De La­lín a Que­bec para apren­der de los me­jo­res

El 1 de ma­yo par­ti­rá para Ca­na­dá, don­de es­ta­rá seis me­ses com­pi­tien­do e in­cre­men­tan­do su for­ma­ción

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - AGENDA - RO­CÍO RA­MOS

Avelino Sou­to Ro­za­dos tie­ne die­ci­ocho años y des­de que te­nía dos lle­va pi­san­do los con­cur­sos de ma­ne­ja­do­res de ga­na­do y su­man­do pre­mios, mu­chos de ellos in­ter­na­cio­na­les. Aho­ra va a dar un nue­vo salto en su ca­rre­ra y en ma­yo via­ja a Que­bec para pa­sar allí seis me­ses y apren­der de los me­jo­res. Para Avelino Sou­to, Que­bec es co­mo Holly­wood para un ac­tor. Ex­pli­ca que «alí es­tán os me­llo­res preparadores, Que­bec é a nai dos con­cur­sos». Los seis me­ses los pa­sa­rá con una fa­mi­lia y apro­ve­cha­rá ese tiem­po para for­mar­se y com­pe­tir.

La opor­tu­ni­dad, ex­pli­ca, le sur­gió a tra­vés de un con­tac­to que le ofre­ció la opor­tu­ni­dad de ocu­par una pla­za co­mo es­pa­ñol. La pre­vi­sión es ir­se el 1 de ma­yo y vol­ver en oc­tu­bre. Afron­ta es­te nue­vo re­to con ilu­sión, aun­que «vou bo­tar moi­to de me­nos á fa­mi­lia, os ami­gos e... per­do to­do o ve­rán». Sus ami­gos, bro­mea, ya le pro­me­tie­ron man­te­ner­lo al tan­to con ví­deos y fo­tos de cuan­ta ver­be­na ha­ya si ha­ce fal­ta. Al pre­gun­tar­le có­mo lle­va lo de los idio­mas ase­gu­ra que «en fran­cés de­fén­do­me, pe­ro en in­glés bas­tan­te mal». No será su pri­me­ra ex­pe­rien­cia así. En­tre los si­tios a don­de fue, el que más le gus­ta es la re­gión fran­ce­sa de La­val, don­de es­tu­vo de Eras­mus tres se­ma­nas el año pa­sa­do y se que­da con Fran­cia y Bél­gi­ca y su es­ti­lo de vi­da.

Su pri­mer con­cur­so lo vi­vió en La­lín con dos años, fue un mes de ju­lio y no cum­plía los tres has­ta sep­tiem­bre. Fue de la mano de su pa­dre. Des­de ahí, ex­pli­ca, «fun in­do aos con­cur­sos de La­lín, a Si­lle­da, e lo­go can­do xa ti­ña dez ou on­ce anos xa em­pe­cei a ir a cur­sos, a pro­fe­sio­na­li­zar­me e lo­go xa fun a Ita­lia, a Fran­cia, a Bél­gi­ca... ata ago­ra que ta­mén vou a pa­sar o char­co».

En su ca­sa, la fa­mi­lia pro­pie­ta­ria de la ga­na­de­ría Mi­dón, siem­pre hu­bo va­cas y tie­ne cla­ro que su fu­tu­ro «vai ser coas va­cas. De que ma­nei­ra, iso non o sei, o que te­ño cla­ro é que será con elas». Aun­que una de sus afi­cio­nes es via­jar, otra de las co­sas que tie­ne tam­bién muy cla­ras es «de La­lín non me vou a ir» y que su vi­da va a es­tar «no meu po­bo».

Con él em­pe­za­ron otros mu­chos cuan­do era pe­que­ño, pe­ro en De­za —se­ña­la— que «so­lo pren­deu en mín a afi­ción, can­do mín era­mos ca­tro ou cin­co que íba­mos de pe­que­ni­ños, pe­ro so­lo que­do eu».

Lo que más le gus­ta, apun­ta, son «os preparativos do con­cur­so, pre­pa­ra­las alí e pre­pa­ra­lles as ubres e o de ma­ne­xa­dor e o que me­nos me gus­ta é o de pe­la­do». Para es­ta úl­ti­ma dis­ci­pli­na, en la que que­dó ter­ce­ro de Eu­ro­pa, dis­po­nen de dos ho­ras para con el uso de la­cas, cu­chi­llas, tin­tes y de­más cor­tar el pe­lo a las re­ses «co­mo un­ha pe­rru­que­ría pe­ro para as va­cas».

Cha­ve­la y Me­lis

Ade­más de los con­cur­sos, sus es­tu­dios es­tán vin­cu­la­dos a su pa­sión. Es­tu­dió el ci­clo de Pro­duc­ción Agropecuaria en Fon­te­boa, en Co­ris­tan­co, y a su re­gre­so de Ca­na­dá ini­cia­rá el ci­clo su­pe­rior de Sa­ni­dad Ani­mal. Cuan­do ha­bla se no­ta su amor por los ani­ma­les. En or­de­ño tie­nen en la ga­na­de­ría fa­mi­liar de Barcia en­tre 45 y 50 va­cas. En­tre sus fa­vo­ri­tas es­tán Cha­ve­la, que «des­de pe­que­ni­ña con tres me­ses xa com­pe­tía con ela» e Me­li­sa, que «sem­pre an­da de­trás dun na cua­dra». «Na mi­ña ca­sa, as va­cas non son sim­ple­men­te va­cas, ca­da un­ha ten o seu no­me e a súa his­to­ria de­trás, des­de que na­ce, acór­das­te de quen era a súa nai, a súa aboa, o que pa­sou aquel día... for­man par­te da no­sa vi­da», afir­ma. «Moi­tas ve­ces va­cas que non son ren­ta­bles aín­da es­tán aquí, aín­da ago­ra hai un­ha que é moi ve­lli­ña e es­tá aí ata que un día apa­rez­ca mor­ta, esa va­ca nou­tra ex­plo­ta­ción es­ta­ría no ma­ta­doi­ro», ase­gu­ra.

Des­de pe­que­ño siem­pre le en­can­ta­ron los ani­ma­les. Su ca­sa, co­men­ta en­tre ri­sas, era co­no­ci­da «co­mo o zoo­ló­xi­co de Barcia». Ex­pli­ca que du­ran­te una tem­po­ra­da «ti­ven cáns, ga­tos e va­cas, que ata aí o dun­ha ca­sa nor­mal»

Afi­cio­na­do a via­jar, tie­ne cla­ro que su fu­tu­ro es­ta­rá vin­cu­la­do a las va­cas y en La­lín

Afron­ta con ilu­sión es­ta opor­tu­ni­dad de for­mar­se en la me­ca de los con­cur­sos

MI­GUEL SOU­TO

Avelino Sou­to par­ti­ci­pa en con­cur­sos de ma­ne­ja­do­res des­de que te­nía dos años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.