El ta­ta­mi co­mo pun­to de en­cuen­tro

El club vi­gués cuen­ta con más de un mi­llar de li­cen­cias fe­de­ra­ti­vas y una vein­te­na de en­tre­na­do­res

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PONTEVEDRA DEPORTES - LO­RE­NA GARCÍA CAL­VO

Po­dría de­cir­se que Pa­co So­ria es­ta­ba des­ti­na­do a mo­ver­se so­bre el ta­ta­mi. Cuan­do ape­nas te­nía cua­tro años ya se pa­sa­ba los ra­tos li­bres dan­do vol­te­re­tas so­bre la su­per­fi­cie de la mano de su fa­mi­lia. Su tío, Luis So­ria Abia, ha­bía si­do uno de los pio­ne­ros del yu­do en Ga­li­cia. Fue el fun­da­dor del Gim­na­sio Es­cue­la Vi­go en la dé­ca­da de los cin­cuen­ta y el res­pon­sa­ble de que en la fa­mi­lia So­ria el de­por­te fue­se par­te del día a día. «Ve­nía de ha­cer lu­cha en el equi­po que te­nía el Real Ma­drid. Aquí se jun­tó con Fer­nan­do Vi­so, que ha­bía he­cho yu­do y te­nía cin­tu­rón ma­rrón, y co­men­za­ron a co­la­bo­rar. To­do de­ri­vó en la crea­ción de la es­cue­la so­bre el año 65».

Fue en la tem­po­ra­da 88/89 cuan­do la Aso­cia­ción De­por­ti­va Fa­mu, que Pa­co pre­si­de y en la que en­tre­na, dio sus pri­me­ros pa­sos. «Hu­bo una reunión de cua­tro pro­fe­so­res en Vi­go, Ma­rio Mu­zas, mi pri­mo Luis So­ria Mar­tí­nez, Fran­cis­co Co­be­lo, y yo», re­cuer­da So­ria, y ahí apos­ta­ron por dar otra en­ti­dad al yu­do. «Acor­da­mos jun­tar­nos para ser más fuer­tes, dar­le más pro­mo­ción y vi­da a un de­por­te que es­ta­ba bas­tan­te in­di­vi­dua­li­za­do».

Des­de en­ton­ces, mi­les de alum­nos han per­te­ne­ci­do a la Aso­cia­ción De­por­ti­va Fa­mu. «No­so­tros a ni­vel pro­fe­sio­nal tra­ba­ja­mos to­dos de for­ma au­tó­no­ma, ca­da en­tre­na­dor ges­tio­na su pro­pio tra­ba­jo, sus co­le­gios, pe­ro de­por­ti­va­men­te es­ta­mos to­dos den­tro del club Aso­cia­ción De­por­ti­va Fa­mu», ex­pli­ca su pre­si­den­te.

Las ci­fras que ma­ne­jan son en­vi­dia­bles. «Nos mo­ve­mos en unas 1.200 li­cen­cias», des­gra­na So­ria. Ca­si el tri­ple de las 400 que po­dían te­ner en sus ini­cios. Por­que a ba­se de sa­car ade­lan­te mu­chos cin­tu­ro­nes ne­gros y de ani- mar­les a vin­cu­lar­se a la do­cen­cia, el club ha te­ji­do una am­plia red de en­tre­na­do­res que lle­va el yu­do a nu­me­ro­sos co­le­gios de la zo­na. En la ac­tua­li­dad son una vein­te­na de pro­fe­so­res los que for­man el nú­cleo do­cen­te y acu­den a es­cue­las, ade­más de im­par­tir cla­se en el Gim­na­sio Ma­mu­ro y en el Es­cue­la Vi­go, los cen­tros en los que los pe­que­ños pue­den con­ti­nuar su apren­di­za­je, más allá de la edad es­co­lar.

Un pro­ce­so adap­ta­do

Los en­tre­na­do­res de la Aso­cia­ción De­por­ti­va Fa­mu tie­nen bien in­terio­ri­za­do su mo­de­lo de tra­ba­jo. Siem­pre que pue­den, apues­tan por dis­tri­buir a los alum­nos por gru­pos de eda­des para po­der en­fo­car ta­reas di­fe­ren­tes. El pro­ce­so de in­mer­sión en el yu­do co­mien­za por la psi­co­mo­tri-

XOÁN CAR­LOS GIL

A Pa­co So­ria la pa­sión por el yu­do le vie­ne de fa­mi­lia; con cua­tro años ya da­ba vol­te­re­tas por el ta­ta­mi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.