«Pre­ten­día dar una vuel­ta ines­pe­ra­da a los co­lo­res de Sar­ga­de­los»

La jo­ven di­se­ña­do­ra se ins­pi­ró en el de­co­ra­do de la va­ji­lla fa­mi­liar para trans­for­mar la ce­rá­mi­ca en mo­da

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS -

Sar­ga­de­los siem­pre ha es­ta­do li­ga­do a su vi­da. La acom­pa­ña­ba en sus desa­yu­nos en fa­mi­lia en Lu­go, con sus pa­dres y su her­ma­na, con la ima­gen om­ni­pre­sen­te del de­co­ra­do Ca­dre­lo en los pla­tos y en las ta­zas. Por eso, Aida Mos­que­ra Cas­tro-Gil no tu­vo nin­gu­na du­da cuan­do des­de Es­tu­dios Su­pe­rio­res en Deseño Téx­til e Mo­da de Ga­li­cia (Es­dem­ga) le plan­tea­ron, co­mo al res­to de los alum­nos, re­in­ter­pre­tar y ac­tua­li­zar al­guno los di­se­ños de la mí- em­pre­sa ga­lle­ga y tras­la­dar que­los de la ce­rá­mi­ca a la te­la. Eli­gió de in­me­dia­to el Ca­dre­lo y el re­sul­ta­do, des­pués de su adap­ta­ción, es el fu­lar Ondiñas, que La Voz de Ga­li­cia pon­drá el do­min­go a dis­po­si­ción de sus lec­to­res.

«Es­pe­ro que les gus­te»

«En mi ca­sa siem­pre te­nía­mos la va­ji­lla de Sar­ga­de­los, que era con la que desa­yu­ná­ba­mos to­da la fa­mi­lia, y me ins­pi­ré en ella con la idea de au­nar las dos co­sas que más mi in­tere­san en la vi­da: mi fa­mi­lia y la mo­da», ex­pli­ca Aida Mos­que­ra, una de las alum­nas de úl­ti­mo cur­so de Es­dem­ga, que de­pen­de de la Fa­cul­tad de Be­llas Ar­tes de Pon­te­ve­dra, cu­yo di­se­ño fue pre­mia­do y se­lec­cio­na­do para for­mar par­te de la co­lec­ción de fu­la­res de La Voz de Ga­li­cia. «Me va a ha­cer mu­cha ilu­sión —di­ce— ver a la gen­te en la ca­lle lu­cien­do el pa­ñue­lo con mi di­se­ño. Es­pe­ro que les gus­te».

A Aida no le asus­tó el re­to de re­in­ter­pre­tar las gra­fías icó­ni­cas de Sar­ga­de­los, «que me to­mé con mu­cha fuer­za y ga­nas», aun­que ad­mi­te que tras­la­dar la ce­rá­mi­ca a la mo­da «es al­go muy com­pli­ca­do », por­que «es una mar­ca muy re­co­no­ci­ble para to­do el mun­do». Pri­me­ro de­ci­dió arries­gar y eli­gió un es­tam­pa­do de va­ca, «que no to­do el mun­do le gus­ta, por­que el más co­mún es el de leo­par­do, pe­ro que­ría dar­le un to­que per­so­nal». Tam­bién uti­li­zó imá­ge­nes de una le­che­ra y una va­qui­ta. Pe­ro su apues­ta más atre­vi­da lle­gó con los co­lo­res. El re­co­no­ci­ble en­tre­la­za­do de Sar­ga­de­los lo di­bu­jó con un na­ran­ja bu­tano y con un azul cer­cano al vio­le­ta. «Los co­lo­res en Sar­ga­de­ti­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.