Los her­ma­nos que me­tie­ron el mun­do en ca­sa

Co­gie­ron el tes­ti­go del al­ber­gue que lle­va­ba el cu­ra de Cal­das; no es muy ren­ta­ble, pe­ro les da la vi­da

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - AGENDA - MARÍA HERMIDA

María Jo­sé y Je­sús Fa­ri­ña na­cie­ron en Cal­das; se cria­ron en Cal­das; se hi­cie­ron adul­tos en Cal­das y, sal­vo bre­ví­si­mos pe­río­dos de tiem­po, sus vi­das nun­ca dis­cu­rrie­ron ale­ja­das de la vi­lla ter­mal. Sin em­bar­go, cuen­tan his­to­rias de to­do el mun­do. Ha­blan del pu­dor de una da­ma ja­po­ne­sa de ca­ra blan­ca y ki­mono lar­go que, an­tes de acos­tar­se, co­lo­ca una sá­ba­na al­re­de­dor de su ca­ma pa­ra no ser vis­ta mien­tras duer­men. Cuen­tan la his­to­ria de Pe­pe o gri­lo, un gri­llo por­tu­gués que re­co­rre el mun­do con su amo. O pro­ba­ron cho­co­la­te de de­ce­nas de paí­ses. ¿Có­mo es eso po­si­ble? Pues por­que un día de­ci­die­ron me­ter el mun­do en su ca­sa. O, más bien, en el ba­jo de la vi­vien­da fa­mi­liar que les ce­dió su pa­dre. Co­rría el año 2009. El Ca­mino Por­tu­gués em­pe­za­ba a pi­sar fuer­te. Cal­das so­lo te­nía un al­ber­gue que re­gen­ta­ba el cu­ra, que no que­ría se­guir con él. Así que a ellos se les ocu­rrió co­ger­le el tes­ti­go al sa­cer­do­te y con­ver­tir ese ba­jo de su pa­dre en un al­ber­gue, en prin­ci­pio, de ca­rác­ter mu­ni­ci­pal. Pe­ro fi­nal­men­te, por cues­tio­nes de la bu­ro­cra­cia, pa­só a ser de ám­bi­to pri­va­do aun­que con el mis­mo pre­cio que los de la Xun­ta, es de­cir, seis eu­ros por no­che. Si­guen con él. Y si­guen pe­se a que re­co­no­cen que ren­ta­ble, ren­ta­ble... no es. Di­cen que el «es­pí­ri­tu del Ca­mino», del que es­tán im­bui­dos, les man­tie­ne ahí.

La con­ver­sa­ción es en el re­ci­bi­dor de su al­ber­gue, un lo­cal sin ma­yo­res pre­ten­sio­nes que las de ofre­cer una li­te­ra, una du­cha ca­lien­te y mu­cho ca­ri­ño a los pe­re­gri­nos —es­to úl­ti­mo se apre­cia en las no­tas de agra­de­ci­mien­to col­ga­das en la pa­red que los ca­mi­nan­tes les fue­ron de­jan­do—. María Jo­sé y Je­sús, que ha­ce po­co en­tra­ron en la cua­ren­te­na, de ni- ños, veían pa­sar a al­gún que otro pe­re­grino por Cal­das. Di­cen que, por aquel en­ton­ces, to­da­vía lla­ma­ban la aten­ción los ca­mi­nan­tes, por­que eran muy po­cos. «Yo creo que no se le da­ba im­por­tan­cia a eso», di­ce Je­sús. Ellos, en to­do ca­so, en aque­llos años de ni­ñez, es­ta­ban más preo­cu­pa­dos por ir a la pla­ya y ga­nar­se al­gu­na pro­pi­na que por la ru­ta ja­co­bea. En su ca­sa era cu­rio­sa la for­ma de con­se­guir un di­ne­ri­llo ex­tra. Re­sul­ta que son hi­jos de un ta­xi­der­mis­ta. Así que cuan­do que­rían con­se­guir al­go de cal­de­ri­lla ya sa­bían lo que de­bían ha­cer: «Ayu­dá­ba­mos a di­se­car ani­ma­les y así nos da­ban al­gu­na pro­pi­na. La ver­dad es que es pe­cu­liar. A mí me da­ba un po­co de re­pa­ro, por­que tie­nes que de­jar so­lo la piel», se­ña­la Je­sús. «A mí no me da­ba co­sa, el ani­mal es­ta­ba muer­to ya», aña­de la her­ma­na. Re­cuer­dan que en el ta­ller de su pa­dre vie­ron des­de zo­rros a pin­güi­nos, fo­cas e in­clu­so una tor­tu­ga enor­me a la que le sa­ca­ron de den­tro un buen nú­me­ro de hue­vos. «A mis ami­gos del co­le­gio sí que les gus­ta­ba ve­nir y ver to­do lo que te­nía mi pa­dre», re­cuer­da Je­sús con son­ri­sa.

Fue Je­sús el que se lan­zó

Cuan­do cre­cie­ron, María Jo­sé es­tu­dió pa­ra aza­fa­ta y Je­sús se me­tió de lleno en la hos­te­le­ría. Fue hom­bre de la no­che, tan­to re­gen­tan­do lo­ca­les co­mo pin­chan­do. Los dos se ca­sa­ron jó­ve­nes y tu­vie­ron hi­jos pron­to. En el 2009, fue Je­sús el que le di­jo a María Jo­sé que se lan­za­sen a abrir el al­ber­gue. No se ima­gi­na­ban ellos que, po­co des­pués, iban a te­ner co­las de cen­te­na­res de per­so­nas es­pe­ran­do pa­ra en­trar prác­ti­ca­men­te des­de Se­ma­na San­ta has­ta pa­sa­do el ve­rano. Di­cen que los seis eu­ros dan pa­ra man­te­ni­mien­to y po­co más. La pro­pia Xun­ta les re­co­men­dó su­bir el pre­cio. Pe­ro se nie­gan. «Que­re­mos se­guir así, sa­ca­mos pa­ra ir ti­ran­do. Gran par­te de lo que ga­na­mos en ve­rano lo in­ver­ti­mos en in­vierno, y lis­to», di­ce Je­sús. Él aho­ra tie­ne co­mo úni­ca ocu­pa­ción la­bo­ral el al­ber­gue. Ella lo com­pa­gi­na con una tien­da de ta­tua­jes que re­gen­ta su ma­ri­do. Los dos es­tán en­gan­cha­dos al Ca­mino. O, me­jor di­cho, a las his­to­rias hu­ma­nas que mue­ve el Ca­mino. Re­cuer­dan a un hom­bre que lle­gó des­cal­zo des­de Tui pi­dien­do que no se su­pri­mie­ra un me­di­ca­men­to a su hi­ja; ha­blan de per­so­nas que na­da más cru­zar la puer­ta del al­ber­gue rom­pen a llo­rar por­que tie­nen los pies des­tro­za­dos pe­ro quie­ren se­guir; se acuer­dan de An­to­nio, que les vi­si­ta cua­tro ve­ces al año y que vi­ve an­dan­do des­de que se con­vir­tió en el úni­co su­per­vi­vien­te de un nau­fra­gio. Coin­ci­den ellos en que su al­ber­gue es, en reali­dad, una ven­ta­na que les per­mi­te ver el mun­do. A las do­ce de la ma­ña­na de ayer, se pre­pa­ra­ban ya pa­ra re­ci­bir pe­re­gri­nos. Lo ha­cían con cal­ma. Con pau­sa. Sin es­trés. Di­cen que esa par­si­mo­nia la apor­ta el Ca­mino. Pues no es po­co. Juan Carlos Le­ma Bal­sas, Za­pa­to­nes, el pe­re­grino más fo­to­gra­fia­do de to­dos los tiem­pos, fue uno de los hués­pe­des del al­ber­gue de Cal­das. Cuen­tan Je­sús y María Jo­sé que él, en reali­dad, no ha­cía el Ca­mino. Sim­ple­men­te se de­ja­ba caer por Cal­das y, en­ton­ces, ellos le ce­dían una de sus li­te­ras. «To­dos los pe­re­gri­nos que­rían ha­cer­se fo­tos con él, la ver­dad es que ya es­ta­ba ma­li­to», cuen­tan ellos des­de su mo­des­to al­ber­gue que no cie­rra ni si­quie­ra por Na­vi­dad o Fin de Año.

RA­MÓN LEIRO

María Jo­sé y Je­sús Fa­ri­ña, en el al­ber­gue que abrie­ron ha­ce años y que se ha con­ver­ti­do en su ven­ta­na ha­cia el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.