su­pera­ción, con su pro­pia vi­da. Na­ció y vi­vió has­ta los 18 años en Gi­jón. Fue ni­ño de ciu­dad pe­ro en cons­tan­te con­tac­to con el ru­ral, con la mon­ta­ña, con el pai­sa­je... la ma­dre bió­lo­ga que tie­ne le con­ta­gió su cu­rio­si­dad por la na­tu­ra­le­za, por ave­ri­guar­lo to­do de los ani­ma­les o de la tie­rra que pi­sa- ba. De pe­que­ño de­cía que que­ría ser ve­te­ri­na­rio. Lue­go le en­tró el gu­sa­ni­llo de ser fo­tó­gra­fo. Y, cuan­do tu­vo que ele­gir, eli­gió ar­qui­tec­tu­ra. Se mar­chó a vi­vir a A Co­ru­ña y allí hi­zo la ca­rre­ra. A su tér­mino, se em­pleó en un es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra. Le gus­ta­ba. Pe­ro ne­ce­si­ta­ba más. «No sé có­mo ex­pli­car­lo, pe­ro te­nía in­quie­tu­des ar­tís­ti­cas, veía que que­ría ha­cer más co­sas», in­di­ca. En el año 2013, de­ci­dió que te­nía que pa­rar­se a re­fle­xio­nar. «Me pu­se a pen­sar si iba bien, si iba ha­cia don­de que­ría ir y, apro­ve­chan­do que la cri­sis tam­bién es­ta­ba apre­tan­do mu­cho en el te­ma de la ar­qui­tec­tu­ra, de­ci­dí cam­biar mi vi­da y ve­nir­me a Pon­te­ve­dra a ha­cer un más­ter», ex­pli­ca.

Ex­po­si­cio­nes e in­ter­ven­cio­nes

Di­ce que lo su­yo con el ar­te fue una in­mer­sión a lo bes­tia. Lle­gó a ha­cer el más­ter y se dio cuen­ta de que nun­ca más que­ría se­pa­rar su vo­ca­ción de ar­qui­tec­to de la de ar­tis­ta. Ha­ce in­ter­ven­cio­nes y ex­po­si­cio­nes, so­bre to­do de es­cul­tu­ra y con ma­te­rial re­ci­cla­do, des­de ma­de­ra ero­sio­na­da por el mar has­ta es­com­bros o azu­le­jos ro­tos. Ex­pu­so en su tie­rra, As­tu­rias, en dis­tin­tos si­tios de Ga­li­cia o en Ró­ter­dam.

Di­ce que el hi­lo con­duc­tor de su ar­te es la re­la­ción del pai­sa­je con las per­so­nas. Y que no es ca­paz de crear sin vi­vir pri­me­ro. Hi­zo una in­ter­ven­ción ar­tís­ti­ca, una es­pe­cie de tien­das de cam­pa­ña co­lo­ri­das, en un pa­ra­je ru­ral as­tu­riano y ahí es­tu­vo trein­ta días dur­mien­do y viviendo, em­pa­pán­do­se del lu­gar. Ha­bla del mar, de la mon­ta­ña y de ca­mi­nar. Le gus­ta sen­tir los ca­mi­nos. Tan­to, que de­jó de es­cu­char música en sus ca­mi­na­tas pa­ra po­der re­ci­bir el so­ni­do de los lu­ga­res por los que pa­sa. Lo cuen­ta to­do con son­ri­sa, ges­ti­cu­lan­do una y otra vez. Y, so­bre to­do, de­rro­chan­do en­tu­sias­mo. Qui­zás por la me­le­na ru­bia. Qui­zás por su bar­ba. Qui­zás por­que ha­bla de que al fi­nal to­dos so­mos ani­ma­les y nos tira la na­tu­ra­le­za; de nues­tro la­do sal­va­je; de nues­tro la­do pri­mi­ti­vo... se le es­cu­cha y, aun­que sal­van­do las dis­tan­cias, a uno no de­jan de ve­nir­le a la ca­be­za flas­hes de Ale­xan­der Su­per­tramp, el pro­ta­go­nis­ta de la pe­lí­cu­la Ha­cia ru­tas sal­va­jes, que se apar­tó del mun­do ci­vi­li­za­do pa­ra mar­char­se en una ru­ta sal­va­je ha­cia Alas­ka.

Ro­mán se ríe. Y di­ce que, efec­ti­va­men­te, esa es una de sus pe­lí- cu­las de ca­be­ce­ra. Le apa­sio­na el cine. Le gus­ta la música, so­bre to­do el jazz. Di­ce que, en reali­dad, to­do lo que ten­ga de­trás su­ya un pro­ce­so crea­ti­vo le atrae. Ha­bla así y sa­le de nue­vo su ma­dre en la con­ver­sa­ción. Le agra­de­ce su pasión por el ar­te. El que le ha­ya en­se­ña­do a dis­fru­tar de una ex­po­si­ción des­de pe­que­ño. O que lo­gra­se que siem­pre fue­se «un ni­ño muy fe­liz». Por­que re­cuer­da su in­fan­cia con una son­ri­sa in­men­sa y en­ter­ne­ce­do­ra. Y la re­cuer­da así in­clu­so cuan­do ha­bla de que per­dió a su pa­dre en un ac­ci­den­te de es­ca­la­da cuan­do él era un crío. Su ma­dre hi­zo que to­do si­guie­se bien. Se en­car­gó de que «lo lle­vá­se­mos to­do de for­ma na­tu­ral, que si­guié­se­mos sien­do una fa­mi­lia, con una per­so­na me­nos, pe­ro una fa­mi­lia. Me ima­gino que ella lo pa­só mal, pe­ro nun­ca nos lo dio a ver», di­ce. Y uno en­tien­de que ma­dre e hi­jo se pa­re­cen. Que los dos sa­ben de de­rri­bar mu­ros, sean reales o ima­gi­na­rios, pa­ra ser fe­li­ces.

Ha­ce es­cul­tu­ras con ma­te­ria­les re­ci­cla­dos, co­mo es­com­bros o ma­de­ra ero­sio­na­da

CAPOTILLO

Ro­mán Cor­ba­to, en la fa­cul­tad de Be­llas Ar­tes de Pon­te­ve­dra, don­de ac­tual­men­te es­tá in­ves­ti­gan­do y ha­cien­do el doc­to­ra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.