El des­plo­me de las ayu­das pú­bli­cas tras­la­da el pe­so de la aso­cia­ción a los so­cios y la re­ser­va

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS -

El des­plo­me de las ayu­das pú­bli­cas ha si­do in­ne­ga­ble en ca­si to­dos los sec­to­res eco­nó­mi­cos. La gas­tro­no­mía, la agri­cul­tu­ra y el tu­ris­mo han si­do al­gu­nos de los que más lo han su­fri­do. Y, con ellos, la Ru­ta do Vi­ño Rías Bai­xas. Sin em­bar­go, a pe­sar de la caí­da de in­gre­sos en con­cep­to de sub­ven­cio­nes, la aso­cia­ción ha sa­bi­do man­te­ner tan­to sus ac­ti­vi­da­des co­mo su la­bor de pro­mo­ción. Aun­que pa­re ello, re­co­no­ció ayer Gil de Araú­jo, ha­ya si­do ne­ce­sa­rio ti­rar de sus re­ser­vas.

De he­cho, en los úl­ti­mos tres años las cuo­tas de los aso­cia­dos han pa­sa­do a cons­ti­tuir el 30 % del to­tal y las ac­ti­vi­da­des, el 4 %. A es­tas fuen­tes de en­tra­da se unió, por otra par­te, la apor­ta­ción del Con­se­llo Re­gu­la­dor da De­no­mi­na­ción de Ori­xe Rías Bai­xas, que se vio in­cre­men­ta­da des­de el 2015.

In­jus­tas y fal­sas

De ahí que el res­pon­sa­ble de la ru­ta re­cha­za­se por ser «muy in­jus­tas y fal­sas» las acu­sa­cio­nes de la pre­si­den­ta de la Diputación, Car­mel Silva —que apor­ta 5.000 eu­ros anua­les a la so­cie­dad—, acer­ca de las «gra­ves irre­gu­la­ri­da­des» y mal fun­cio­na­mien­to de la aso­cia­ción. Pa­ra re­ba­tir­las, Gil hi­zo pú­bli­cos los re­sul­ta­dos de la úl­ti­ma au­di­to­ría a la que se so­me­tió, en la que se da­ba fe de su sa­lud fi­nan­cie­ra y se re­co­gía un re­cor­te en los gas­tos des­de el 2014.

Del di­ne­ro que sa­le de la en­ti­dad, el 44 % del to­tal anual se des­ti­na a pa­gar los suel­dos del per­so­nal y el 9 % a gas­tos de fun­cio­na­mien­to del en­te ges­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.