Una oru­ga in­va­so­ra de­vas­ta los se­tos y ejem­pla­res de boj de los con­ce­llos cos­te­ros de la co­mar­ca

Ma­rín y Bueu se ha­llan en­tre las zo­nas más afec­ta­das y O Areei­ro de­tec­ta la pla­ga en to­da la pro­vin­cia

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PONTEVEDRA - MAR­COS GA­GO

Una vo­raz oru­ga de co­lor ver­de y fran­jas ne­gras es­tá de­vas­tan­do los se­tos de boj de la co­mar­ca. Es­ta nue­va pla­ga, que se de­tec­tó en la pro­vin­cia por pri­me­ra vez en To­mi­ño, se­gún in­di­ca­ron fuen­tes de la Es­ta­ción Fi­to­pa­to­ló­xi­ca do Areei­ro, de­pen­dien­te de la Dipu­tación de Pon­te­ve­dra, se ha ex­ten­di­do ha al­can­za­do los con­ce­llos cos­te­ros del en­torno de la ca­pi­tal. La in­ci­den­cia más vi­si­ble se en­cuen­tran en los mu­ni­ci­pios de O Mo­rra­zo, don­de la pro­li­fe­ra­ción de es­te in­sec­to asiá­ti­co es­tá aca­ban­do con los se­tos y con los ejem­pla­res de boj en mu­chas de las pa­rro­quias.

Ma­rín y Bueu es­tán en­tre los con­ce­llos más afec­ta­dos del en­torno pon­te­ve­drés. Los es­ta­ble­ci­mien­tos agra­rios lle­van se­ma­nas ven­dien­do con pro­fu­sión pro­duc­tos pa­ra fre­nar la ex­pan­sión de es­tas oru­gas en los jar­di­nes pri­va­dos. «En Be­lu­so hai ese gu­sano por to­das par­tes», in­di­có uno de los res­pon­sa­bles de uno de es­tos ne­go­cios agra­rios. Es la mis­ma his­to­ria que se oye a ve­ci­nos en Ce­la, en Bueu, en Ar­dán, en Sei­xo. La lis­ta de lu­ga­res afec­ta­dos es lar­ga.

En el ca­so ma­ri­nen­se, por ejem­plo, lla­ma la aten­ción el as- pec­to que ofre­ce una par­te del ce­men­te­rio mu­ni­ci­pal de A Ra­ña, don­de una par­te im­por­tan­te de los se­tos han per­di­do su ha­bi­tual to­na­li­dad ver­de y lu­cen una inusual to­na­li­dad par­duz­ca.

La oru­ga cul­pa­ble de es­ta si­tua­ción, con nom­bre cien­tí­fi­co de Cy­da­li­ma pers­pec­ta­lis, pro­ce­de del Ex­tre­mo Orien­te, y se ha adap­ta­do a las mil ma­ra­vi­llas al cli­ma ga­lle­go. En O Areei­ro se han re­ci­bi­do llamadas des­de zo­nas tan ale­ja­das co­mo Fe­rrol. La han de­tec­ta­do prác­ti­ca­men­te en to­dos los mun­ci­pios del li­to­ral de Ga­li­cia y avan­za ha­cia el in­te­rior.

Tra­ta­mien­to com­pli­ca­do

Es­te in­sec­to no se­ca el boj. Es una es­pe­cie des­fo­lia­do­ra. Con­su­me las ho­jas y los bro­tes de es­ta plan­ta. En mu­chos de los se­tos afec­ta­dos se pue­den per­ci­bir con ni­ti­dez en­re­da­de­ras y otras plan­tas que cre­cen al am­pa­ro de es­tas for­ma­cio­nes ve­ge­ta­les. Esas plan­tas lu­cen sa­nas y ver­des, to- do lo con­tra­rio del boj ata­ca­do.

Una de las cien­tí­fi­cas de O Areei­ro, Ro­sa Pé­rez, ex­pli­ca que es­ta oru­ga no tie­ne por qué ma­tar el boj que ata­ca. Con­su­me to­das las ho­jas, pe­ro no sue­le, en con­di­cio­nes nor­ma­les, ata­car la cor­te­za. Aún así, exis­te un se­rio ries­go de que pue­da aca­bar pro­vo­can­do la muer­te de la plan­ta, al pri­var­la de la fo­to­sín­te­sis y por­que, en aque­llos ca­sos don­de no tie­ne más que co­mer, en­ton­ces sí en­gu­lle los bro­tes y la cor­te­za. Se se lle­ga a es­ta eta­pa del ata­que, la plan­ta se se­ca­rá. Si lo­gran so­bre­vi­vir los bro­tes, la plan­ta po­drá re­cu­pe­rar­se del ata­que.

«Moi­ta xen­te pí­de­nos pro­du­to con­tra es­ta pla­ga», pre­ci­san des­de una de las agra­rias de Sei­xo, en Ma­rín. La de­man­da es tan al­ta que en al­gu­nos es­ta­ble­ci­mien­tos del mu­ni­ci­pio han lle­ga­do a ago­tar las exis­ten­cias del re­pe­len­te con­tra es­ta oru­ga.

Des­de O Areei­ro se in­ci­de en que los pro­duc­tos au­to­ri­za­dos pa­ra com­ba­tir­la son los pi­re­troi­des (de ori­gen quí­mi­ca) y tam­bién el acei­re te pa­ra­fi­na y el aza­di­rac­tin (de ori­gen na­tu­ral). Sin em­bar­go, los cien­tí­fi­cos ale­tan. No es fá­cil li­brar­se de es­ta pes­te. «Hai que ter en con­ta que é un­ha pra­ga di­fí­cil de eli­mi­niar po­los ni­ños que cons­trúe unin­do fo­llas ou cos seus pro­pios fíos de se­da». Es­to su­ce­de al mar­gen del ca­rác­ter fon­do­so del boj. La re­co­men­da­ción es «ser moi pa­cien­tes na apli­ca­ción e pro­cu­rar mo­llar moi ben a plan­ta». Es­te es una me­di­da im­pres­cin­di­ble «pa­ra que o in­sec­ti­fi­da al­can­ce ao maior nú­me­ro de lar­vas po­si­ble».

M.G.

Los se­tos del ce­men­te­rio de A Ra­ña, en Ma­rín, es­tán afec­ta­dos por la pla­ga de la Cy­da­li­ma.

AREEI­RO / DIPU­TACIÓN

Cy­da­li­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.