Su­pre­mas: «De error na­da, la em­pre­sa nos ofre­ció má­xi­mo 300 eu­ros, no 600»

El gru­po lu­cen­se, in­dig­na­do por­que se fac­tu­ra­sen 600 eu­ros al Con­ce­llo cuan­do ha­bían re­cha­za­do pa­gar­les 500 más gas­tos por ac­tuar en el Co­ci­do do Or­gu­llo

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS - O. P. ARCA

En to­do el con­flic­to por el car­go de 600 eu­ros por la no-ac­tua­ción de Las Su­pre­mas en el Co­ci­do do Or­gu­llo, fal­ta­ba por ha­blar el gru­po. Ayer rom­pió su si­len­cio Mi­guel Díaz –De­ca­denz­zia so­bre el es­ce­na­rio– tras leer la po­lé­mi­ca desata­da en Lalín, pa­ra ex­pli­car su ver­sión de lo su­ce­di­do. Se­ña­la que hu­bo pro­ble­mas con la em­pre­sa or­ga­ni­za­do­ra des­de el prin­ci­pio, ya que mien­tras el Con­ce­llo ha­bía anun­cia­do su par­ti­ci­pa­ción en el Or­gu­llo co­mo maes­tras de ce­re­mo­nias –sin si­quie­ra con­tac­tar con ellas ni con­fir­mar si te­nían li­bre la fe­cha–, des­de la fir­ma les ha­bla­ron un mes des­pués y pa­ra ofre­cer­les ac­tuar so­lo unos mi­nu­tos la no­che del sá­ba­do, ha­cien­do de spea­kers y con un guión ex­pro­fe­so.

Res­pon­die­ron que no ven­drían en esas con­di­cio­nes, aun­que por agra­de­ci­mien­to al re­ci­bi­mien­to de Lalín y del téc­ni­co de Igual­da­de el año an­te­rior es­ta­ban dis­pues­tas a ac­tuar el sá­ba­do no­che, «pa­ra no po­ner pe­gas en un ac­to reivin­di­ca­ti­vo. Pe­ro no su­pi­mos na­da más». Diez días an­tes del Or­gu­llo, las lla­ma­ron del Con­ce­llo pa­ra sa­ber si co­me­rían en Lalín: les ex­pli­ca­ron que ha­cía se­ma­nas ha­bían in­for­ma­do a la em­pre­sa de que no acu­di­rían, y tras la so­li­ci­tud mu­ni­ci­pal pa­ra que ac­tua­ran re­to­ma­ron con­tac­to con la em­pre­sa. Fue Mar­cos Fer­nán­dez, Afro­dit­ta, quien lo hi­zo pa­ra ve­nir en so­li­ta­rio a Lalín el sá­ba­do 25 de mar­zo. La no­che an­te­rior, ase­gu­ra Mi­guel Díaz, se ha­bló del ca­ché por pri­me­ra vez: pi­die­ron 500 eu­ros más gas­tos, pe­ro la em­pre­sa di­jo que no ha­bía ese di­ne­ro, ofre­cien­do 250 o co­mo má­xi­mo 300 eu­ros, ale­gan­do que no es­ta­ba pre­vis­to. Un da­to que no con­cor­da­ba a Las Su­pre­mas, por­que el pro­pio Con­ce­llo ha­bía anun­cia­do su pa­pel co­mo pre­sen­ta­do­ras. Así que Afro­dit­ta de­ci­dió no ve­nir, co­mo an­tes dic­ta­mi­na­ra De­ca­denz­zia.

«Hoy –por ayer– cuan­do leo la no­ti­cia, veo que es­te se­ñor fac­tu­ró 600 eu­ros que de­cía que no ha­bía, uti­li­zan­do nues­tro nom­bre, y que si no se lle­ga a dar cuen­ta al­guien los co­bra igual. Di­go ¿có­mo?. En­ci­ma de que nos es­tu­vo pu­tean­do me­ses, cuan­do le ha­bía­mos di­cho que no po­día ga­nar ni un eu­ro so­bre nues­tro ca­ché por­que no tra­ba­ja­mos pa­ra em­pre­sas de ani­ma­ción, aún le fac­tu­ra 600 eu­ros al ayun­ta­mien­to sin ha­ber ido a tra­ba­jar», se­ña­la­ba Díaz: «Quien di­ga que eso ha si­do un error mien­te, des­ca­ra­da­men­te. Si me di­ces que son los 250 que nos ofre­ció y se le ol­vi­dó qui­tar­los del pre­su­pues­to, pue­de pa­re­cer creí­ble. ¿Pe­ro 600 que nos di­jo que no ha­bía?».

El Con­ce­llo, co­no­ce­dor

Mi­guel Díaz aña­de que el Con­ce­llo «sa­bía que no fui­mos. No era un re­lleno de 10 mi­nu­tos, no es que no se die­ran cuen­ta: sa­ben per­fec­ta­men­te que no es­tá­ba­mos ahí. Yo no en­tien­do na­da, es­tá nues­tro nom­bre en 20 ti­tu­la­res con es­ta mo­vi­da, sin co­mer­lo ni be­ber­lo, ni ha­ber tra­ba­ja­do».

El in­te­gran­te de Las Su­pre­mas cree que «quien in­ten­tó si­sar fue la em­pre­sa, al Con­ce­llo y a no­so­tras», pe­ro se­ña­la que por de­fec­to el ayun­ta­mien­to «pa­ra mí tie­ne la mis­ma cul­pa, por­que no se ha que­ri­do en­te­rar en nin­gún mo­men­to». Exo­ne­ra al Con­ce­llo de pre­ten­der que­dar­se con los 600 eu­ros que fi­gu­ran co­mo ca­ché del gru­po, pe­ro plan­tea su res­pon­sa­bi­li­dad a la ho­ra de ele­gir a la em­pre­sa: «Nun­ca nos pa­só es­to en 20 años», con­clu­ye.

Las Su­pre­mas se­ña­lan que su au­sen­cia de Lalín es­tu­vo re­la­cio­na­da

con de una cues­tión de for­mas, no de di­ne­ro.

Sin ca­rác­ter reivin­di­ca­ti­vo

Y di­ce: «En un ac­to reivin­di­ca­ti­vo, si no hay un du­ro, so­mos las pri­me­ras en ir sin co­brar un eu­ro. Pe­ro pa­ra mí es­te Co­ci­do do Or­gu­llo no fue un ac­to real­men­te reivin­di­ca­ti­vo, por­que mi­den el éxi­to en que se lle­nen los ho­te­les. El año pa­sa­do ha­bía ilu­sión, era la pri­me­ra vez, en un pue­blo pe­que­ño». En es­ta oca­sión les ex­tra­ñó que or­ga­ni­za­se una em­pre­sa, aje­na ade­más al sec­tor LGTBI –Fer­nán­dez pre­si­de el co­lec­ti­vo Alas, y Díaz vi­ce­pre­si­de–. Se­ña­lan que ni Con­ce­llo ni em­pre­sa se dis­cul­pa­ron ni les die­ron ex­pli­ca­cio­nes tras la po­lé­mi­ca.

Las Su­pre­mas ac­tua­ron el año pa­sa­do en el Or­gu­llo, y se plan­tean ofre­cer un con­cier­to gra­tis en Lalín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.