Un ase­sor fis­cal en­tre me­lés y «spin­na­kers»

Fran Lus­qui­ños es­tre­na car­go al fren­te del Ma­rean­tes, que com­pa­gi­na con su la­bor de pa­trón del «Squid»

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PONTEVEDRA DEPORTES - CAR­MEN GARCÍA DE BUR­GOS

Fran Lus­qui­ños se lan­zó por pri­me­ra vez a un cam­po de rug­bi sin te­ner ni idea. Pe­ro no im­por­ta­ba por­que tam­po­co la te­nía nin­guno de sus otros ami­gos de la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go. Bueno, sí, uno, el úni­co que en reali­dad es­tu­dia­ba Fi­lo­so­fía, fue quien les con­ven­ció para crear el equi­po de Fi­lo­so­fía. Lus­qui­ños, ri­sue­ño y di­ver­ti­do por na­tu­ra­le­za, son­ríe al re­cor­dar lo que les cos­ta­ba re­unir a los die­ci­séis ju­ga­do­res que ha­cen fal­ta para ju­gar un par­ti­do. Ju­ga­ban en «con­di­cio­nes in­fra­hu­ma­nas», en un cam­po de tie­rra en el que uno se de­ja­ba la piel a ti­ras sin mu­cha di­fi­cul­tad. Ade­más, siem­pre ha­bía al­guno re­cu­pe­rán­do­se de —o lan­zán­do­se a— la vi­da uni­ver­si­ta­ria de ca­be­za y sin re­pa­ros, lle­van­do pre­ci­sa­men­te el es­ti­lo de vi­da que lle­vó al pon­te­ve­drés a to­mar tres años des­pués la fir­me de­ci­sión de «ir adon­de sea, pe­ro jun­tos (con sus ami­gos), no».

Así que él ti­ró ha­cia To­le­do, una ciu­dad car­ga­da de his­to­ria y ar­te en la que se abu­rrió tan­to co­mo es­tu­dió. Apro­ve­cha­ba que te­nía ami­gos en Ma­drid para des­pe­jar­se los fi­nes de se­ma­na y sa­lir de una ur­be que pa­sa­ba de es­tar va­cía a es­tar lle­na de ja­po­ne­ses y de es­tar lle­na de ja­po­ne­ses a va­cía en cues­tión de mi­nu­tos. Al lle­gar se apun­tó al equi­po de rug­bi de allí, pe­ro pron­to desis­tió. Te­nían ho­ra­rios in­có­mo­dos y en­tre­na­ban a me­dio­día. De mo­do que se se­pa­ró tem­po­ral­men­te del de­por­te has­ta que re­gre­só a Pon­te­ve­dra, don­de un en­cuen­tro ca­sual con un ex­com­pa­ñe­ro lo lle­vó de nue­vo al cam­po del Ma­rean­tes. Ca­si al fi­nal de la tem­po­ra­da, una her­nia dis­cal le obli­gó a de­jar­lo y so­lo se de­di­có a en­tre­nar, na­da de ju­gar. Lo te­nía cla­ro. Ha­bía cum­pli­do los 45 y el rug­bi ofre­ce de­ma­sia­das po­si­bi­li­da­des de le­sio­nar­se. Po­co des­pués, el en­tre­na­dor ha­bló con él: «Co­mo veía que en­tre­na­ba to­dos los días, me di­jo que era me­jor que me hi­cie­ra una fi­cha. Así, en ca­so de ne­ce­si­dad, po­dría ju­gar al­gún par­ti­do para el que no hu­bie­ra gen­te su­fi­cien­te». Lo vio ra­zo­na­ble y ac­ce­dió. Tar­dó unos me­ses en vol­ver a la com­pe­ti­ción, y con el par­ti­do re­gre­só el gu­sa­ni­llo.

So­lo pu­so una con­di­ción: ju­ga­ría siem­pre que no tu­vie­se re­ga­ta. Se ha­bía en­gan­cha­do a su gran pa­sión, el mar, de jo­ven, gra­cias al pa­dre de un ami­go, Jo­sé As­tor. Lo lle­vó de re­ga­ta un día que so­pla­ba mu­cho vien­to y llo­vía. En ple­na com­pe­ti­ción, cuan­do es­ta­ban a pun­to de to­mar el fa­ro de Ca­mou­co, el vien­to pa­ró en se­co. To­dos los bar­cos se de­tu­vie­ron y se hi­zo un si­len­cio ab­so­lu­to. No ha­bía olas. Se man­tu­vo unos se­gun­dos y, de re­pen­te, el vien­to vol­vió a so­plar con to­da su in­ten­si­dad y un so­ni­do bru­tal, y la ac­ti­vi­dad den­tro del bar­co re­gre­só con fuer­za. Lo re­cuer­da co­mo si le aca­ba­ra de pa­sar hoy mis­mo, ha­ce so­los unos mi­nu­tos, y no ha­ce fal­ta que ex­pli­que que des­de ese pre­ci­so mo­men­to que­dó en­gan­cha­do al mar.

Se com­pró su pri­mer bar­co, un sni­pe, y más tar­de, el Arroaz, de 4,5 me­tros, con su her­mano Ja­co­bo en el 2006. Po­co des­pués lle­gó el Squid, de 7,5. A sus man­dos aca­ba de que­dar se­gun­do en una de las re­ga­tas más im­por­tan­tes de Ga­li­cia, la In­ter­clu­bes Ría de Pon­te­ve­dra. Se qui­ta mé­ri­to y cuen­ta có­mo el año pa­sa­do asis­tió a una mas­ter­class so­bre tri­ma­do de ve­las. Al día si­guien­te ha­bía un cli­nic en el que los ex­per­tos ex­pli­ca­rían con ca­sos reales de la re­ga­ta de ese mis­mo día ejem­plos prác­ti­cos. Lle­ga­ba un po­co tar­de y, cuan­do en­tra­ron en la sa­la, se en­con­tra­ron una fo­to enor­me de su bar­co y oye­ron có- mo «de­cían que lo ha­bía­mos he­cho to­do mal». Ríe. ¿Có­mo que­da­ron en aque­lla oca­sión? Se­gun­dos. Tan mal no lo ha­rían.

A pe­sar de su sim­pa­tía y sen­ti­do del hu­mor, Fran es una per­so­na se­ria. Di­ri­ge su pro­pia ase­so­ría fis­cal en el cen­tro de Pon­te­ve­dra. Tal vez por eso, y por mu­cho más, ha­ce ape­nas unas se­ma­nas, tras ir­se el an­te­rior pre­si­den­te del Ma­rean­tes, va­rios ju­ga­do­res lo «aco­rra­la­ron» para obli­gar­le a acep­tar el car­go. Ya lo ha­bía re­cha­za­do una vez, y no iban a acep­tar un se­gun­do no por res­pues­ta. Así que no opu­so más re­sis­ten­cia, y en las tres se­ma­nas que lle­va al fren­te del club, le­jos de arre­pen­tir­se, es­tá en­can­ta­do de ha­ber acep­ta­do. Con­fie­sa que lo más mie­do le da­ba era que­dar­se so­lo con to­da la res­pon­sa­bi­li­dad y la car­ga de tra­ba­jo. Na­da más le­jos de la reali­dad. Re­co­no­ce es­tar sor­pren­di­do, y en­can­ta­do, de la im­pli­ca­ción de los ju­ga­do­res.

CAPOTILLO

A Fran Lus­qui­ños tu­vo que con­ven­cer­le su her­mano Ja­co­bo para com­prar el «Squid», y sus ju­ga­do­res para pre­si­dir el Ma­rean­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.