La po­li­cía afi­na pun­te­ría en A Es­tra­da

Cuatrocientos agen­tes lo­ca­les ini­cian en la aca­de­mia es­tra­den­se las prác­ti­cas del plan anual de ti­ro

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS - RO­CÍO GARCÍA

El plan for­ma­ti­vo de los po­li­cías lo­ca­les ga­lle­gos in­clu­ye seis me­ses de prác­ti­cas en los que, en­tre otras cues­tio­nes, los agen­tes se fa­mi­lia­ri­zan con el ma­ne­jo del ar­ma. To­dos los po­li­cías lle­van por ley una pis­to­la 9 mi­lí­me­tros Pa­ra­be­llum. Por for­tu­na, la ma­yo­ría no se ven obli­ga­dos a usar­la en su día a día.

Sin em­bar­go, es vi­tal que los co­no­ci­mien­tos no se oxi­den. Ese es el ob­je­ti­vo de los pla­nes anua­les de ti­ro que or­ga­ni­za la Aca­de­mia Ga­le­ga de Se­gu­ri­da­de Pú­bli­ca (Agasp). Co­mo mí­ni­mo dos ve­ces al año los po­li­cías tie­nen la obli­ga­ción de pa­sar por la ga­le­ría de ti­ro pa­ra re­fres­car la for­ma­ción ad­qui­ri­da, co­rre­gir de­fec­tos y ga­nar ex­pe­rien­cia en el ma­ne­jo del ar­ma. En la se­de es­tra­den­se de la Agasp co­men­za­ron ayer las prác­ti­cas la pri­me­ra re­me­sa de fun­cio­na­rios de la nue­va edi­ción del plan de ti­ro. Cer­ca de 400 agen­tes de dis­tin­tas po­li­cías lo­ca­les ga­lle­gas em­plea­rán unos 10.600 car­tu­chos en afi­nar su pun­te­ría. «Se tra­ta de no ol­vi­dar el ma­ne­jo del ar­ma y el dis- pa­ro. Si es ne­ce­sa­rio efec­tuar­lo, que no te que­des pa­ra­li­za­do», ex­pli­ca Jo­sé Bou­zas, res­pon­sa­ble de los pla­nes anua­les de ti­ro. «Pa­ra un po­li­cía, el ar­ma es par­te de la uni­for­mi­dad. Es im­pres­cin­di­ble co­ger ha­bi­li­da­des y ha­bi­tuar­se a cier­tas cues­tio­nes, co­mo el rui­do, por ejem­plo», in­di­ca.

Una he­rra­mien­ta mor­tal

En las prác­ti­cas, los agen­tes en­tre­nan ho­ra y me­dia, re­pa­san­do las me­di­das de se­gu­ri­dad y pu­lien­do la téc­ni­ca. Dis­pa­ran so­lo 50 car­tu­chos. No se tra­ta de ti­rar por ti­rar, sino de ad­qui­rir los há­bi­tos co­rrec­tos. «Pa­ra un po­li­cía, un ar­ma es una he­rra­mien­ta de tra­ba­jo, pe­ro es una he­rra­mien­ta que mata. Es pe­li­gro­sa pa­ra los de­más y pa­ra él mis­mo», re­cuer­da Bou­zas. «Ocu­rre una ca­da mi­llón de ve­ces, pe­ro cuan­do un po­li­cía dispara a la per­so­na equi­vo­ca­da se en­fren­ta a res­pon­sa­bi­li­da­des ci­vi­les ade­más de las pe­na­les y has­ta a per­der su em­pleo», co­men­ta. Y no es tan di­fí­cil co­mo pa­re­ce. «En la ga­le­ría se dispara sin es­trés, sin ten­sión, pe­ro cuan­do al­guien te es­tá apun­tan­do a ti en­tran en jue­go otros fac­to­res, co­mo el mie­do a mo­rir o el efec­to tú­nel, es de­cir, no ver más allá del ob­je­ti­vo», ex­pli­ca. Por eso pa­ra rea­li­zar un au­tén­ti­co en­tre­na­mien­to de ti­ro lo ideal son los de­no­mi­na­dos «cur­sos ba­jo es­trés». «Si al­gún día ocu­rre al­go, es lo que va a pa­sar. Se tra­ta de me­ca­ni- zar la prác­ti­ca pa­ra que las co­sas sal­gan sin ne­ce­si­dad de pen­sar, por­que en esos mo­men­tos no se pien­sa», ex­pli­ca Bou­zas.

Por la ga­le­ría de ti­ro de la Agasp pa­sa­ron ayer agen­tes de Ni­grán, Moa­ña, Gondomar o A Es­tra­da. Co­mo Ma­nuel Par­ce­ro, agen­te de la Po­li­cía Lo­cal de Ni­grán. En sus 13 años de ser­vi­cio nun­ca tu­vo que dis­pa­rar. «Y es­pe­ro no te­ner que ha­cer­lo nun­ca», con­fie­sa. En cam­bio, le to­có des­en­fun­dar más de una vez. En una oca­sión, an­te un in­di­vi­duo ar­ma­do con un ha­cha. «La for­ma­ción es muy im­por­tan­te», co­rro­bo­ra. «No so­lo por dis­pa­rar y dar­le a un blan­co sino por re­fres­car las me­di­das de se­gu­ri­dad o de ma­ne­jo del ar­ma», cuen­ta.

MI­GUEL SOU­TO

Ca­da agen­te efec­túa 50 dis­pa­ros, con ejer­ci­cios de pre­ci­sión y di­ná­mi­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.