La Se­ma­na Santa arran­ca ben­de­ci­da por el tiem­po

Pon­te­ve­dra, Arou­sa y De­za se su­mer­gen en una Pas­cua que apun­ta ma­ne­ras de ré­cord tu­rís­ti­co

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PONTEVEDRA - C. B., R. G. , S. G.

El sec­tor pon­drá en su mo­men­to ci­fras a una Se­ma­na Santa a la que la pre­si­den­ta de la Dipu­tación, la so­cia­lis­ta Car­me­la Sil­va, au­gu­ra­ba ha­ce ape­nas unos días he­chu­ras de ré­cord tu­rís­ti­co, con ni­ve­les de ocu­pa­ción su­pe­rio­res al 75 %. Si del Do­min­go de Ra­mos de­pen­de, la tem­po­ra­da co­mien­za, des­de lue­go, de la me­jor de las ma­ne­ras. Pro­ce­sio­nes y ben­di­cio­nes sus­ci­ta­ron ayer la par­ti­ci­pa­ción de cen­te­na­res de ciu­da­da­nos en las co­mar­cas de Pon- te­ve­dra, Arou­sa, De­za-Ta­bei­rós, A Estrada y La­lín.

En Pon­te­ve­dra, el en­torno de la igle­sia de San Fran­cis­co y de A Fe­rre­ría se lle­nó de fie­les y no fie­les con mo­ti­vo de la ben­di­ción ge­ne­ral de pal­mas y ra­mos. El sol obli­gó a ma­yo­res y pe­que­ños a bus­car y no sol­tar las po­cas y co­di­cia­das som­bras. An­tes de la pro­ce­sión con la ima­gen de Je­sús en­tran­do en Je­ru­sa­lén, co­no­ci­da po­pu­lar­men­te co­mo la pro­ce­sión de la bu­rri­ta, el cu­ra ins­tó por me­ga­fo­nía a guar­dar pal­mas y ra­mos ya ben­de­ci­dos en las ca­sas.

Ca­lles aba­rro­ta­das

A los in­te­gran­tes de la co­mi­ti­va les cos­tó ha­cer­se un hue­co en­tre las ca­lles aba­rro­ta­das de gen­te, un re­co­rri­do que par­tió de las es­ca­li­na­tas de San Fran­cis­co y que dis­cu­rrió por la pla­za de A Pe­re­gri­na, So­por­ta­les, pla­za de Cu­rros En­rí­quez, Ma­nuel Qui­ro­ga, Al­hón­di­ga, Don Fi­li­ber­to y ave­ni­da de Santa Ma­ría. Cum­pli­da la tra­di­ción, más de uno op­tó por pa­sar la tar­de en la pla­ya.

No me­nos con­cu­rri­da es­tu­vo ayer la pla­za de Fe­fi­ñáns, en Cam­ba­dos, uno de los es­pa­cios más her­mo­sos de O Sal­nés. Una au­tén­ti­ca mul­ti­tud se con­gre­gó a los pies de la igle­sia de San Biei­to para es­cu­char la mi­sa al ai­re li­bre que ofi­ció el cu­rra pá­rro­co, don Jo­sé, para pro­ce­der, a con­ti­nua­ción, a la clá­si­ca ben­di­ción de los ra­mos ba­jo un sol y unas tem­pe­ra­tu­ras de jus­ti­cia. Po­co an­tes, la Pas­cua arran­ca­ba tam­bién en Vi­la­gar­cía. Pe­ro, so­bre to­do, lo ha­cía en la pa­rro­quia de Pa­ra­de­la, en Meis, cu­ya Se­ma­na Santa es­ce­ni­fi­ca­da go­za de la ca­te­go­ría de in­te­rés tu­rís­ti­co.

Es du­ro ser ro­mano al sol

La lle­ga­da de Je­sús a Je­ru­sa­lén con­for­mó el pri­mer ac­to de un am­plio pro­gra­ma, que con­ti­nua­rá el jue­ves y el vier­nes. La Úl­ti­ma Ce­na, el pren­di­mien­to del Me­sías, el jui­cio del sa­ne­drín, el vía cru­cis y, por fin, la cru­ci­fi­xión, el de­sen­cla­vo y la Re­su­rrec­ción con la que, el do­min­go que vie­ne, con­clui­rá un es­pec­tácu­lo cu­yas raí­ces pue­den ras­trear­se has­ta el si­glo XVIII, cuan­do los ve­ci­nos se pro­veen de un Cris­to ar­ti­cu­la­do que, pro­ba­ble­men­te, se uti­li­za­ba ya en la re­pre­sen­ta­ción. Los sol­da­dos ro­ma­nos aguan­ta­ron con es­toi­cis­mo los ri­go­res de la ca­ní­cu­la. Y el cu­ra pá­rro­co, don Jo­sé, tu­vo un re­cuer­do es­pe­cial para los in­mi­gran­tes que cru­zan el mar en bus­ca de un pa­raí­so en la tie­rra que, en de­ma­sia­das oca­sio­nes, se pa­re­ce bas­tan­te más a un in­fierno.

De­za-Ta­bei­rós, A Estrada y La­lín tam­bién aco­gie­ron ben­di­cio­nes de ra­mos muy con­cu­rri­das. En la es­tra­den­se se es­ce­ni­fi­có la en­tra­da de Je­sús en Je­ru­sa­lén. De­ce­nas de ni­ños de es­treno se agol­pa­ron en la Pra­za da Fa­ro­la equi­pa­dos con pal­mas y oli­vos para ver de cer­ca la bo­rri­qui­ta, que para ellos es la atrac­ción prin­ci­pal del even­to. Des­pués, la pro­ce­sión re­co­rrió la ca­lle Don Ni­co­lás y en­tró en la igle­sia so­bre una al­fom­bra de flo­res y ba­jo un ar­co de pal­mas. Es­ta tar­de, des­pués de los ofi­cios de las ocho, la igle­sia aco­ge­rá un con­cier­to de la Co­ral San Simón de Ca­chei­ras y la Po­li­fó­ni­ca de Be­rres. En La­lín, la ben­di­ción se reali­zó an­te la es­ta­tua del avia­dor Lo­ri­ga.

El cu­ra de Pa­ra­de­la tu­vo un re­cuer­do para quie­nes hu­yen, de la mi­se­ria y la gue­rra, ha­cia Eu­ro­pa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.