El vi­kin­go que de­vol­vió la vi­si­ta

El ví­deo so­bre el her­ma­na­mien­to en­tre Ca­toi­ra y Fre­de­riks­sund pro­pi­ció su via­je

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - AGENDA - MA­RI­NA SANTALÓ

La re­la­ción que An­to­nio Co­rrea en­ta­bló con los ve­ci­nos de Fre­de­riks­sund le lle­vó a con­ver­tir­se de, al­gún mo­do, en el pro­ta­go­nis­ta del do­cu­men­tal Lor­de­ma­ni, que pro­fun­di­za so­bre el her­ma­na­mien­to en­tre es­te pue­blo de Dinamarca y Ca­toi­ra gra­cias a los vi­kin­gos. An­to­nio cum­plió la ma­yo­ría de edad el mis­mo año, 1993, en que los da­ne­ses ate­rri­za­ban en ma­sa en la Ro­me­ría Vi­kin­ga apro­ve­chan­do el año san­to com­pos­te­lano.

Los su­yos eran unos 18 años muy es­pe­ra­dos, y le iban a per­mi­tir in­cor­po­rar­se por pri­me­ra vez a la tri­pu­la­ción de uno de los bar­cos que uti­li­zan pa­ra re­me­mo­rar la im­por­tan­cia de Ca­toi­ra en la de­fen­sa de Ga­li­cia fren­te a los ata­ques de los vi­kin­gos. «Has­ta cum­plir la ma­yo­ría de edad no se pue­de par­ti­ci­par en el des­em­bar­co y esas ga­nas de que lle­gue el mo­men­to es al­go que se ha man­te­ni­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción», se­ña­la Co­rrea, que, por ese mis­mo mo­ti­vo, ha ce­di­do su hue­co a los más jó­ve­nes en los úl­ti­mos tres años. «Yo ya es­toy cur­ti­do y tam­bién dis­fru­to ha­cien­do el ca­mino por tie­rra», afir­ma.

Pri­me­ra arri­ba­da

El he­cho de que su an­sia­da pri­me­ra par­ti­ci­pa­ción coin­ci­die­se con el pri­me­ro de los dos mul­ti­tu­di­na­rios via­jes de los ve­ci­nos de Fre­de­riks­sund po­dría in­ter­pre­tar­se co­mo el pre­sa­gio de lo que vino des­pués: una re­la­ción que se ha pro­lon­ga­do con el pa­so de los años y que ha pro­por­cio­na­do a Co­rrea su úl­ti­mo atuen­do pa­ra la Ro­me­ría Vi­kin­ga. «El ves­tua­rio que uti­li­zo aho­ra me lo re­ga­la­ron ha­ce tres años. Aun­que el vino y el fan­go tien­den a ha­cer es­tra­gos, tra­to de mi­mar­lo lo má­xi­mo po­si­ble», re­la­ta. Sí ha ac­tua­li­za­do, des­de en­ton­ces, sus ar­mas. Su ma­ña pa­ra el bri­co­la­je ha­ce que no ten­ga que re­cu­rrir a ter­ce­ros pa­ra crear los cas­cos o es­cu­dos con los que com­ple­men­tar el ves­tua­rio. Más bien al con­tra­rio. Es él quien los ela­bo­ra pa­ra sus ami­gos o pa­ra com­ple­tar el atuen­do de la obra de tea­tro que rea­li­zan en ca­da edi­ción de la fies­ta. Una fies­ta a la

Es­pe­ró con mu­chas ga­nas la lle­ga­da de los 18 años pa­ra po­der par­ti­ci­par en el des­em­bar­co

que asis­te des­de ni­ño y de la que es pro­ba­ble que po­cos se­pan tan­to co­mo él.

«De pe­que­ño iba y me que­da­ba alu­ci­nan­do. De tan­tas ar­mas que me re­ga­la­ron, pue­de de­cir­se que lle­gué a te­ner un ar­se­nal», re­cuer­da. Pa­sa­rían años has­ta la pri­me­ra lle­ga­da de los da­ne­ses y, otros cuan­tos, pa­ra que las raí­ces de la

El se­gun­do via­je en ma­sa de los da­ne­ses a Ca­toi­ra, en el 2010, afian­zó la re­la­ción

amis­tad se for­ta­le­cie­sen. Con la gran se­gun­da olea­da de vi­si­tan­tes, en 2010, con mo­ti­vo del cin­cuen­ta aniver­sa­rio de la fies­ta, los la­zos se afian­za­ron. In­ter­net con­so­li­dó la re­la­ción en­tre es­tos vi­kin­gos que, a unos 3.000 ki­ló­me­tros, man­tie­nen un con­tac­to en el que in­va­so­res e in­va­di­dos no se di­fe­ren­cian.

Via­jó a Fre­de­riks­sund pa­ra gra­bar va­rias to­mas del do­cu­men­tal so­bre los vi­kin­gos

M. IRAGO

An­to­nio Co­rrea crea su pro­pios cas­cos y es­cu­dos vi­kin­gos en un cuar­to acon­di­cio­na­do pa­ra ello.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.