El «bre­xit» se cier­ne so­bre dos mil pon­te­ve­dre­ses en el Reino Uni­do

La emi­gra­ción a sue­lo bri­tá­ni­co si­gue cre­cien­do pe­se al re­fe­ren­do de la des­co­ne­xión

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - AROUSA - SERXIO GON­ZÁ­LEZ

Tal vez el re­sul­ta­do del re­fe­ren­do del 23 de ju­nio ha­ya ten­sa­do al lí­mi­te las cos­tu­ras de la Unión Eu­ro­pea. Pe­ro lo que des­de lue­go no ha con­se­gui­do el bre­xit es di­sua­dir a los ga­lle­gos de es­ta­ble­cer­se en el Reino Uni­do cuan­do de lo que se tra­ta es de ha­cer las ma­le­tas en bus­ca de una vi­da me­jor. En­tre fi­na­les del 2016 y los pri­me­ros me­ses del 2017, el nú­me­ro de ciu­da­da­nos na­ci­dos en tie­rras ga­lai­cas que tie­nen su do­mi­ci­lio en sue­lo bri­tá­ni­co se ha in­cre­men­ta­do en 261 per­so­nas. Un cen­te­nar de ellas pro­ce­den de la pro­vin­cia de Pon­te­ve­dra, de acuer­do con el pa­drón de re­si­den­tes au­sen­tes que ma­ne­ja el Ins­ti­tu­to Ga­le­go de Es­ta­tís­ti­ca.

Vis­to lo vis­to, la des­co­ne­xión en cier­nes del Reino Uni­do con res­pec­to a la ca­sa co­mún eu­ro­pea no se ha tra­du­ci­do, por aho­ra, en una al­te­ra­ción del flu­jo cre­cien­te de emi­gran­tes que se di­ri­gen a las is­las. En el mo­men­to en el que la cri­sis es­ta­lló en to­da su cru­de­za, ha­cia el 2009, 1.476 pon­te­ve­dre­ses re­si­dían en te­rri­to­rio bri­tá­ni­co. Su nú­me­ro ha­bía as­cen­di­do a 1.817 ciu­da­da­nos el año pa­sa­do, pa­ra con­ti­nuar cre­cien­do has­ta las 1.935 per­so­nas que re­fle­jan las pri­me­ras lec­tu­ras del 2017. A Pe­pe Mou­ri­ño, ve­te­ri­na­rio de pro­fe­sión, la vo­ta­ción del bre­xit le co­gió en In­ver­ness, una pe­que­ña po­bla­ción es­co­ce­sa en la desem­bo­ca­du­ra del río Ness. Lo de pe­que­ña es un de­cir, pues­to que, adap­ta­da a las di­men­sio­nes del país, es­ta­ría­mos ha­blan­do de una de las pri­me­ras ciu­da­des de Ga­li­cia. El ca­so es que el ve­te­ri­na­rio arou­sano aca­ba de re­gre­sar a Vi­la­gar­cía pa­ra pro­bar suer­te des­pués de nue­ve años y me­dio co­mo ofi­cial res­pon­sa­ble de se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria en un ma­ta­de­ro y en un par de plan­tas de pro­ce­sa­do de car­ne.

Su re­gre­so no tie­ne na­da que ver con la es­pan­ta­da bri­tá­ni­ca de la UE. Se tra­ta de una apues­ta per­so­nal que, en ca­so de ge­ne­ra­li­zar­se, ase­gu­ra Mou­ri­ño, pon­dría en se­rias di­fi­cul­ta­des a los súb­di­tos de su Gra­cio­sa Ma­jes­tad: «Se o bre­xit im­pli­ca que vai ha­ber res­tri­cións pa­ra con­tra­tar xen­te da UE, can­do me­nos no meu sec­tor o sis­te­ma bri­tá­ni­co co­lap­sa­rá. O 80 % da xen­te que tra­ba­lla en se­gu­ri­da­de ali­men­ta­ria non son bri­tá­ni­cos, se­nón ita­lia­nos, ró­ma­nos, ucraí­nos, es­pa­ñois... Ci­da­dáns da UE».

Es­co­cia fue uno de los te­rri­to­rios que vo­tó a fa­vor de la per­ma­nen­cia en el pro­yec­to eu­ro­peo. «A maio­ría dos es­co­ce­ses cos que me re­la­cio­na­ba —ex­pli­ca Mou­ri­ño— es­tán en con­tra do bre­xit. Co­mo anéc­do­ta di­rei­che que o ta­xis­ta que me le­va­ba ao ae­ro­por­to co­men­ta­ba que é o peor que lle po­día pa­sar ao seu país. De fei­to, creo que de quen es­tán far­tos é dos in­gle­ses, e es­tou se­gu­ro de que, de re­pe­tir­se ago­ra o re­fe­ren­do so­bre a in­de­pen­den­cia de Es­co­cia, ga­ña­ría».

Da­mian Pe­rei­ra, pe­rio­dis­ta en Lon­dres, apre­cia que los pro­pios bri­tá­ni­cos «se en­cuen­tran pro­fun­da­men­te di­vi­di­dos an­te es­te re­to au­to­im­pues­to». In­clu­so en el co­ra­zón del Es­ta­do, en In­gla­te­rra, «don­de vi­ve una ma­yor po­bla­ción de ori­gen ex­tran­je­ro». Él ha en­con­tra­do allí el tra­ba­jo que en Ga­li­cia se le ne­ga­ba.

Da­mián Pe­rei­ra Lon­dres Pe­pe Mou­ri­ño In­ver­ness (Es­co­cia) Tras nue­ve años y me­dio, aca­ba de re­gre­sar a Vi­la­gar­cía por mo­ti­vos per­so­na­les. En to­do es­te tiem­po, ase­gu­ra no ha­ber sen­ti­do nin­gún ti­po de dis­cri­mi­na­ción, y sí, en mu­chos sen­ti­dos, faclli­da­des pa­ra la in­te­gra­ción. Cree que si los es­co­ce­ses, que vo­ta­ron a fa­vor de la per­ma­nen­cia en la UE, es­tán har­tos de al­guien, es de los pro­pios in­gle­ses.

Lle­gó ha­ce año y me­dio al Reino Uni­do. Se es­ta­ble­ció pri­me­ro en Leeds pa­ra tras­la­dar­se, a con­ti­nua­ción, a Lon­dres. Sos­tie­ne que la in­cer­ti­dum­bre y la des­in­for­ma­ción son má­xi­mas en­tre el nu­me­ro­so co­lec­ti­vo emi­gran­te es­pa­ñol. «Un día se ru­mo­rea una co­sa y al día si­guien­te es la con­tra­ria». «So­lo el tiem­po des­pe­ja­rá du­das», afir­ma el pe­rio­dis­ta, que apues­ta por con­ti­nuar en el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.