Un pro­ce­so im­pro­vi­sa­do

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - AROUSA - Da­mián Pe­rei­ra

An­te to­do, bre­xit sig­ni­fi­ca in­cer­ti­dum­bre, no so­lo pa­ra los emi­gran­tes, sino tam­bién pa­ra el con­jun­to de la so­cie­dad bri­tá­ni­ca. Se­gu­ra­men­te por­que el go­bierno no se es­pe­ra­ba la vic­to­ria de la des­co­ne­xión, to­do el pro­ce­so es­tá sien­do im­pro­vi­sa­do. Aun­que ca­si to­do son du­das pa­ra los es­pa­ño­les re­si­den­tes en el Reino Uni­do, hay una cer­te­za per­ju­di­cial pa­ra to­dos: la de­pre­cia­ción im­pa­ra­ble de la li­bra. Ha­ce año y me­dio la di­vi­sa bri­tá­ni­ca se cam­bia­ba a 1,40 eu­ros, ac­tual­men­te es­tá por de­ba­jo de los 1,15. Ha­ga­mos cuen­tas: un suel­do mí­ni­mo se­ma­nal ron­da las 250 li­bras. En el 2015, eso al cam­bio eran 350 eu­ros. A mar­zo del 2017, se ha­bían re­du­ci­do a 285. El po­der ad­qui­si­ti­vo de los es­pa­ño­les ha de­cre­ci­do en no me­nos de 260 eu­ros al mes. Los ex­per­tos au­gu­ran un lar­go pe­río­do en el que la li­bra se­gui­rá en es­ta me­dia, lo que be­ne­fi­cia a la ex­por­ta­ción pe­ro ya em­pie­za a re­per­cu­tir en la im­por­ta­ción.

La men­te del emi­gran­te, ha­blo en pri­me­ra per­so­na, siem­pre es­tá en­tre dos mun­dos, el de pro­ce­den­cia y el de re­si­den­cia. Te­ne­mos el al­ma di­vi­di­da, nun­ca sa­bien­do al cien por cien­to si de­be­mos pla­ni­fi­car el re­gre­so o asen­tar­nos en el país de aco­gi­da. Des­pués de año y me­dio en In­gla­te­rra, país du­ro pe­ro a la vez abier­to a los fo­rá­neos, ca­da vez se ha­ce más di­fí­cil sa­ber qué quie­ro ha­cer de mi vi­da. Afor­tu­na­da­men­te, la su­pues­ta bo­nan­za eco­nó­mi­ca de la Es­pa­ña post­bi­par­ti­dis­ta to­da­vía no me con­ven­ce lo su­fi­cien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.