«An­tes de ter­mi­nar Ca­mi­nos ya sa­bía que se­ría mú­si­ca»

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PONTEVEDRA - FER­NAN­DO MOLEZÚN

Pon­te­ve­dre­sa de 27 pri­ma­ve­ras, Car­men Gó­mez Sil­va lle­va diez años en A Co­ru­ña, ciu­dad en la que re­ca­ló para es­tu­diar In­ge­nie­ría de Ca­mi­nos y en la que se ha que­da­do para desa­rro­llar otra ca­rre­ra bien dis­tin­ta. El día 5 de es­te mes pu­bli­có su pri­mer dis­co, ti­tu­la­do La ale­gría y otras pe­nas, ba­jo el nom­bre de Car­me­la Pe­que­ña: «Car­men soy so­lo en el DNI o para mi ma­dre cuan­do se en­fa­da. Me han lla­ma­do Car­me­la des­de ni­ña. Y lo de pe­que­ña es por­que en ca­sa soy la me­nor, y me gus­ta ese pa­pel, ser la pro­te­gi­da. Ade­más, me gus­ta có­mo sue­na», ex­pli­ca es­ta in­ge­nie­ra­can­tau­to­ra a la que le que­dan dos años para ter­mi­nar el gra­do su­pe­rior de gui­ta­rra clá­si­ca y que, por el mo­men­to, pien­sa más en can­cio­nes que en puen­tes. —Ex­plí­que­me qué lle­va a una in­ge­nie­ra de ca­mi­nos a de­di­car­se pro­fe­sio­nal­men­te a la mú­si­ca. —Siem­pre tu­ve mú­si­ca en la ca­be­za. To­co la gui­ta­rra des­de muy ni­ña, y cuan­do me vi­ne a A Co­ru­ña me dio mu­cha pe­na te­ner que de­jar los es­tu­dios de gui­ta­rra clá­si­ca. In­ten­té com­pa­gi­nar­lo el pri­mer año, pe­ro Ca­mi­nos no es muy com­pa­gi­na­ble con na­da. Así que de­jé los es­tu­dios de gui­ta­rra, aun­que se­guía to­cán­do­la en ca­sa, com­po­nien­do... Ya en los úl­ti­mos años de la ca­rre­ra me me­tí en el mun­do de la mú­si­ca en di­rec­to, y me en­can­tó. Así que cuan­do ter­mi­né Ca­mi­nos me lo plan­teé: o lo ha­go aho­ra o no lo ha­go nun­ca.

—Y de in­ge­nie­ría, na­da.

—Por aho­ra no. Aun­que no sé qué es lo que me de­pa­ra­rá el fu­tu­ro. Pe­ro por aho­ra es­toy de lleno de­di­ca­da a la mú­si­ca. —¿De­ci­dió de­di­car­se a la mú­si­ca cuan­do vio que in­clu­so los in­ge­nie­ros de ca­mi­nos te­nían que ir­se a tra­ba­jar a otros paí­ses? —En ab­so­lu­to. Si me me­tí en Ca­mi­nos no fue tan­to por la ca­rre­ra en sí co­mo por el he­cho de que a mi siem­pre me ti­ra­ron las ma­te­má­ti­cas, el cálcu­lo... Pe­ro no te­nía una vo­ca­ción cla­ra. Lo que me gus­ta­ba era to­car la gui­ta­rra, la ver­dad. Fue a mi­tad de ca­rre­ra cuan­do vi que te­nía una sa­li­da por el mun­do de la mú­si­ca, pe­ro cla­ro, ya que ha­bía em­pe­za­do Ca­mi­nos, pues iba a ter­mi­nar­lo. Y aun­que sa­bía que no me iba a de­di­car a eso, te­ner­lo en el cu­rrícu­lo no es­tá na­da mal, ¿no? Y nun­ca sa­bes lo que pue­de pa­sar. De to­dos mo­dos, in­sis­to, ya an­tes de ter­mi­nar la ca­rre­ra sa­bía que iba a in­ten­tar lo de la mú­si­ca, sim­ple­men­te por­que me lle­na mu­cho más que cual­quier co­sa re­la­cio­na­da con la in­ge­nie­ría. —Sa­bía que no iba a ejer­cer y aún así ter­mi­nó la ca­rre­ra. ¡Va­ya de­ter­mi­na­ción, la su­ya!

—No te creas, fue una épo­ca bas­tan­te du­ri­lla, en­fren­tan­do lo que que­ría ha­cer con lo que de­bía ha­cer.

—Con­se­guir vi­vir de la mú­si­ca no es al­go fá­cil.

—Des­de lue­go que no es fá­cil en ab­so­lu­to. Pe­ro cla­ro, mi­ro a al­gu­nos com­pa­ñe­ros míos de Ca­mi­nos y veo que tam­po­co ellos lo es­tán te­nien­do fá­cil. Así que vis­to lo vis­to, me­jor me par­to los cuer­nos in­ten­tán­do­lo con la mú­si­ca. No será fá­cil, pe­ro tam­po­co es im­po­si­ble. Y que no sea por­que no lo ha­ya in­ten­ta­do. —Can­ta los te­mas que com­po­ne, su so­ni­do es emi­nen­te­men­te acús­ti­co... ¿Po­de­mos de­fi­nir­la co­mo can­tau­to­ra?

—Es que ese tér­mino tie­ne unas con­no­ta­cio­nes con las que no en­ca­jo. Yo no ha­go can­ción pro­tes­ta, que es lo que mu­chos po­drían de­du­cir si me pre­sen­to co­mo can­tau­to­ra. Pe­ro aho­ra que los con­cier­tos pe­que­ños es­tán en au­ge, por­que con la cri­sis y la subida del IVA no es tan fá­cil mon­tar un con­cier­to con mu­chos mú­si­cos, to­dos los que com­po­ne­mos nues­tras can­cio­nes y las can­ta­mos pues so­mos, en efec­to, can­tau­to­res. —¿Cuá­les son los mú­si­cos que le han lle­va­do por es­te ca­mino? —Las pri­me­ras can­cio­nes que sa­qué a la gui­ta­rra de pe­que­ña fue­ron las de los Beatles. Y des­pués mu­chos gru­pos es­pa­ño­les, por­que le doy mu­cha im­por­tan­cia a las le­tras, co­mo los Se­cre­tos, Qui­que Gon­zá­lez, Los Pi­ra­tas, Ele­fan­tes... In­clu­so el indie me gus­ta, con Ve­tus­ta Mor­la, Izal... Es­cu­cho de to­do, la ver­dad. —¿Y de gui­ta­rra clá­si­ca?

—La gui­ta­rra clá­si­ca me gus­ta más to­car­la que es­cu­char­la. Me apa­sio­na.

—¿Se ve co­mo con­cer­tis­ta? —No me veo, el ni­vel que hay es al­tí­si­mo. Pe­ro si lle­ga la opor­tu­ni­dad, se­ría un re­to ma­ra­vi­llo­so.

EDUARDO PÉ­REZ

Car­me­la Pe­que­ña aca­ba de pu­bli­car su pri­mer dis­co, ti­tu­la­do «La ale­gría y otras pe­nas».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.