El em­pre­sa­rio de Lalín fi­nan­cia­ba su ac­ti­vi­dad con la ro­ta­ción de cré­di­tos

El acu­sa­do que­dó en li­ber­tad con car­gos por es­ta­fa y fal­se­dad do­cu­men­tal

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PORTADA -

El em­pre­sa­rio de­te­ni­do por un pre­sun­to de­li­to de es­ta­fa en cré­di­tos ban­ca­rios por un im­por­te con­jun­to de 200.000 eu­ros y fal­se­dad do­cu­men­tal que­dó en li­ber­tad con car­gos. El Juz­ga­do de Pri­me­ra Ins­tan­cia e Ins­truc­ción nú­me­ro 2 de Lalín acor­dó que el ou­ren­sano O. O. R., ad­mi­nis­tra­dor y pro­pie­ta­rio de la fir­ma la­li­nen­se Ro­de­za de­di­ca­da al mo­bi­lia­rio de co­ci­na, com­pa­rez­ca los días 1 y 15 de ca­da mes.

La de­ten­ción de es­te em­pre­sa­rio se hi­zo es­pe­rar ya que la in­ves­ti­ga­ción arran­có a prin­ci­pios de enero tras una pri­me­ra de va­rias de­nun­cias, al de­tec­tar los afec­ta­dos el pa­go de cuo­tas de un cré­di­to que ellos no ha­bían so­li­ci­ta­do aun­que sí es­ta­ban tra­mi­ta­dos usur­pan­do su iden­ti­dad. El mo­dus ope­ran­di apun­ta a que el de­te­ni­do es­te pa­sa­do jue­ves con­se­guía fi­nan­cia­ción pa­ra la ac­ti­vi­dad de su fir­ma de mue­bles a tra­vés de esos cré­di­tos, en un pro­ce­so de ro­ta­ción. Es de­cir, pe­día uno, con­se­guía el di­ne­ro y des­pués, cuan­do con­ta­ba con fon­dos por otra vía, can­ce­la­ba el prés­ta­mo. Una fór­mu­la que iba re­pi­tien­do y que se pue­de re­mon­tar va­rios me­ses atrás, ca­si al mo­men­to en que ad­qui­rió Ro­de­za, ha­ce un año.

El em­pre­sa­rio se apro­ve­chó de do­cu­men­ta­ción exis­ten­te en Ro­de­za, de clien­tes, pa­ra cur­sar las so­li­ci­tu­des de prés­ta­mo a tra­vés de In­ter­net, cam­bian­do di­rec­cio­nes y te­lé­fo­nos de con­tac­to. Su co­no­ci­mien­to del fun­cio­na­mien­to in­terno de las en­ti­da­des ban­ca­rias y de in­for­má­ti­ca le per­mi­tió fal­si­fi­car fir­mas o do­cu­men­tos co­mo re­ci­bos de la Se­gu­ri­dad So­cial, pe­ro no so­lo en los do­cu­men­tos re­mi­ti­dos por vía te­le­má­ti­ca sino tam­bién al acu­dir en per­so­na a ru­bri­car otros en ofi­ci­nas fi­nan­cie­ras. Des­ta­ca el he­cho de que las cuan­tías de los prés­ta­mos so­li­ci­ta­dos de for­ma frau­du­len­ta no su­pe­ra­ban los 6.000 eu­ros, lí­mi­te a par­tir del que hay más res­tric­cio­nes y con­tro­les pa­ra su con­ce­sión.

En ese pro­ce­so de abrir prés­ta­mos y ce­rrar­los pa­ra so­li­ci­tar otros nue­vos pu­do ha­ber in­cu­rri­do en al­gún error, por ejem­plo al tar­dar en pa­gar al­guno, por lo que el afec­ta­do no­ta­se un car­go ra­ro en su cuen­ta ban­ca­ria. Una pri­me­ra de­nun­cia en enero lle­vó a in­ves­ti­gar y des­en­tra­ñar esa ma­ra­ña de ope­ra­cio­nes cre­di­ti­cias ac­ti­va­das de for­ma frau­du­len­ta por es­te em­pre­sa­rio de Lalín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.