Afec­ta­dos por si­li­co­sis de­nun­cian des­pi­dos para evi­tar tras­la­dos

Afir­man que hay em­pre­sas que echan al tra­ba­ja­dor en lu­gar de cam­biar­lo de pues­to

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PORTADA - CRIS­TI­NA BA­RRAL

En la pro­vin­cia de Pon­te­ve­dra se co­mu­ni­ca­ron ofi­cial­men­te a la Se­gu­ri­dad So­cial 17 par­tes de en­fer­me­dad pro­fe­sio­nal por si­li­co­sis en el 2015. Se tra­ta de una en­fer­me­dad cró­ni­ca del apa­ra­to res­pi­ra­to­rio, fre­cuen­te en su día en­tre los mi­ne­ros y los can­te­ros, pro­du­ci­da por la in­ha­la­ción de pol­vo del mi­ne­ral sí­li­ce. De los 74 ex­pe­dien­tes abier­tos en Ga­li­cia, el ma­yor nú­me­ro co­rres­pon­dió en ese año a la pro­vin­cia de Ourense con 43. Tras Pon­te­ve­dra, fi­gu­ran A Co­ru­ña, con 9, y Lu­go, con 5. Aun­que las ci­fras pue­den pa­re­cer no muy al­tas, Osi­li­ce, la Aso­cia­ción Ga­lle­ga de Afec­ta­dos por Si­li­co­sis —crea­da en el 2013 en O Po­rri­ño— tie­ne en la ac­tua­li­dad 223 so­cios en­tre los tres gra­dos que pre­sen­ta la en­fer­me­dad.

Su pre­si­den­te, Her­nan­do Frei­ría, afec­ta­do en ter­cer gra­do y que se so­me­tió a un tras­plan­te de los dos pul­mo­nes, cuen­ta que la me­dia de edad de los aso­cia­dos es de 50 años, aun­que tam­bién hay miem­bros con po­co más de 30 años y un diag­nós­ti­co de si­li­co­sis en pri­mer gra­do. La ma­yo­ría de sus so­cios son de la pro­vin­cia de Pon­te­ve­dra, pe­ro tam­bién hay de Ourense y A Co­ru­ña. Lo que re­cla­man a las Ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas es una ma­yor co­ber­tu­ra para los afec­ta­dos de pri­mer y se­gun­do gra­do, ya que en ter­cer gra­do la in­ca­pa­ci­dad per­ma­nen­te to­tal y por tan­to la ju­bi­la­ción no se dis­cu­te.

«En pri­mer y se­gun­do gra­do, si no hay una en­fer­me­dad aña­di­da, co­mo por ejem­plo una tu­bercu­losis, no te ju­bi­lan. A lo má­xi­mo que pue­des as­pi­rar es a una in­ca­pa­ci­dad del 55 o el 60 %», ex­pli­ca el pre­si­den­te. Des­de la aso­cia­ción sub­ra­yan que la si­li­co­sis no des­apa­re­ce y que, por tan­to, aque­llos tra­ba­ja­do­res que es­tán ex­pues­tos al pol­vo de sí­li­ce tie­nen que to­mar unas pre­cau­cio­nes, co­mo tra­ba­jar con una mas­ca­ri­lla bue­na de fil­tros.

Le­gal­men­te, las em­pre­sas es­tán obli­ga­das a tras­la­dar al ope­ra­rio con si­li­co­sis de pri­mer gra­do diag­nos­ti­ca­da a otro pues­to de tra­ba­jo. Una cir­cuns­tan­cia que mu­chas ve­ces no se cum­ple, se­gún de­nun­cia Osi­li­ce. «Las em­pre­sas lo que ha­cen es la­var­se las ma­nos, se aga­rran al in­for­me de

«Las em­pre­sas lo que ha­cen es la­var­se las ma­nos, des­pi­den al tra­ba­ja­dor en lu­gar de re­co­lo­car­lo» Her­nan­do Frei­ría

Pre­si­den­te de la aso­cia­ción Osi­li­ce

la mu­tua y lo que ha­cen es des­pe­dir al tra­ba­ja­dor en lu­gar de re­co­lo­car­lo en otro pues­to de la em­pre­sa don­de no es­té ex­pues­to al pol­vo», ase­gu­ra Frei­ría. La aso­cia­ción tie­ne va­rios plei­tos ju­di­cia­les por es­te pro­ce­der y ya ha en­via­do una carta al se­cre­ta­rio de Tra­ba­jo del mi­nis­te­rio exi­gien­do una al­ter­na­ti­va que no per­ju­di­que al tra­ba­ja­dor en­fer­mo.

Pe­que­ña pa­ga

Otra de­man­da del co­lec­ti­vo es que los ope­ra­rios con si­li­co­sis en pri­mer gra­do ten­gan de­re­cho a una pe­que­ña pa­ga del Es­ta­do que se sus­pen­de­ría en el mo­men­to en que en­cuen­tren otro tra­ba­jo. Des­de Osi­li­ce se sub­ra­ya que, le­jos de des­apa­re­cer con la mi­ne­ría, si­guen apa­re­cien­do ca­sos de si­li­co­sis por­que otros sec­to­res pro­fe­sio­na­les ex­po­nen al tra­ba­ja­dor al mis­mo ries­go. Por ello, ofre­cen a sus aso­cia­dos la po­si­bi­li­dad de ac­ce­der a una se­gun­da opi­nión mé­di­ca en un hos­pi­tal de Ovie­do, cen­tro de re­fe­ren­cia na­cio­nal en si­li­co­sis.

RA­MÓN LEIRO

Ma­nuel García Dios, pon­te­ve­drés de 48 años, pa­de­ce si­li­co­sis de pri­mer gra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.