Una cui­da­do­ra de men­tes, cuer­pos y es­pí­ri­tus

Se acer­có a la me­di­ta­ción para sen­tir­se me­jor; des­cu­brió que ahí es­ta­ba tam­bién su vo­ca­ción la­bo­ral

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - AGENDA - MA­RÍA HER­MI­DA

La ci­ta con Pau­la Co­res, pon­te­ve­dre­sa y pro­fe­so­ra de ar­tes taoís­tas, es­ta­ba pre­vis­ta ayer a las do­ce en pun­to en la Illa das Es­cul­tu­ras, con la in­ten­ción de ha­blar con el sol ba­jo las ca­be­zas y res­pi­rar ai­re fres­co. So­lo unos mi­nu­tos an­tes, cuan­do las cam­pa­na­das del me­dio­día ya es­ta­ban a pun­to de so­nar, el es­trés se im­po­nía. No en vano, los co­ches, co­mo de cos­tum­bre, aba­rro­ta­ban los cin­tu­ro­nes via­rios pon­te­ve­dre­ses y pa­re­cía im­po­si­ble lle­gar a tiem­po a la en­tre­vis­ta con es­ta mu­jer. La su­ma de las pri­sas y el ca­lor de una Se­ma­na Santa em­pe­ña­da en ser ve­rano obli­ga­ban a po­ner­le al día el ad­je­ti­vo de ago­bian­te. Has­ta que apa­re­ció Pau­la en es­ce­na. Tal cual. Al­go tie­ne ella que ca­si, ca­si es co­mo si pa­ra­se el tiem­po... Qui­zás sea su son­ri­sa tran­qui­la. A lo me­jor son sus pa­la­bras par­si­mo­nio­sas. Igual sus si­len­cios na­da in­có­mo­dos. Pe­ro im­pri­me cal­ma a la char­la des­de el mi­nu­to ce­ro. Se ríe cuan­do uno se lo di­ce, e in­di­ca: «A ve­ces tam­bién soy ner­vio­sa. Pe­ro sí, di­ga­mos que apren­dí a to­mar­me las co­sas con cal­ma».

La en­tre­vis­ta se ha­ce fi­nal­men­te, por cul­pa del sol abra­sa­dor, al am­pa­ro de la ca­fe­te­ría de una de las fa­cul­ta­des de A Xun­quei­ra. Pau­la pi­de man­za­ni­lla con su na­tu­ral so­sie­go. Y se de­ja pre­gun­tar. ¿Qué la acer­có a Orien­te, a to­das esas ar­tes taoís­tas que prac­ti­ca y en­se­ña... y qué es to­do eso que ella ha­ce? Se ríe. Res­pi­ra. Y di­ce: «Di­ga­mos que to­do lo que ha­go es­tá di­ri­gi­do a tres co­sas. A cui­dar el cuer­po, la men­te y el es­pí­ri­tu. Y lo­grar que mis alum­nos ha­gan lo mis­mo». Ella de­be per­ci­bir la ca­ra de per­ple­jo de la en­tre­vis­ta­do­ra. Así que se apu­ra a de­cir: «Pe­ro to­do se ha­ce de una for­ma muy na­tu­ral. So­mos, an­te to­do, per­so­nas nor­ma­les.. ni vis­to co­sas ra­ras para prac­ti­car, aun­que po­dría ha­cer­lo si me ape­te­cie­se, ni me ro­deo de áu­reas mis­te­rio­sas y ex­tra­ñas. Es to­do na­tu­ral». Lue­go, aun­que no se ex­pla­ya, da al­gu­nas pis­tas de có­mo lle­gó has­ta el taoís­mo.

Ne­ce­si­dad de sen­tir­se me­jor

Pau­la, que es­tu­dió el ba­chi­ller en Mon­te Po­rrei­ro, don­de aho­ra vi­ve, op­tó por es­tu­diar Cien­cias Po­lí­ti­cas. No sa­be muy bien qué le lle­vó a es­co­ger esa ca­rre­ra. La hi­zo en San­tia­go, una ciu­dad que nun­ca aca­bó de gus­tar­le, y, cuan­do ter­mi­nó, pen­só pri­me­ro en pre­pa­rar opo­si­cio­nes. En­ca­de­nó al­gu­nos tra­ba­jos es­po­rá­di­cos. Y em­pe­zó a te­ner la ne­ce­si­dad de sen­tir­se me­jor. Pro­bó al­gu­na téc­ni­ca de me­di­ta­ción que no le con­ven­ció. Así que se vol­vió au­to­di­dac­ta en ese cam­po. Cuen­ta que le iba bien, que es­ta­ba apren­dien­do a co­no­cer- se. Pe­ro ne­ce­si­ta­ba más. En­con­tró lo que bus­ca­ba en la aso­cia­ción es­pa­ño­la Yuan Tao Pai ubi­ca­da en Mon­te Po­rrei­ro. Di­ce que ahí se dio cuen­ta de que se po­día me­di­tar «con na­tu­ra­li­dad». Y que ar­tes co­mo el tai­chí o el chi-kung le po­dían ayu­dar a ser más cons­cien­te de su pre­sen­te, a to­mar me­jor sus de­ci­sio­nes y a ha­cer bueno eso de mens sa­na in cor­po­re sano. A sen­tir­se me­jor.

Pa­sa­ron ya do­ce años des­de en­ton­ces. Pau­la se for­mó en to­das es­tas ar­tes orien­ta­les y tra­di­cio­na­les, des­de dar ma­sa­jes ener­gé­ti­cos a la me­di­ta­ción y la al­qui­mia taoís­ta, y se con­vir­tió en pro­fe­so­ra de es­tas dis­ci­pli­nas. «Hay quien me di­ce que ten­go suer­te, por­que me cui­do a mí mis­ma, mi cuer­po y mi men­te, y a la vez ten­go un tra­ba­jo. Y la ver­dad es que sí que es así», se­ña­la con su tem­plan­za ca­rac­te­rís­ti­ca. Di­ce que quien se acer­ca a sus cla­ses, bien a las que da en la es­cue­la de Mon­te Po­rrei­ro bien en las que im­par­te en dis­tin­tas aso­cia­cio­nes de ve­ci­nos, en pro­gra­mas co­mo Noi­tes Aber­tas o en el ám­bi­to par­ti­cu­lar, lo ha­ce, so­bre to­do, por­que quie­re sen­tir­se me­jor. Ella no pro­me­te cu­ras má­gi­cas. Ad­vier­te de que prac­ti­ca las ver­tien­tes lai­cas de las ar­tes taoís­tas y que el úni­co mi­la­gro para me­jo­rar es prac­ti­car. Lo com­pa­ra con una en­se­ñan­za mu­si­cal.

Ella prac­ti­ca en­tre dos y tres ho­ras al día más las cla­ses que im­par­ta en ca­da jor­na­da. Con­fie­sa que a ve­ces el es­trés, co­mo le pa­sa a la ma­yo­ría de la hu­ma­ni­dad, lo­gra co­lar­se en su exis­ten­cia, pe­ro el taoís­mo le ofre­ce he­rra­mien­tas para de­jar­lo arrin­co­na­do y fue­ra de com­ba­te. Re­co­no­ce que no siem­pre pue­de vi­vir de en­se­ñar tai­chí, chi-kung y to­das esas téc­ni­cas tra­di­cio­na­les chi­nas. Com­pa­gi­na es­te tra­ba­jo con ocu­pa­cio­nes tem­po­ra­les que le lle­gan a tra­vés de una ETT. No se ago­bia por el fu­tu­ro. Di­ce que es­tá de­ma­sia­do ocu­pa­da en vi­vir. En el hoy. Uno no pue­de de­jar de pre­gun­tar­le si se di­vier­te, si es fe­liz. A lo pri­me­ro, con­tes­ta con son­ri­sa y con­tun­den­cia: «¿Que si mi di­vier­to? Pues cla­ro que sí, si no lo de­ja­ría». So­bre lo se­gun­do, di­ce: «¿Fe­liz? Sí. Pe­ro con los pies en la tie­rra».

Es­tu­dió Cien­cias Po­lí­ti­cas pe­ro aca­bó en­ca­mi­nan­do su vi­da la­bo­ral a las ar­tes taoís­tas

Da cla­ses de dis­ci­pli­nas co­mo tai­chí y chi-kung y prac­ti­ca en­tre dos y tres ho­ras ca­da día

CAPOTILLO

Pau­la Co­res, en la Illa das Es­cul­tu­ras pon­te­ve­dre­sa, rea­li­zan­do uno de los ha­bi­tua­les ejer­ci­cios de sus cla­ses de ar­tes taoís­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.