CON­DE­NA POR UN DE­LI­TO LE­VE DE COACCIONES An­te el juez por ce­rrar un gal­pón e im­pe­dir a su ex­mu­jer criar po­llos

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PONTEVEDRA - LÓ­PEZ PENIDE

Tras va­rios años de con­vi­ven­cia co­mún, fru­to de los cua­les na­ció una ni­ña, un ma­tri­mo­nio con do­mi­ci­lio en el par­ti­do ju­di­cial de Cal­das de Reis de­ci­dió po­ner fin a su re­la­ción e ini­cia­ron los trá­mi­tes de di­vor­cio. La mu­jer, jun­to con la pe­que­ña, se que­da­ron vi­vien­do en el do­mi­ci­lio fa­mi­liar. Has­ta aquí una his­to­ria que pue­de ser co­mún a mu­chas pa­re­jas pon­te­ve­dre­sas.

Sin em­bar­go, la de es­te ma­tri­mo­nio ha es­cri­to uno de sus ca­pí­tu­los an­te un juez de lo Pe­nal. El pon­te­ve­drés aca­ba de ver co­mo la Au­dien­cia de Pon­te­ve­dra re­fren­da­ba la con­de­na que le im­pu­sie­ron de diez días de lo­ca­li- za­ción per­ma­nen­te co­mo au­tor de un de­li­to le­ve de coacciones del que fue víc­ti­ma la que has­ta en­ton­ces ha­bía si­do su mu­jer.

Los an­te­ce­den­tes del ca­so ha­blan de que, anexo a la vi­vien­da, se ubi­ca un gal­pón don­de la de­nun­cian­te guar­da­ba ma­de­ra y cria­ba unos po­llos. En no­viem­bre del 2015, es­te ve­cino de Cal­das de­ci­dió ce­rrar es­ta de­pen­den­cia, de tal for­ma que le im­pi­dió, ya no so­lo «co­ger la le­ña pa­ra la co­ci­na y pa­ra po­der ca­len­tar la vi­vien­da en la que re­si­de con su hi­ja me­nor», sino tam­bién «criar los po­llos».

En su de­fen­sa, du­ran­te la vis­ta oral, el acu­sa­do sos­tu­vo que, si bien «efec­ti­va­men­te ce­rró el gal­pón a su es­po­sa», lo cier­to es que «le pu­so la le­ña fue­ra ta­pa- da con un plás­ti­co». Eso sí, re­co­no­ció que, al im­pe­dir­le ac­ce­der al co­ber­ti­zo, es­ta «no pue­de criar po­llos». De es­te mo­do, los ma­gis­tra­dos de la Au­dien­cia con­fir­man la de­ci­sión de la jue­za de ins­tan­cia, al tiem­po que ava­lan que re­cha­za­se to­da una se­rie de do­cu­men­tos a mo­do de prue­ba.

A es­te res­pec­to, alu­den que el úni­co ob­je­ti­vo de ta­les es­cri­tos era pre­ten­der acre­di­tar «cons­tan­tes de­nun­cias pe­na­les pre­sen­ta­das por la de­nun­cian­te con­tra el de­nun­cia­do», así co­mo «su ac­ti­tud desafian­te y con­flic­ti­va pa­ra con es­te». En es­te pun­to de­jan cla­ro que, aun­que se lo­gra­ra de­mos­trar la exis­ten­cia de tal con­duc­ta o tal for­ma de ac­tuar, «na­da jus­ti­fi­ca­ría el pro­ce­der» del aho­ra con­de­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.